sábado 21 de enero de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2429

23/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EducaciónVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre ConcursoVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Encrucijadas en vísperas del apocalipsis (1980).

El Día que Estalló la Izquierda

Javier Diez Canseco

Javier Diez Canseco y el dedo acusador de la historia.

Volver a leer las viejas y fugaces crónicas políticas es descubrir, casi con asombro, hasta qué grado los personajes de la historia se mueven a ciegas, navegando en la inconciencia, “insomnes” dicen a veces los cronistas, sin comprender las extrañas mareas que los llevan y los traen.

“Se destapó una olla que venía humeando hace once años”, escribió Manuel D’Ornellas ante los resultados de las elecciones de 1978. Para la izquierda fue el mejor resultado electoral de ese siglo y del siguiente. Gran parte de ese voto se había concentrado en Hugo Blanco, pero también en una miríada de dirigentes de la “nueva izquierda”.

Todo estaba listo en 1980 para un fulgurante asalto al poder desde las ánforas. El gobierno militar, la interminable “segunda fase”, se retiraba a sus cuarteles en medio de un incendio. Las huelgas y marchas habían alcanzado su punto culminante, el descontento se sentía en el aire, se vivía claramente lo que en el lenguaje campal de la izquierda se llamaba “una oleada popular”. Incidentalmente, por esos días, el historiador Pablo Macera escribió en Caretas: “Puedo demostrar que nuestros obreros y desempleados están comiendo alimento balanceado para aves”.

Genaro Ledesma y Hugo Blanco

Genaro Ledesma y Hugo Blanco, el abogado y el agitador, en la Asamblea Constituyente.

Todo estaba listo menos la izquierda. No es que antes fueran unidos, pero eran tan pocos que no se notaba. En cambio, con un tercio exacto de los votos tenían una presencia demasiado notoria para desperdiciarla. Al principio pareció que se unían, se creó ARI (Alianza Revolucionaria de Izquierda), un buen nombre que en quechua significa SI. ARI, dijo alguien, era como un traje confeccionado especialmente para Hugo Blanco, el indisputable candidato presidencial. Un terno grande, lleno de bolsillos para que entren todos, pero hecho a la medida del corpulento Blanco, que por otro lado, jamás ha usado un terno en su vida.

Retrospectivamente ni siquiera es posible definir los términos del conflicto. Habría que leer páginas y páginas de jeroglíficos político-ideológicos, y ni siquiera así es seguro. El hecho es que se fueron distanciando con la naturalidad de los desagrados. Primero se apartaron los velasquistas, los moscovitas, los maoístas varios, pero todavía quedaba un cuerpo mínimo para vestir el traje. Finalmente, se dice que llegó la orden desde las desastradas oficinas de la IV Internacional en París: la candidatura de Hugo Blanco debía de ser trotskista químicamente pura.

En una “dramática sesión”, una madrugada de miércoles del verano de 1980, la izquierda estalló. Las amargas culpas recayeron con predilección en Hugo Blanco, pero todos perdieron. Javier Diez Canseco “lloró a lágrima viva” leyendo telegramas del interior que pedían la unidad. Carlos Malpica, dirigiéndose a Hugo Blanco le dijo: “Pensé que usted era grandote, machote, brutote y honradote pero me he equivocado. Usted nos ha mentido y actuado inescrupulosamente”.

P.D. Pocas semanas antes, en febrero de 1980, CARETAS registró su primera mención a lo que después se conocería como “Sendero Luminoso”: algo “estaría pasando en ciertos lugares de la sierra central, donde grupos supuestamente armados y vinculados a una facción guerrillerista del maoísmo, están ‘liberando zonas’ y atizando conflictos entre las comunidades y las empresas asociativas”.

Lima en paro

Lima en paro. La década del 70 terminó en medio de gran agitación política y social.


Caretas, Ilustración Peruana. Ediciones 541, 542, febrero, marzo de 1978 y ediciones 587 y 590, febrero, marzo de 1980.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Visita a un Caballo Viejo (Caretas 2458)
La Noche en Lima, Según More (Caretas 2457)
Orates y Políticos (Caretas 2456)
El Fenómeno Sumac (Caretas 2455)
Un Alma Sensible (Caretas 2454)
Bajo La Carpa (Caretas 2452)
El Nacimiento de un Partido (Caretas 2451)
Historias Checoslovacas (Caretas 2450)
Fuera de Este Mundo (Caretas 2449)
El Americano Inquieto (Caretas 2448)
Antes del Diluvio (Caretas 2447)
Los Elefantes de Haya (Caretas 2446)
Instantáneas del Perú (Caretas 2445)
Ají y Melancolía (Caretas 2443)
Una Experiencia Radical (Caretas 2442)
Por un Puñado de Votos (Caretas 2441)
‘Una Pequeñísima Puerta’ (Caretas 2440)
Un Fantasma Político (Caretas 2439)
Bichos Verdaderos (Caretas 2437)
Introducción a Guido Monteverde (Caretas 2436)
El Último Día de Prado (Caretas 2435)
Chumbeque (Caretas 2434)
Decadencia de Una Costumbre (Caretas 2433)
Rosellini en la Abancay (Caretas 2432)
La Inmortalidad del Odriísmo (Caretas 2430)
Bodas Militares (Caretas 2428)
Velasco (Caretas 2427)
El Tira (Caretas 2426)
La Visita Inolvidable (Caretas 2425)
¿Qué Piensan los Obreros? (Caretas 2424)
¿Quién Fue Baldomero Pestana? (Caretas 2423)
Borges en el Perú (Caretas 2422)
Tantas Veces Tatán (Caretas 2421)
Las Debutantes y los Guerrilleros (Caretas 2420)
Cinco Minutos con Fellini (Caretas 2419)
Cayo Bermúdez, Agricultor (Caretas 2418)
‘Último Viaje’ (Caretas 2416)
Lucha de Palabras (Caretas 2415)
Medallas y Gases Lacrimógenos (Caretas 2414)
Búsqueda | Mensaje | Revista