lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2427

10/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Mientras la campaña se enfoca en otros puntos, Keiko Fujimori vuela más alto que nunca en las encuestas.

Votos de Vendimia

3 imágenes disponibles FOTOS 

Keiko Fujimori

El viernes 6, desde Ica, Fujimori calificó de “absurdo” el recurso para excluir su candidatura.

Keiko Fujimori vuela. Pero el debate no parece registrarlo.

Si fuera por cobertura de prensa y discusión mediática, no podría decirse que Keiko tiene casi el 35% de la intención de voto según GfK, con picos tan significativos como el de 44% en el norte. Si Julio Guzmán y César Acuña salieran de carrera, su intención de voto se eleva a casi el 38%.

Consigue estos resultados –que aun mejoran su solidez en las encuestas de los últimos dos años– sin participar prácticamente en el debate de propuestas y sin sentir, aparentemente, la pegada del antifujimorismo. Aunque sea punto por punto, va superando el estoico 30% que era la única presencia constante en los sondeos de opinión.

Si ese 35% o 38% se convierten en votos válidos, pasaría cómodamente el 40% en la primera vuelta. Sería 15% más que en las elecciones pasadas, cuando enfrentó a Ollanta Humala, luego que este ganó con casi 32% la primera. Keiko tuvo el 20.6%.

Hay que recordar la elección de 1985, cuando la alta votación conseguida por Alan García terminó en la declinación de Alfonso Barrantes a pasar al balotaje. Una encuesta de Datum publicada por CARETAS a finales de enero –como cambian los tiempos– reportaba que García tenía 41.6% de intención de voto. Ojo, bajaba de un pico de casi 52% en noviembre. Le seguían Luis Bedoya Reyes con 13.4%, Barrantes con 9.6% y Javier Alva con 7.2%.

Al final, García obtuvo un porcentaje similar, de alrededor de 42% emitidos, que se tradujeron en 53% de votos válidos. Esto habría evitado de saque una segunda vuelta. Sin embargo, una discutida decisión parlamentaria computaba en ese cálculo los votos blancos y nulos. Barrantes remontó y tuvo aproximadamente 20% de sufragios emitidos.

Exceptuando la reelección del padre de Keiko en 1995, no se ha visto desde entonces a un puntero tan cómodo en las encuestas. Es más, entonces García también evitaba aterrizar en propuestas muy concretas y favorecía un mensaje de optimismo más general.

¿Seguirá tan plácida en el mes que resta de campaña?

Intención de Voto - Elecciones Presidenciales 2016

Fujimori tiene picos notables. Saca más de 10 puntos frente al 2011.

SALIDAS Y SOBRECITOS

Primero, estaría por verse el efecto de una salida de carrera de Guzmán y Acuña. La encuesta la da por beneficiada con unos tres puntos, procedentes presumiblemente sobre todo del segundo.

Esto último porque Guzmán venía siendo el outsider que se posicionó –entre otras cosas– con la postura antifujimorista. Según comentó Juan de la Puente en La República, su posible salida forzaría a quien busque el segundo puesto a agrupar rápidamente el voto de oposición a Fujimori. Esto, además, reemplazaría una campaña dominada por la incertidumbre de quien se queda a otra de carácter plebiscitario en torno al legado y el futuro fujimorista. Las propuestas, en ese sentido, seguirían esperando.

Fujimori ha estado privilegiando su presencia en el sur del país, que le fue esquivo en las elecciones pasadas. En la última encuesta de GfK va adelante con 27.4%, pero Guzmán le pisa los talones con 24.7%. El sur fue, en su momento, bastión de Alejandro Toledo y Humala cuando estos se hicieron de Palacio.

Segundo, a Fujimori ya le salpican los preceptos draconianos de la actual legislación electoral. La nota Sobrecito Manda publicada en CARETAS 2425 le trajo previsibles problemas. Ahí se le observa entregando premios de, presumiblemente, S/ 300 a los integrantes del conjunto de baile Factor K. Como consecuencia fue presentado un recurso ante el Jurado Electoral Especial para excluirla de la contienda por violación del artículo 42 de la nueva ley electoral. El mismo que puso a César Acuña en la cornisa.

Fujimori señala que Factor K es un grupo autónomo y que a ella le dieron los premios para que los reparta. Pero los bailarines –empezando por el nombre– son en realidad el brazo bailable de la campaña, con eventos organizados a nivel nacional. Las aristas opacas del financiamiento de Fuerza Popular han incluido el uso de una empresa offshore basada en Estados Unidos para derivar dinero a las arcas del partido y un gran despliegue de “portátiles” en los actos proselitistas. Según el último reporte entregado a la ONPE, FP gastó casi S/ 3.1 millones en la campaña durante febrero. Ahí se trata de un distante segundo lugar frente a César Acuña, quien vio coincidir su estrepitoso descenso con un gasto de casi S/ 9 millones durante el referido mes.

Al problema de los sobrecitos se suman otras denuncias de entregas de dádivas que incluyen a su hermano Kenji. Al cierre de esta edición se presentaron imágenes de entregas de víveres en Satipo por parte de Vladimiro Huaroc, candidato de la fórmula presidencial.

Todo ello contrasta con las perspectivas de un Congreso de muy fuerte presencia fujimorista. Si en las anteriores elecciones obtuvieron 37 congresistas, según las encuestas de hoy estaríamos hablando de una bancada que pasaría con facilidad los 50 escaños.

Búsqueda | Mensaje | Revista