jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2398

13/Ago/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Acceso libre Luis E. LamaVER
Acceso libre China TudelaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Teatro Obra teatral La Cautiva vuelve a los escenarios. Procuradores Milko Ruiz y Julio Galindo hablan sobre la figura de apología al terrorismo.

Tablas de la Ley

4 imágenes disponibles FOTOS 

La Cautiva.

La Cautiva recoge todos esos miedos que los peruanos arrastramos sin darnos cuenta y que no nos dejan vivir en paz”, dice la actriz Nidia Bermejo. Foto: VÍCTOR CH. VARGAS


“Los senderistas son expertos escabullendo su mensaje en un pseudo arte”, dice Milko Ruiz Espinoza, el flamante procurador antiterrorismo. Recostado sobre su asiento, el también hijo del juez Alberto Ruiz Trigoso, asesinado por el MRTA en 1990, recibe a CARETAS en su despacho de la Calle Chinchón, en San Isidro. “Yo no puedo predecir que ninguna obra de arte será investigada nunca más”, explica, dejando la puerta entreabierta. “Cada caso debe ser evaluado dentro de su contexto”. Según Ruiz, “no es necesario hacer alabanzas o exaltaciones directas a Sendero Luminoso para considerarlas apología al terrorismo”.

En octubre del 2014 una obra teatral se convirtió en el foco de la atención pública. La Cautiva, por desgracia, no solo hizo noticia por su calidad (que la tiene y de sobra), sino porque un informe de la Dirección Nacional Contra el Terrorismo (Dircote) alertó sobre una supuesta apología al terrorismo. El escándalo reventó en enero del 2015 y el entonces procurador antiterrorismo, Julio Galindo, amenazó con denunciar a los realizadores sin siquiera haber visto la obra. Pocos días después el Ministerio de Cultura le enmendó la plana. La bufonada le costó el cargo.

A solo unos días del reestreno de La Cautiva en el Festival Sala de Parto 2015, el propio Galindo -hoy procurador en materia constitucional- se muestra esquivo y cortante. “Al que le guste La Cautiva que vaya a verla pues. Yo nada tengo que hacer con eso”, sentencia desde el otro lado del hilo telefónico. La obra escrita por Luis Alberto León y dirigida por Chela de Ferrari volverá el 9 de setiembre en dos únicas funciones en el Teatro La Plaza. Allí estará nuevamente el personaje de María Josefa y sus polémicas arengas senderistas. “Arengas que ni ella misma entiende pero que le son familiares por el entorno en el que creció”, explica la intérprete Nidia Bermejo. Fueron esos cánticos los que encendieron la alarma de la Dircote. “Que el policía que asistió a ver La Cautiva haya interpretado que se hacía apología al terrorismo demuestra mucha ignorancia. Ese señor nunca fue al teatro ni en el colegio. Y no lo digo con ironía sino con pena”, opina Bermejo. La actriz encarna a la hija de una pareja de senderistas en el Ayacucho de 1984. Una adolescente asesinada por las Fuerzas Armadas que volverá de la muerte para presenciar cómo un capitán y su tropa profanan su cuerpo.

“En casos como La Cautiva se enfrentan dos pasiones: la de los artistas porque se respete su trabajo y la nuestra (de la procuraduría) por perseguir el delito de terrorismo”, explica Milko Ruiz. “Eso es inevitable, pero hay que actuar en base a criterios técnicos”. Según el procurador, el que la denuncia contra La Cautiva nunca haya sido presentada formalmente ante el Ministerio Público juega a su favor. Bajo esa perspectiva, podría deducirse que no hace apología al terrorismo. Sin embargo, el mismo Ruiz no descarta que la procuraduría a su cargo vuelva a tener un papel protagónico en casos donde haya sospechas fundadas. Ya sea en esta obra o en cualquier otra. (César Prado)

Búsqueda | Mensaje | Revista