sábado 29 de abril de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2426

03/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Por: Luis Jochamowitz | Semiconfesiones de un esbirro profesional (1972).

El Tira

3 imágenes disponibles FOTOS 

Cabrera Vergara

Secretos de un profesional, o cómo romper una puerta.

Los redactores, los fotógrafos, los choferes, terminan por conocer y hasta se hacen amigos de los guardaespaldas y policías que se quedan en el mismo lado de la puerta. De esa manera se fue estableciendo la ambigua fama de Cabrera Vergara, viejo conocido de las redacciones, aunque jamás haya pisado alguna, como no sea para clausurarla.

Guardaespaldas de Benavides, Prado, Bustamante, Odría, otra vez Prado, Belaunde, Velasco. Representa toda una era en el acecho y la violencia estatal. Adscrito hasta ayer a la Seguridad de Estado, Cabrera Vergara se muestra reservado sobre los aspectos ‘técnicos’ de la profesión, como si no se viera bien que un señor de más de sesenta años, fuera conocido como el ‘Rompepuertas’, o simplemente ‘Veneno’. De todas maneras, no puede dejar de llamar por su nombre a los viejos instrumentos del oficio: ‘fierro’ a la metralleta, ‘cuete’ a la pistola, ‘marroca’ a los grilletes.

Sobre los presidentes dice que Odría era muy amable cuando estaba bebido (“cuando estaba girado”), sobrio ni saludaba. Prado tenía la tendencia a desaparecer, salía solo a la calle, una vez se fue al cine. Belaunde era el único que se acercaba a hablar con ellos. Suspicacia de policía: quería saber qué pensaban.

Hace unos años, este artículo habría sido imposible, Cabrera Vergara se habría negado. Aunque solo sea una pequeña criatura de la oscuridad, sabe bien que la luz es uno de sus peores enemigos. Pero ahora que se jubila, todo ha cambiado. Pedro Enrique Cabrera Vergara se retira luego de más de treinta años como esbirro profesional. No se le puede pedir que sea amable y detallista, pero puede hacer algunas fintas frente a una puerta sin romper, o contar sobre la vez en que se escondió dentro de un ataúd durante todo un día en un cementerio de Trujillo, a la espera de un jefe aprista. Martirológico y conmemorativo, este buen aprista no se perdía un aniversario. Y así fue, “después de paciente espera”, como dicen los reporteros policiales, cayó Luis Cáceres, alias ‘El Silencioso’, jefe de disciplina del APRA.

Cabrera Vergara se va sin quejas, aunque todos saben que en los últimos tiempos, en una especie de ascenso o patada al costado, fue destinado al Aeropuerto, a cargo de los pequeños traficantes y los incómodos deportados. Ya no estaba en forma para correr las cuadras al lado del gran Cadillac negro del Presidente. Dice que no extrañará, que ahora tiene tiempo libre.


Caretas, Ilustración Peruana, edición 456, mayo de 1972.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Visita a un Caballo Viejo (Caretas 2458)
La Noche en Lima, Según More (Caretas 2457)
Orates y Políticos (Caretas 2456)
El Fenómeno Sumac (Caretas 2455)
Un Alma Sensible (Caretas 2454)
Bajo La Carpa (Caretas 2452)
El Nacimiento de un Partido (Caretas 2451)
Historias Checoslovacas (Caretas 2450)
Fuera de Este Mundo (Caretas 2449)
El Americano Inquieto (Caretas 2448)
Antes del Diluvio (Caretas 2447)
Los Elefantes de Haya (Caretas 2446)
Instantáneas del Perú (Caretas 2445)
Ají y Melancolía (Caretas 2443)
Una Experiencia Radical (Caretas 2442)
Por un Puñado de Votos (Caretas 2441)
‘Una Pequeñísima Puerta’ (Caretas 2440)
Un Fantasma Político (Caretas 2439)
Bichos Verdaderos (Caretas 2437)
Introducción a Guido Monteverde (Caretas 2436)
El Último Día de Prado (Caretas 2435)
Chumbeque (Caretas 2434)
Decadencia de Una Costumbre (Caretas 2433)
Rosellini en la Abancay (Caretas 2432)
La Inmortalidad del Odriísmo (Caretas 2430)
El Día que Estalló la Izquierda (Caretas 2429)
Bodas Militares (Caretas 2428)
Velasco (Caretas 2427)
La Visita Inolvidable (Caretas 2425)
¿Qué Piensan los Obreros? (Caretas 2424)
¿Quién Fue Baldomero Pestana? (Caretas 2423)
Borges en el Perú (Caretas 2422)
Tantas Veces Tatán (Caretas 2421)
Las Debutantes y los Guerrilleros (Caretas 2420)
Cinco Minutos con Fellini (Caretas 2419)
Cayo Bermúdez, Agricultor (Caretas 2418)
‘Último Viaje’ (Caretas 2416)
Lucha de Palabras (Caretas 2415)
Medallas y Gases Lacrimógenos (Caretas 2414)
Búsqueda | Mensaje | Revista