martes 17 de octubre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2425

25/Feb/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

CONVIDADO DE PIEDRA

El abogado Castillo Alva con Alfredo Sánchez Miranda

El abogado Castillo Alva con Alfredo Sánchez Miranda, en 2012.

Lima, 18 de febrero de 2016

En ‘Inquietante Invitado’ de CARETAS 2424 se hace referencia la presentación del libro Autonomía del delito de lavado de activos: cosa decidida y cosa juzgada, del fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez Villegas, y se afirma, entre otras cosas, que soy “abogado del clan” y “el abogado de los Sánchez Paredes se hace presente”, así como “Castillo Alva fue pieza clave en la estrategia de los Sánchez Paredes para evitar ser parte de las investigaciones por lavado de activos desde el 2010. Para ello apeló a la presentación de una serie de recursos de hábeas corpus en juzgados de provincias, logrando su objetivo inicialmente”. Al respecto debo señalar:

1. La actividad del 14 de enero en el auditorio del Ministerio Público fue una actividad pública y estrictamente académica en la que fui invitado junto a otros panelistas.
Sostener y defender posiciones jurídicas dentro de la Constitución y la Ley no constituye algo indebido, sino necesario y adecuado en una sociedad democrática respetuosa de los principios constitucionales en la que se discuten puntos de vista y criterios de manera abierta y tolerante.

2. No he sido ni soy defensor en el campo penal en la investigación de lavado de activos de algún miembro de la familia Sánchez Paredes en la macro investigación que se lleva en su contra y que en este momento se encuentra en el Poder Judicial. No he promovido un acto de defensa, no he intervenido como abogado en alguna diligencia ni he presentado escritos a favor de alguna de las personas hoy investigadas.
Asimismo, nunca he intervenido, directa o indirectamente, formal o informalmente en el patrocinio del dicho caso entrevistándome con algún juez o fiscal.
Los abogados de la defensa en dicho proceso penal son los doctores Luis Roy Freyre, César Nakazaki Servigón, César Azabache Caricciolo, Carlos Caro Coria y Julio Rodríguez Delgado, entre otros penalistas.
Solo tengo una amistad, sincera y cordial, con Alfredo Sánchez Miranda.

Fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez.

Fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez.

3. Mi intervención profesional como abogado en el campo constitucional y convencional se limitó a presentar en el año 2009 solo dos acciones de garantía ante la justicia constitucional en la ciudad de Lima, en defensa de Orlando, Alfredo, Silvia y José Sánchez Miranda, como de Orlando Sánchez Paredes y Belisario Estévez Ostolaza.
Mi participación se ciñó a aspectos vinculados con la defensa constitucional. Debo mencionar que mi patrocinio nunca trascendió a la esfera del proceso penal que hoy está pendiente de acusación.
Nunca he presentado alguna acción de garantía fuera de la ciudad de Lima, ya sea en dicho caso o en otro caso constitucional. Por ello, la afirmación en el artículo de que habría presentado “una serie de recursos de hábeas corpus en juzgados de provincias, logrando su objetivo inicialmente” no solo es temeraria, sino completamente falsa y dañina.
Los abogados, por lo menos en mi caso, no tenemos ni clientes ni casos eternos. Nuestro servicio profesional se limita a determinados procesos y se restringe a la realización de ciertos actos de patrocinio profesional.
La nota periodística tendría un interés público y aportaría al debate de la opinión pública si mi persona o Estudio siguiera ligado profesionalmente, ya sea como abogado, o como asesor, a la defensa de algún miembro de la familia Sánchez Paredes. Incluso, sería reprochable que en una actividad académica –siendo abogado o exabogado– exponga el caso o me refiera a él, cosa que en ningún momento ocurrió el 14 de enero del 2016.
El artículo pretende asociar a una defensa que se realizó hace más de seis años y que se hizo de manera técnica, diligente y responsable, presentando los hechos como si fuera abogado actual y vigente en la defensa de los Sánchez Paredes.
El hecho de que yo participe de una actividad académica comentando un libro no me hace inquietante invitado ni me hace sospechoso de intermediar en un caso que no defiendo, que no patrocino y sobre el que no tengo ningún interés profesional o personal, tal como erradamente su revista da entender.

4. Llama poderosamente la atención de que el artículo se haya publicado sin siquiera tomarse la molestia de recibir mi versión, de escucharme o al menos preguntarme si tengo algún vínculo profesional en la defensa de la familia Sánchez Paredes.
José Luis Castillo Alva
CALL 2849

CARETAS opina que dados los antecedentes profesionales y de amistad de Castillo Alva con miembros de la familia Sánchez Paredes, el fiscal supremo Tomás Gálvez no debió invitarlo al acto académico en el Ministerio Público. El fiscal de Lavado de Activos, Frank Almanza, está a punto de presentar su informe final respecto al inicio de la fase penal del Caso Sánchez Paredes que compromete a uno de sus antiguos patrocinados. Tampoco fuimos los primeros ni los únicos en expresar nuestra extrañeza. El fiscal de la Nación Pablo Sánchez reprendió a Gálvez y a los organizadores por un acto que a su juicio transgredió los márgenes de independencia del Ministerio Público.

Búsqueda | Mensaje | Revista