martes 23 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2443

30/Jun/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre SociedadVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre MúsicaVER
Acceso libre Biblioteca BreveVER
Acceso libre DanzaVER
Acceso libre LiteraturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Literatura El armisticio entre el gobierno colombiano y las FARC en palabras del escritor colombiano Sergio Ocampo Madrid.

Letras de Paz

Sergio Ocampo Madrid

Sergio Ocampo Madrid ha escrito sobre personajes como Manuel ‘Tirofijo’ Marulanda, uno de los líderes caídos de las FARC.

Nací en un país en guerra y así he vivido siempre”, tuitea @ocamposer desde Colombia. “Sr. Uribe, déjeme soñar hoy que puedo vivir en un lugar distinto y que la paz está cerca”. Sergio Ocampo Madrid (Medellín, 1963) fue periodista durante casi 20 años en El Tiempo de Bogotá, El Colombiano de Medellín y El Heraldo de Barranquilla. “La paz tiene varios enemigos más allá de Uribe; el primero es esa mentira de que aquí todos vivíamos en guerra”, ha escrito en su última columna. Antes de llegar a la FIL Lima 2016 habló con CARETAS sobre los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.

–¿La violencia ha marcado la literatura colombiana?
–Contrariamente a lo que sucede en el resto de la región, y a pesar de María (1867) o El amor en los tiempos del cólera (1985), la literatura colombiana está dominada por la pulsión tanática.

–En América Latina, la ficción sobre la realidad supera largamente a la ficción en sí misma. ¿Sucede lo mismo en Colombia?
–Con una salvedad. Tenemos una de las historias políticas más pobres y tristes. Acá no hubo una revolución como en México. Tampoco hubo un fenómeno tan desastroso pero interesante como el peronismo de Argentina. Ni hubo un populismo espantoso como en Venezuela. Ni siquiera ha habido una reforma agraria medianamente creíble. Aquí no ha pasado casi nada porque hay una élite muy inteligente que ha sabido mantener el status quo.

–Solo han tenido una guerra interminable…
–En compensación hemos tenido una guerra de 50 años.

–En el Perú tuvimos todo eso: la revolución, el populismo, la reforma agraria de Velasco, el ‘peronismo’ del APRA y el terrorismo de Sendero Luminoso.
–Es que acá la izquierda ha sido extinguida. Este es un país muy conservador.

–Colombia es el sueño húmedo de los derechistas peruanos. Un país sin izquierda legal, con una izquierda farcarizada, invisibilizada.
–No olvides que tenemos los partidos políticos más antiguos del continente. El Partido Liberal y el Partido Conservador provienen del siglo XIX. Acá, a diferencia del Perú, los dos partidos no se convirtieron en una democracia cristiana y una socialdemocracia, respectivamente. Por eso Colombia es la democracia más longeva de la región después de los Estados Unidos.

–Derechistas pero demócratas, ilustrados, civilistas y clase dirigente. En el Perú la derecha es chicha, inculta y golpista.
–Acá hay un liberalismo moral que ha permitido el matrimonio igualitario. Nos estamos volviendo más liberales.

–Perú se vuelve cada vez más conservador. Hoy sería impensable ver a un presidente peruano firmando la paz con la guerrilla. Pero en 1956 hubo una amnistía general.
–La guerrilla peruana no ha estado ubicada en zonas inaccesibles como la guerrilla colombiana. Cuando están en la ciudad, las guerrillas son muy vulnerables. Acá tuvimos al M-19, una guerrilla urbana con cierta aceptación.

–Un grupo de intelectuales…
-Sí, era gente interesante. Tuvieron mucha popularidad, salvo cuando metían sangre. El M-19 tenía una carga lúdica. Por ejemplo, eso de robarse la espada de Bolívar. Y cuando tomaron el palacio de Justicia el 85 no esperaron la brutal respuesta a sangre y fuego del gobierno. Cuando firmaron la paz fue muy sencillo. Muy diferente al proceso complejo que estamos viviendo ahora. (CC)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista