viernes 15 de diciembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2456

29/Set/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre HistoriaVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cuando la locura ilumina el debate nacional.

Orates y Políticos

Pedro Cordero y Velarde

Pedro Cordero y Velarde, en su momento culminante, ante los notables en el claustro de Santo Domingo.

Pedro Cordero y Velarde ha ascendido al panteón político nacional llevado al vuelo por una multitud de plumas, la mayoría descañonadas, que llenaron con él centenares de notas periodísticas y menciones. Ocupa un lugar excéntrico, en los altos y la parte trasera del panteón, pero si hubiera que hacer un censo de recordatorios, es seguro que nadie se atrevería a pedir su desalojo. Si todas las hornacinas de ese lugar son simbólicas, la de Cordero y Velarde lo es absolutamente, se encuentra como dibujada, convertida en literatura costumbrista y detritus periodístico.

La nota típica contiene los datos esenciales: 1885, Cerro de Pasco, músico, director de la banda de bomberos, pobreza, locura progresiva, miseria, orate público en las décadas del 40 y el 50, y finalmente su inefable autoproclamación: “Pedro Cordero y Velarde, Mariscal del mar, tierra, aire y profundidad, Apu Inka Emperador”. El cuadro se completa con la descripción de la levita andrajosa, el sombrero de copa quiñado, los escarpines anacrónicos, las medallas de latón y las cintas de bazar de japonés.

¿Por qué la idea de un orate, asociado al espectáculo de la política y el poder, ha despertado siempre la fascinación de la gente? Desde el principio de su carrera como personaje público su sola imagen parecía arrojar una chispa crítica o moral sobre sus colegas cuerdos, los verdaderos gobernantes. En 1956, cuando se codeó por un momento con los notables de la ciudad, su presencia actuó como una “protesta sarcástica”, algo que se hizo más acentuado con el paso del tiempo.

Cuando murió, en 1961, CARETAS comentó: “Era músico, era pobre (murió en un callejón), pero ¿era loco? A veces uno quisiera creer que no”. Hubo palabras para “su programa”, cuyo primer punto era abaratar el jabón de pepita, y hasta se consideraron por un instante sus “ambiciones de grandeza cósmica” para el Perú, al lado de las cuales las promesas de los políticos eran mera pacotilla.

Abraham Elías

Abraham Elías, “Napoleón Flores”, perora ante el cine Rex de Ica, en 1956.



Su momento estelar fue, desde luego, esa convención de notables, reunida por Odría para cubrir su retirada en 1956. Se ignora cómo atravesó las hileras de policías, porteros y encargados, tal vez su porte venerable y una levita recién lavada y planchada le abrieron paso, el hecho es que apareció en el claustro del convento de Santo Domingo. Modesta pero decididamente, no se sentó entre los notables sino en una silla del coro, una declaración de que su reino no era de este mundo. Su presencia, al principio silenciosa, debe haber chirriado en todos los oídos contra el fondo cacofónico de los discursos. En un momento determinado se puso de pie y comenzó a hablar. A falta de sus propias palabras, Guillermo Thorndike, con instinto infalible de titulero, ha escrito un párrafo muchas veces parodiado, que da forma al mensaje crítico-moral del corderovelardismo: “otra era la paz solicitada por el pueblo, que no era justicia de todos aquella que preocupaba a los poderosos de la tierra. No su voz, sino el ridículo de aquellos príncipes forzados a escucharlo, convirtió el cónclave en el más grande fiasco de la derecha peruana”.

El psiquiatra Javier Mariátegui ha emparentado a Cordero y Velarde con un largo linaje de orates, que comienza, al menos, con algunos de los personajes retratados por Pancho Fierro, entre otros ‘Ño Bofetada’, el ‘Loco Becerra’, ‘Fierabrás’, ‘Sancochado’ y ‘Manongo Muñoz’. Mariátegui, sin embargo, sitúa a Cordero y Velarde en línea directa con Ángel Fernández de Quiroz, “paranoico lucido” de la Lima del siglo XIX. Otro orate cercano a la política fue Abraham Elías Flores, declarado “Diputado Vitalicio” por el Departamento de Ica. Como escribió CARETAS, a propósito del desfleme que siguió a la larga dictadura de Odría: “en el Perú, sanos y locos están reclamando que se les reconozca sus derechos”. ( Escribe: Luis Jochamowitz)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Visita a un Caballo Viejo (Caretas 2458)
La Noche en Lima, Según More (Caretas 2457)
El Fenómeno Sumac (Caretas 2455)
Un Alma Sensible (Caretas 2454)
Bajo La Carpa (Caretas 2452)
El Nacimiento de un Partido (Caretas 2451)
Historias Checoslovacas (Caretas 2450)
Fuera de Este Mundo (Caretas 2449)
El Americano Inquieto (Caretas 2448)
Antes del Diluvio (Caretas 2447)
Los Elefantes de Haya (Caretas 2446)
Instantáneas del Perú (Caretas 2445)
Ají y Melancolía (Caretas 2443)
Una Experiencia Radical (Caretas 2442)
Por un Puñado de Votos (Caretas 2441)
‘Una Pequeñísima Puerta’ (Caretas 2440)
Un Fantasma Político (Caretas 2439)
Bichos Verdaderos (Caretas 2437)
Introducción a Guido Monteverde (Caretas 2436)
El Último Día de Prado (Caretas 2435)
Chumbeque (Caretas 2434)
Decadencia de Una Costumbre (Caretas 2433)
Rosellini en la Abancay (Caretas 2432)
La Inmortalidad del Odriísmo (Caretas 2430)
El Día que Estalló la Izquierda (Caretas 2429)
Bodas Militares (Caretas 2428)
Velasco (Caretas 2427)
El Tira (Caretas 2426)
La Visita Inolvidable (Caretas 2425)
¿Qué Piensan los Obreros? (Caretas 2424)
¿Quién Fue Baldomero Pestana? (Caretas 2423)
Borges en el Perú (Caretas 2422)
Tantas Veces Tatán (Caretas 2421)
Las Debutantes y los Guerrilleros (Caretas 2420)
Cinco Minutos con Fellini (Caretas 2419)
Cayo Bermúdez, Agricultor (Caretas 2418)
‘Último Viaje’ (Caretas 2416)
Lucha de Palabras (Caretas 2415)
Medallas y Gases Lacrimógenos (Caretas 2414)
Búsqueda | Mensaje | Revista