jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2427

10/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Urbanismo Escribe: César Prado | Municipio de Punta Hermosa recuperó la playa El Silencio luego de décadas de ocupación irregular por parte de comerciantes.

Se Impuso El Silencio

Alcalde Fernández

Alcalde Carlos Fernández muestra con orgullo la playa El Silencio tras el desalojo. Promete no privatizar ni un centímetro.

Lejos de ofrecer el espacio a las inmobiliarias, el municipio asegura que la zona antes ocupada por invasores será de uso público. Pronto comenzarán los trabajos para implementar áreas verdes en las laderas adyacentes y El Silencio será una nueva plaza para la práctica del surf y el bodyboard en el sur chico.

Ni hoteles de cinco estrellas ni restaurantes de lujo. Una playa al sur de Lima ha sido recuperada para el “uso público”. Entiéndase dicho término en el sentido más amplio. Tampoco serán bienvenidos los muros fronterizos ni las cuerdas demarcatorias. Una proeza en medio de la vorágine inmobiliaria.

El último martes 23 de febrero, 300 policías desalojaron 56 puestos de venta de comida en la playa El Silencio ubicada en Punta Hermosa. De inmediato los comerciantes denunciaron abuso de autoridad por parte de la municipalidad de ese distrito, además de falta de transparencia en la solicitud de licencias.

Ante ello, el alcalde Carlos Fernández responde: “No se trató de un desalojo, sino de la desocupación de un área pública”, dice citando el artículo 49 de la Ley de Municipalidades. “Nunca, ni en el Poder Judicial ni en el Tribunal Constitucional, los comerciantes han conseguido una sola resolución favorable”, afirma.

La sentencia del Tribunal Constitucional del 17 de julio del 2014, que declara infundada la petición de los comerciantes concluye que “el retiro o demolición de los establecimientos o negocios de los demandantes no se trata en sí de un desalojo, sino del restablecimiento del orden público y la liberación de zonas de dominio público”.

Desalojo El Silencio

Locales comerciales fueron demolidos en operación del pasado 23 de febrero. Funcionaban como restaurantes y discotecas.

Desde hace décadas la playa El Silencio había sido tomada por comerciantes, quienes decidían quién podía ocupar ese espacio y quién no. Dependiendo del bolsillo, evidentemente. “Si no consumías, ellos podían tomar represalias contra tu vehículo”, señala Fernández. De hecho, hay denuncias que dan cuenta de esta práctica.

En el día restaurantes y en la noche discotecas. Los comerciantes ofrecían sus servicios las 24 horas. “Hemos retirado palos, lozas y cerca de 50 silos que provocaban altos grados de contaminación en la zona”, afirma el alcalde. Los estudios sanitarios le dan la razón.

Según el último Informe de Análisis Bacteriológico de Agua Marina elaborado por el Ministerio de Salud, El Silencio presenta 920 NMP/100mL de coliformes fecales, mientras que en playas aledañas como Señoritas y Playa Blanca este indicador solo llega a 2 NMP/100mL.

Ya en el 2009 se había producido una primera desocupación, pero el municipio no contó el apoyo de la Policía para impedir que los comerciantes volvieran a ocupar la zona. “Esta vez hemos conversado con el ministro Pérez Guadalupe, quien nos ha asegurado de que este esfuerzo no será en vano”, apunta Fernández.

Desalojo en El Silencio

Locales comerciales fueron demolidos en operación del pasado 23 de febrero. Funcionaban como restaurantes y discotecas.

Pero eso no es todo. El municipio ya se encuentra en conversaciones con la Superintendencia de Bienes Nacionales para declarar intangibles tanto la zona de estacionamientos como los tres rompientes que hay en El Silencio. La idea es estimular la práctica de deportes como el surf y el bodyboard.

Condiciones hay de sobra. El Silencio es una de las pocas playas del litoral limeño que posee un paisaje límpido. Con arena blanca y olas de gran magnitud, esta playa será sede de una fecha del triatlón a fines de año y se espera que pronto entre dentro del circuito oficial del surf.

Pero, por increíble que parezca, El Silencio es junto a la playa San Pedro una de las dos únicas playas públicas que quedan al sur de Lima. Todo el resto son consideradas playas urbanas por la presencia de inmuebles o centros de servicios próximos al mar. De ahí la importancia de poner El Silencio en valor.

“Esta playa puede ser la perita en dulce de cualquier inmobiliaria, pero estamos poniendo todas las trabas para que El Silencio sea de todo el público”, señala el alcalde de Punta Hermosa. El siguiente paso es “verdear” las laderas con arbustos y palmeras, y así mitigar la contaminación provocada durante largos años.

Una vez que las tareas de desocupación terminen, el municipio empadronará a las personas interesadas en ofrecer artículos como sombrillas o helados. Porque no es cierto que la medida vaya en contra de la libertad de trabajo, siempre y cuando éste se realice dentro de los estándares exigidos por la ley.

Tan buena noticia no podía pasar desapercibida en el Olimpo. Debe ser por ello que hasta el mítico Mick Jagger se animó a dar una vuelta por esta zona antes de ofrecer un concierto en el Estadio Monumental el último domingo.

Libre del acoso de la prensa, uno de los músicos más destacados de la historia reciente disfrutó del renovado silencio de esta costa como uno más. A fin de cuentas, ésa es la idea, ¿no?

Malecón Miramar de Punta Hermosa

Malecón Miramar de Punta Hermosa hoy luce libre de carritos sangucheros. Está prohibida la ingesta de alcohol.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista