domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1838

02/Set/2004
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Block de Notas
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Ojo con el fujimorismo.

Jaque a Rey

5 imágenes disponibles FOTOS 

1838-apol-RRey-p

Oscar Medelius, el orquestador de la masiva falsificación de firmas de Perú 2000, y Rafael Rey, en junio de 1999. El partido de Rey, CODE – Renovación, era entonces investigado por firmas falsas en el JNE.

Cuando la prensa, haciendo eco de un estilo alarmista y antidemocrático, se suma a la poco edificante tarea de derrumbar los espacios democráticos del país que tanto costó recuperar el asunto se torna grave. En ese terreno del vale todo, hay poco margen para la inocencia. Nadie puede llamarse a sorpresa si coinciden en el esfuerzo fujimoristas desembozados, compañeros de ruta de los noventa, o simples tontos útiles ávidos de figuración.

El libreto es conocido: la vieja historia latinoamericana de los mandones rejuvenecidos por el exilio y los desaciertos de los demócratas que regresan para cultivar su impunidad y, casi siempre, seguir haciendo buenos negocios. En el caso peruano, la variante sería algo así como un Chávez de derecha; no en vano Fujimori se autodefinió como maestro del gobernante venezolano.

La cantaleta de las interminables denuncias infladas contra el gobierno puede hacer perder la calma al más pintado. El pasado domingo 29 fue un ejemplo de ello, cuando en el programa Rueda de Prensa de Canal N, el conocido periodista Mirko Lauer lo puso en pantalla con todas sus letras al referirse a los medios que “caficheaban” en sus portadas a la testigo de la falsificación de firmas. Augusto Álvarez Rodrich, de Perú 21, debió acusar el golpe, ya que aclaró que no se sentía un caficho por su incesante cobertura del tema. La de Lauer fue una expresión muy precisa, aunque quizás no la más elegante. De pronto, con decirle prensa alcahuete bastaba para retratar a ese afán permanente de seguir estirando temas en busca de una estocada final al régimen que no termina de llegar.

El problema es que denuncias como la de las firmas falsificadas, dando botes sin ton ni son y promovidas por un fujimorista arquetípico como Rafael Rey pueden terminar beneficiando agendas no precisamente moralizadoras. Rey se ha dedicado a lanzar desde el inicio del gobierno de Toledo bravatas a favor de la vacancia presidencial, del adelanto de elecciones o de la disolución del Parlamento, mientras jugaba en pared con las posiciones del prófugo ex mandatario.

La posición de Rey, y por extensión la del fujimorismo, se ha visto fortalecida con la desmedida amenaza presidencial de entablarle un juicio por difamación con una indemnización de diez millones de soles. Toledo tiene todo el derecho de defenderse ante el ataque del congresista, pero el anuncio de la medida por Ferrero (¿cuándo se decidirá a recurrir a un abogado para estos menesteres?) dio la impresión de que el Ejecutivo en pleno arremetía contra el parlamentario del Opus Dei. En el trayecto fue interesante la movida de José Barba, quien se distanció de su carnal en cuanto al tenor de la denuncia a Toledo y en la absolución de Fujimori. Lourdes Flores, por su parte, ofreció su respaldo absoluto a Rey y criticó a Toledo por la amenaza de demanda. Rey agradeció el cheque en blanco exonerando a Fujimori de culpabilidad. Nadie sabe para quién trabaja y Lourdes sigue cojeando del pie derecho.

Las denuncias sin sustento contra Toledo vienen de mucho tiempo atrás, y han sido utilizadas repetida y desvergonzadamente para desprestigiar al régimen, al presentar una imagen negativa de las instituciones democráticas, estableciendo de paso una comparación favorable a la dictadura por su fortaleza y eficiencia. En cuanto a la figura misma de Fujimori, la campaña mediática atenúa sus responsabilidades al presentar la imagen de un país de corrupción generalizada, en el que nadie se salva. De la misma manera, la denuncia de un programa dominical sobre los correos electrónicos intercambiados entre el jefe del gabinete de asesores del ministerio del Interior y dirigente nacional de Perú Posible Juan Sheput y la parlamentaria desaforada Carmen Lozada de Gamboa, fue presentada como un nuevo golpe al gobierno de Toledo por sus tratos secretos con sus grandes enemigos, pero al final terminó favoreciendo a los fujimoristas, ya que nadie del oficialismo salió en defensa de Sheput, quien está tentando la secretaría general de Perú Posible, y, más bien, sirvió a las fujimoristas para presentarse como víctimas de persecuciones.

EL CHINO EN CAMPAÑA

Con tantos colaboradores, voluntarios o involuntarios, jugando a mejorar su imagen de mandón eficiente, el Chino anda muerto de risa. El pasado lunes 30, el Movimiento Sí Cumple realizó un mitin en la Plaza Huamanmarca de Huancayo, ante 6,000 personas según sus fuentes, donde, como ya se ha hecho habitual, se transmitió un mensaje grabado de Fujimori, en el que afirmó que: “El caos político generado por Toledo ya no puede continuar (...) Yo voy a seguir liderando al pueblo organizado. Si Cumple liderará al pueblo organizado para reencontrar el destino que se ha perdido por el retorno de los políticos”. En el mitin estuvieron presentes Carlos Orellana, secretario general, Diego Uceda, sub secretario general y Carlos Raffo como jefe de prensa de Fujimori.

Carlos Raffo informó a CARETAS que este fue el tercero de los llamados “mitines del reencuentro”, iniciados hace dos meses en Tarapoto y luego continuados en Arequipa. Informó, también, que el próximo mitin se realizará en el norte del país en unos 15 o 20 días.

Por otro lado, denunció que recibieron amenazas por parte de despedidos y miembros de la CGTP de Huancayo que buscaron boicotear el mitin. Sin embargo, “Comandos Fujimoristas y algunos ronderos” no dejaron que esto suceda y los hicieron huir. Raffo explicó que “de ahora en adelante, quienes los molesten serán recibidos como se merecen”. Tambien explicó que Fujimori ha cambiado su discurso por uno más ofensivo y que continuarán con estos “mítines del reencuentro” hasta fin de año. “El chino ha despertado”, advirtió.

OJO CON EL FUJIMORISMO


Mientras Fujimori en Japón, sus partidarios suspiran en Lima por su regreso] El congresista Rafael Rey llama delincuente a Toledo por el tema de las firmas, pero exonera del mismo calificativo a Fujimori. Se trata de una campaña para lavarle la cara al prófugo ex mandatario, remozando su imagen con el bótox de los desaciertos toledistas y de los tituleros sensacionalistas. La meta es ocultar los surcos de la inimitable corrupción del decenio pasado para facilitar el relanzamiento del Chino.

Búsqueda | Mensaje | Revista