miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2427

10/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Arqueología A 70 años del inicio de la labor de María Reiche, las Líneas de Nazca enfrentan amenaza de depredación.

Las Pampa Sin Dama

Ana María Cogorno
En 1932 una ciudadana alemana oriunda de Dresden vino al Perú y se quedó para siempre, su nombre era María Reiche. Con el tiempo, la extranjera encontró lo que se convertiría en el amor de su vida y uno de sus más grandes tesoros: las Líneas de Nazca. Reiche se dedicó por completo a estudiarlas y a determinar su origen.

Fueron décadas de investigación bajo el inclemente sol del desierto. Su labor investigadora nació en 1946, como cuenta Ana María Cogorno, presidenta de la Asociación María Reiche, un organismo que se dedica a continuar la obra de preservación de las Líneas. Los lugareños siempre la veían con sus escobas con las que removían la arena que cubrían las líneas prehispánicas. En ese afán de preservación, el sobrenombre de ‘Dama de la Pampa’ le cayó como anillo al dedo.

María Reiche se fue un 8 de junio de 1998 y hoy en día la realidad es otra: las Líneas de Nazca están amenazadas por la depredación, relaves mineros, huaqueros e invasores de terrenos.

Cogorno explicó que “las plantas de procesamiento de minerales expulsan sus desechos a la pampa sin un tratamiento previo. En mucho casos, se han borrado varias de las figuras”. Algo que, según informa, es irreparable.

Según el Ministerio de Cultura, la zonas intangibles tienen un área de 5,.633 kilómetros cuadrados y abarca las provincias de Nazca y Palpa, así como Lucanas, en Ayacucho.

Invasores

Invasiones de terrenos han destruido zonas intangibles.

Pero ese no es el único problema de destrucción en Nazca. Desde el 2010 varias familias ocuparon las zonas de Cerros Altos y La Calera II. Dicha invasión afectó un cementerio arqueológico y la conocida figura del reloj solar.

“Con las invasiones de terreno hubo figuras antropomorfas y fitomorfas de más de mil metros de diámetro que han desaparecido”, agrega Cogorno.

La presidenta de la Asociación María Reiche también habló de los daños recientes. Ella fue específica en el caso del Rally Dakar realizado entre el 2012 y 2013 en nuestro país. “Los vehículos dañaron un geoglifo entre Ica y Paracas. Lamentablemente nadie se quiso hacer cargo de eso”, cuenta.

Para Cogorno, el mejor homenaje que se le puede hacer a Reiche es continuar con su obra: cuidar las Líneas de Nazca. Un buen paso es, según ella, “tomar conciencia de la importancia de su valor arqueológico”. No es para menos. (AC)

Desechos de relaves mineros

Desechos de relaves mineros malogran el suelo de Nazca.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista