jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2426

03/Mar/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre LibroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Pedro Novoa se alzó con el primer premio con 'Inmersión', relato que recupera una ancestral costumbre japonesa.

Letras Sumergidas

Pedro Novoa

Primer Premio. Ganador Pedro Novoa se da un chapuzón para celebrar la victoria absoluta en el concurso. Novoa ha ganado 27 concursos de cuento a nivel nacional e internacional. Ganó el Premio de Novela Corta Mario Vargas Llosa en el 2012 y fue finalista del Premio Herralde en el 2014.

Con el homenajeado Edgardo Rivera Martínez como silencioso tótem (sin tabú), la ceremonia de premiación de la XXVII edición del Cuento de las 1,000 Palabras se llevó a cabo el pasado jueves 25 de febrero en el Auditorio de la Sede Central del BBVA Continental. Pedro Félix Novoa ganó el primer premio con el relato “Inmersión”. Miguel Antonio Sánchez se hizo del segundo lugar con “Despedida”. Joe Iljimae, menos conocido como Joel Antonio Maldonado Pizarro, ganó el tercer premio con “El Nido”.

Miguel Antonio Sánchez

Segundo Premio. Miguel Antonio Sánchez repite el plato al ganar por segundo año el segundo premio con su cuento 'Despedida'. Lo había logrado en el 2012.

Con la presencia de Edgardo Rivera Martínez, quien recibió un homenaje 34 años después de haber obtenido el premio del Cuento de las 1,000 palabras, la XXVII edición de este entrañable concurso llegó a su fin con la premiación de tres dignos representantes. En el primer lugar se ubicó Pedro Novoa con su relato ‘Inmersión’, una historia que tiene el mar en primera línea.

Con el seudónimo de 'Sakamura', Novoa presenta una historia de sobrevivencia que obligará a una mujer a decidir entre la tradición y los adelantos médicos para tratar el mal que padece. “Me inspiré en una costumbre ancestral japonesa que consiste en que las mujeres son las encargadas de obtener las perlas del fondo del mar. Solamente ellas pueden hacerlo”, dice.

Novoa posee una apreciable cantidad de premios en concursos de cuentos a nivel nacional e internacional, pero además fue ganador del Premio de Novela Corta Mario Vargas Llosa en el 2012 y finalista del prestigioso Premio de Novela Herralde en el 2014. “Los premios siempre han sido un gran estímulo para mi carrera”, admite modestia aparte.

Joe Iljimae

Tercer Premio. Joe Iljimae consiguió el tercer premio gracias a 'El Nido', cuento de inspiración kafkiana.

Y aunque 'Inmersión' se desarrolla en el frío mar del Callao, las alusiones y resabios de la cultura oriental pueblan con maestría el cuento ganador. Miguel Antonio Sánchez, en tanto, alcanzó el segundo puesto del concurso con 'Despedida', la historia del accidentado viaje de una pareja que está ad portas del divorcio.

Esta metáfora de la disolución del amor al final del camino revela destreza y buen manejo de los recursos literarios. Su autor fue, además, ganador del segundo premio del Cuento de las 1,000 palabras en el 2012 y actualmente trabaja en la Pontificia Universidad Católica del Perú, casa en la que estudió la carrera de Periodismo.

En el tercer lugar se ubicó Joe Iljimae, joven narrador que en esta ocasión presentó 'El Nido', un relato que mezcla la ternura con el delirio de un padre que desea la aceptación de su hijo. Como los mejores relatos, 'El Nido' impone al lector la tarea de imaginar cuál es el cuadro que se presenta, pues el misterio permanece en las sombras hasta la última línea.

Vida y muerte, amor y desamor. La literatura se repite a sí misma una y otra vez y, sin embargo, en cada reescritura, los detalles determinan la excelencia. Las tres historias de la XXVII edición del Cuento de las 1,000 palabras se aproximan a ella sin pasar por alto el mérito de los siete finalistas, a quienes a partir de ahora habrá que mirar con atención. Lo merecen.

Menciones Honrosas


Después de una reñida competencia, siete participantes recibieron menciones honrosas en la XXVII edición del Cuento de las 1,000 palabras. Estos son sus nombres:

'Yo no quiero volver'
Ana Akamine Yamashiro

'El sacerdote y la Dama'
María Lourdes Torres Saric

'Segunda Visita de Teseo al Laberinto'
Paul Wilmer Asto Valdez

'El Sueño Estelar'
Agustín Alberto Díaz

'Patio de Locos'
José Luis Flores Cánova

'Ablución'
Luis Fernando Díaz Cáceres

'Casa Negra'
Reynaldo Oscar Santa Cruz Cabrera

Búsqueda | Mensaje | Revista