lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2339

19/Jun/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Brasil 2014VER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Local ¿Esperpento arquitectónico o vía de recurseo? Luis Repetto defiende la controvertida escalera en obras del Metro de Lima.

Escalera al Más Allá

4 imágenes disponibles FOTOS 

Cementerio

¿Descanso en paz? La escalera de la discordia, afirma Repetto, contó con visto bueno de consultor de la Unesco.

De la mano de su abuela, el pequeño Luis Repetto contaba apenas diez años cuando visitó el Presbítero Maestro por primera vez. Lo acompañaban otros 45 nietos. Corría el año 1964 y era la visita mensual de rigor al cementerio luego de la misa del Niño Doctorcito en Santo Domingo. Finalizado el recorrido fúnebre, el paseo continuaba con mejor sabor frente a la puerta número 3 del camposanto, donde la turba de chiquillos acudía a devorar pan con chicharrón en restaurante de peculiar cartel: “Aquí se está mejor que al frente”. Y a chicharrón, precisamente, es a lo que a muchos les ha sabido la escalera de acceso que acaba de construirse en dicho cementerio como parte de las obras del Metro de Lima. Repetto, presidente de la Asociación Civil Museo Cementerio Presbítero Maestro y gestor de esta iniciativa, afirma que lo que pareciera una locura estética y atentado a la integridad del patrimonio, responde a una urgencia práctica: brindar un acceso seguro que permita a deudos y turistas visitar el cementerio. Valga el oxímoron: hacer del Presbítero un cementerio vivo. Veamos.

–¿Por qué no es una locura la construcción de esta escalera?
–No lo es porque Lima y el Perú en general vive una profunda crisis de seguridad, y hay 220 mil personas enterradas en el Presbítero que no pueden ser visitadas por sus deudos porque no se generan los mecanismos de seguridad y sostenibilidad para el cementerio. Las medidas de seguridad (de la estación) son perfectas, todo está enrejado, sales de la estación, bajas las escaleras, atraviesas un enorme jardín e ingresas al museo de sitio, porque con el tren eléctrico el Presbítero Maestro ha ganado un edificio para el museo de sitio de próxima inauguración. Para el acceso, primero se pensó en una puerta, pero no había cómo cortar el cuartel, entonces se planteó un ingreso subterráneo peatonal, pero no había estructuras que pudieran soportarlo. La otra salida es la que se ha hecho de acuerdo a las normas internacionales de conservación de monumentos.

–¿En qué medida va a apoyar esta obra en la conservación del cementerio?
–La Asociación Civil Museo Cementerio Presbítero Maestro está programando ya, a partir del viernes 20, una serie de visitas especiales a un costo de 50 soles. El íntegro del dinero, a través de un convenio con la Beneficencia, irá a la recuperación del Presbítero Maestro. Estas visitas se van a hacer cuatro veces al año. La primera será un circuito turístico con los personajes enterrados en el sector del nuevo acceso: las puertas 1 y 2, donde están enterrados el presidente Pérez Godoy, González Prada, donde está el mausoleo inmenso de Esteban Campodónico y el de la familia Diez Canseco Cisneros, donde van a trasladar a Javier. Y por otro lado, vamos a lanzar la campaña “Adopte una escultura”, para lo cual hemos separado diez esculturas para su recuperación.

–La escalera se ve bien…
–Se ve bien porque es reversible.

–No, se ve bien rara.
–Se ve rara porque todavía no está terminado el tratamiento paisajístico. La obra está en bruto, todavía no está revestida, el proyecto aprobado tiene una cortina verde, para que no se vea la línea del tren, pero todavía no han crecido los árboles. La escalera te da seguridad, dignidad para los muertos y sostenibilidad para que cuando se produzca Don Juan Tenorio puedas tomar el tren y ver el espectáculo. Ahora podrás visitar a tu familia sin ponerte en peligro, y tendrás un museo de sitio con la información histórica del cementerio. Hemos ganado infraestructura, seguridad, sostenibilidad. (Maribel De Paz)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Local
Escalera al Más Allá
Luthiers Criollos

Búsqueda | Mensaje | Revista