lunes 16 de octubre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2420

21/Ene/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre LibroVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre TecnologíaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Por: Luis E. Lama | “Poderosa metáfora visual: El sol –en realidad el logo de AeroPerú– hundiéndose en la ola de Coca-Cola”.

Los Sobrevivientes

Muestra de Aguirre

Muestra de Aguirre está dirigida a las generaciones sobrevivientes de las crisis en el país. Arriba: Sol de AeroPerú hundiéndose en la ola de Coca Cola.

Pocas veces hemos visto una muestra política tan corrosiva, sin ser panfletaria, como la que presentó Miguel Aguirre en la Sala Luis Miró Quesada Garland. Esta nota tardía debido a las interrupciones de Año Nuevo era indispensable para reconocer en él a un artista extraordinario que desde su egreso de la Universidad Católica ha sabido concitar el interés del medio. Desde entonces he seguido de cerca su trayectoria y he visto cómo el magnífico pintor, que fue desde sus inicios, iba haciendo propuestas cada vez más complejas en torno al tiempo, a los medios –como el cine– a la sociedad y a la cultura en general.

En “Media cajetilla de cigarrillos y una de fósforos” él hace una revisión de lo ocurrido en el primer gobierno de García cuando la hiperinflación –que solo tenía antecedentes similares en la República de Weimar en la segunda década del siglo XX– arruinó a la clase media peruana. Esta terminaría elevando a Hitler en Alemania y a Fujimori en el Perú. Ocurrió que en 1985 se podía comprar una Station Wagon Toyota Corona con el mismo monto que al final de García apenas alcanzaba para media cajetilla de cigarrillos y una de fósforos. Y en un medio de escasa memoria fue reelegido 15 años después.

La propuesta luce dirigida a la generación que vivió las crisis de los tiempos, padres e hijos que se convirtieron en sobrevivientes de un caos que nunca se volvería a repetir. La inflación que disolvía los ingresos obligaba a ser financistas improvisados y comprar de inmediato los requerimientos del mes porque al día siguiente el valor de nuestro sueldo se reducía a la mitad y así sucesivamente hasta llegar al desbarajuste social. El Perú terminó en quiebra, y todos vivíamos en situación de zozobra acuciados además por la amenaza terrorista ante un Estado inoperante en el resultaba imposible avizorar el mañana.
.
Aguirre acierta al iniciar la muestra enfrentándonos a una poderosa metáfora visual: El sol –en realidad el logo de AeroPerú– hundiéndose en la ola de Coca-Cola, en un mural rojo que acapara todo el ingreso de la muestra. La segunda parte está constituida por un conjunto de pizarras sobre las cuales se han reproducido con tizas –simbólicamente herramientas de educación– algunos de los avisos más relevantes de esos tiempos. El pago de 280% de interés anual, las cooperativas, las mutuales, la venta de armas, los nuevos celulares, los comunicados empresariales y todos los conflictos que dejaron profundas huellas en nuestra vida. En el centro de la sala hay tres urnas con elementos representativos de la época reproducidos en cerámica. La primera es el famoso pan popular de camote, la segunda la margarina y la leche ENCI y, finalmente, la última, cigarrillos NoWay y los fósforos La Llama, puestos a modo de reliquias de una época que jamás deberíamos olvidar.

En la segunda sala el espacio privilegia la reflexión. El primer encuentro es con la corona de luces a la altura de nuestra cabeza, que convierte a cada uno de nosotros en una suerte de santo con aureola. En un lado está un extraordinario tapiz que reproduce de manera esquemática las fábricas y los trabajadores a partir del notable Augustin Tschinkel quien trabajó sus imágenes en blanco y negro para producirlas masivamente en afiches y panfletos. En el otro extremo se encuentra el video donde Carlos Criminal canta canciones publicitarias de Navidad en versión de rock duro para enfatizar cómo pretendían evadirnos de la realidad. Sintomáticamente Miguel Aguirre llama a esta obra “mañanamañanamañana”. Juan Javier Salazar ya nos había enseñado que siempre hemos sido el país del mañana.

Al ingreso de Auschwitz está escrito en polaco una memorable frase del filósofo español Santayana: “Quien olvida su historia está condenado a repetirla”. En estos tiempos, más que en cualquier otro, estamos obligados a recordar. Y es lo que Miguel Aguirre hace en esta notable muestra, la que consideramos fue la mejor que se ha hecho en espacio alguno durante el año que pasó.

Pizarras

Pizarras dibujadas con tiza reproduciendo avisos pu blicados en los años 85-90 durante la hiperinflación.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Expansiones Formales (Caretas 2460)
Un Artista Mayor (Caretas 2459)
Endogamia (Caretas 2458)
Un Ligero Equipaje (Caretas 2457)
El Gran Circo (Caretas 2456)
Ministro Nieto: Walter Alva Tiene Razón (Caretas 2455)
Revisión: Armando Williams (1980–2016) (Caretas 2454)
El Enigma Del Espermatozoide Maldito (Caretas 2453)
Ética y Estética (Caretas 2452)
Sobre un Asunto de Inteligencia (Caretas 2451)
Una Fiesta (Caretas 2450)
Recordando Sin Ira (Caretas 2449)
El Sitio Específico (Caretas 2448)
El Largo Camino Hacia el no Lugar (Caretas 2446)
Celebración (Caretas 2445)
Perversiones (Caretas 2444)
Entrañable Iturria (Caretas 2443)
ARTE PÚBLICO: El Horror de Dunwich (Caretas 2442)
Una Proeza (Caretas 2441)
Arte – Sanos (Caretas 2438)
Prostíbulo Municipal (Caretas 2437)
Arquitectura y Arte Público (Caretas 2436)
El Dedo en la Llaga (Caretas 2435)
Monumental (Caretas 2433)
El Arte Del Negocio (Caretas 2432)
Treinta y Tres Grados (Sobre Cero) (Caretas 2431)
Nos Habíamos Amado Tanto (Caretas 2430)
Tradición Chilena (Caretas 2428)
La Muerte Como Una de Las Bellas Artes (Caretas 2427)
Una Catedral Contemporánea (Caretas 2425)
Hito (Caretas 2422)
Del Carajo (Caretas 2421)
Elogio de la Pintura (Caretas 2419)
Emilio (Caretas 2418)
Búsqueda | Mensaje | Revista