miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2342

10/Jul/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre FútbolVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Brasil 2014VER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Suplementos
Acceso libre Medio AmbienteVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nacional De una ínsula del Huallaga a París: el prodigioso cacao Makao.

El Chocolate de la Isla

2 imágenes disponibles FOTOS 

Cacao

Jenny Mandujano y los frutos de Pucacaca, posibles gracias a la erradicación de miles de hectáreas de coca.

El distrito de Pucacaca, provincia de Picota, se encuentra en el km 58 de la Carretera Fernando Belaunde Terry (ex Marginal de la Selva) a unos 40 minutos de Tarapoto. El pueblo colinda con la carretera por un lado y con el río Huallaga por el otro. Cruzando el río por un macizo puente se puede llegar a una pequeña isla amazónica, que parece sacada de Charly y la fábrica de chocolates, en la que Willy Wonka encontraba el cacao de los umpa lumpas en la ubicuidad de la selva. En efecto, en esta isla los pobladores del grupo étnico Huambisa aún cultivan el fruto que llaman “Makao”, nombre nativo del cacao.

Aunque los productores artesanales de cacao, por lo general, no están familiarizados con su sub-producto, el chocolate. Arturo Urrelo y su esposa Jenny Mandujano, decidieron hacer una fábrica de chocolates en Pucacaca para aprovechar ese cacao tan especial del pueblo natal de Arturo. Él se encarga de que los productores conozcan el fruto de su trabajo, es por eso que, tras haber obtenido un premio en el Salón del Chocolate de París, los convocó en la fábrica, les hizo probar el chocolate y les dijo: “Este es su cacao, ha llegado hasta París y ha sido premiado” Los productores se sienten orgullosos, motivados y dignificados al probar el fino chocolate que se produce a base de su cacao.

“Nadie pensó que en un pueblito como Pucacaca se iban a hacer chocolates que lleguen a Francia y ganen premios… pero aquí estamos”, dice (Arturo Urrelo).

Como parte de su rutina comercial, Makao participa de muchas ferias nacionales e internacionales. La semana pasada estuvieron presentes en el Salón del Chocolate y el Cacao en el Circuito Mágico de las Aguas, en el Parque de la Reserva de Lima, entre otros ochenta stands de marcas como La Ibérica y La Orquídea, que forman la directriz en la creciente industria chocolatera peruana.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista