miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2387

28/May/2015
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Acceso libre TauromaquiaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Urbanismo Estudiantes de arquitectura acampan en protesta contra Castañeda.

Vigilia Contra el Bypass

3 imágenes disponibles FOTOS 

Bypass de Castañeda

Estudiantes de arquitectura pasan la noche en la plaza Bélgica.

Desde hace más de un mes decenas de jóvenes universitarios han tomado la plaza Bélgica, en el Centro de Lima. La plazuela es el epicentro del rechazo total a la construcción del controversial bypass de la Av. 28 de Julio, planteado por el alcalde Luis Castañeda Lossio. La convocatoria de la Unión de Estudiantes de Arquitectura de Lima congrega a once facultades de toda la ciudad a través de las redes sociales. Por ejemplo, con el grupo de Facebook “Toma El Bypass”. Al cierre de edición, a 4,862 personas les gusta eso.

La mayoría de ellos son activistas, estudiantes universitarios y artistas. Se han instalado en carpas, colchas y bolsas de dormir. Se turnan para estar despiertos: la vigilia no cesa. De cuando en cuando sufren el acoso de la Policía. La manifestante Nicole Cuglievan contó cómo los han tratado de desalojar a la fuerza. Incluso los han despojado de sus pertenencias: laptops, cámaras de fotos, comida, mantas.

El pasado martes 19 de mayo, el periodista Javier Lizarzaburu se hizo presente en el lugar, gracias a la gentil invitación del colectivo. Lizarzaburu es representante de la campaña “Lima milenaria: una historia de 4,000 años” que busca el reconocimiento del patrimonio histórico de la ciudad desde la inclusión y el sentido de ciudadanía. Durante su charla, expuso que Lima Milenaria no se trata de un tema de arqueología, cultura o historia. La campaña está concebida bajo una noción de ciudad. Para el periodista, entender a Lima implica “dos grandes ámbitos: el simbólico y el práctico”, y entre ambas dimensiones “hay un canal prehispánico que constituye un elemento de continuidad, como un cordón umbilical que se une a los orígenes de la ciudad”. La historia de Lima, explica, debe considerarse desde antes de 1535. “Hemos pasado terremotos, hambrunas, invasiones, fenómenos del Niño y todavía seguimos acá, pero no nos damos cuenta de todo el bagaje de historia. Todo este simbolismo afianza el sentido de ciudadanía”, afirma.

¿Cuál es el referente simbólico que debería unir a los limeños? Para Javier Lizarzaburu la respuesta es simple: “el referente simbólico de la historia de Lima comienza desde hace 4,000 años pero hasta hace un tiempo creíamos que comenzaba en 1535”.

Para Lizarzaburu “somos muchos compartiendo un mismo territorio pero no nos une un ideal de ciudad e identidad, la historia de Lima es una historia de exclusión; que una ciudad tenga casi la mitad de su población completamente desvinculada y que no se sienta parte del lugar en el que vive significa que no se pueden lograr metas y objetivos trazados”.

El desafío es muy grande para una ciudad desértica, vulnerable al cambio climático, con serios problemas de infraestructura y con limitados recursos. Según estimó el expositor en la charla, si no hay cambios en el presente, en el 2020 estos problemas afectarán a una población de 20 millones de habitantes.

En declaraciones a CARETAS, Lizarzaburu opinó que “no hay una visión de lo que es la ciudad de Lima y, a pesar de que se le pidió al alcalde Castañeda que presentara un plan para Lima, no lo hizo; esa manera de gobernar ya murió, sobre todo cuando existen ciudadanos que desean elevar su voz de protesta”.

“El alcalde Castañeda se ha ganado la reputación de no decir mucho sobre lo que planea hacer con la ciudad, eso no funciona porque una autoridad tiene la obligación de explicar e informar sobre su trabajo; respecto al tema del bypass, hay dos informes elaborados por expertos de la Universidad Nacional de Ingeniería que plantean que esa propuesta no debe proseguir; en una ciudad democrática eso se debe respetar”, acota Lizarzaburu. Una cosa es ser mudo. Otra, muy distinta, es ser sordo y ciego. (Adolfo Cabrera Iwaki)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista