sábado 22 de julio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2332

30/Abr/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre SociedadVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Personajes Peruana Ruth Buendía recibe en EE.UU. el Premio Ambiental Goldman para “héroes del medioambiente”.

La Heroína Asháninka

3 imágenes disponibles FOTOS 

Ashaninka

Galardonada Ruth Buendía, cuya infancia en Cutivireni fue interrumpida por la violencia senderista.

De su infancia, Ruth Buendía no conserva muchos buenos recuerdos. El senderismo llegó demasiado pronto para segar la vida de su padre. Presidenta desde hace ocho años de la Central Asháninka del Río Ene, Buendía fue galardonada el pasado 28 de abril con el prestigioso Premio Ambiental Goldman dotado de 175 mil dólares, por haber logrado organizar al pueblo Asháninka en oposición a la construcción de dos grandes represas que hubieran desarraigado a las comunidades al lado del río Ene. Aquí, responde desde San Francisco.

–¿Qué ha sido lo más difícil en su lucha por evitar la construcción de la represa de Pakitzapango?
–Contrarrestar las mentiras y acusaciones que venían de todos lados: la empresa, mis propios hermanos, instituciones públicas. Impedimos que 79 mil hectáreas de bosques de la selva central se inundaran. No estamos en contra del desarrollo, pero un proyecto de esta naturaleza era impensable, no podíamos permitir que nuevamente nos desplazaran y olvidaran nuestra opinión como ciudadanos. Como mujer también fue complicado, tuve que dejar a mis hijos pequeños, dos nacieron en plena campaña.

–¿Cuáles son las principales amenazas que afectan al pueblo Asháninka?
–Mientras nuestros territorios no estén legalmente salvaguardados es difícil hablar de seguridad. El Gobierno Regional de Junín sigue sin cumplir con el proceso de titulación, argumentando falta de presupuesto. Sin embargo, han aprobado un proyecto de 250 mil soles para implementar casetas turísticas en la Reserva Comunal Asháninka, casetas que nadie visita porque la zona es insegura. Además, preocupa la presencia de Pluspetrol, lote 108, cuya concesión atraviesa casi todo nuestro territorio, sin olvidar los proyectos hidroeléctricos Pakitzapango y Tambo 40, que no han sido encarpetados.

–¿Cuáles han sido sus mayores satisfacciones en su lucha por los derechos de su comunidad?
–Promover la producción de cacao y mejorar las condiciones de comercialización en beneficio de nuestras familias. Estamos gestando una escuela política y de buen gobierno con líderes indígenas, y también hemos construido escuelas. Debo confesar que este premio también es una gran satisfacción. No luchábamos entonces, y no luchamos ahora, para recibir premios, pero al recibirlo me doy cuenta que la vida, a pesar de lo que dice un gran poeta peruano, no está hecha solo de “duros golpes”. También se teje a veces de gestos generosos y momentos de emocionante consuelo como este.

–Finalmente, ¿qué temas tiene en agenda para los encuentros con autoridades en EE.UU.?
–Muchas de nuestras comunidades viven de la venta de madera, un negocio muy informal, queremos apoyo para mejorar el manejo de nuestros bosques. Pero, sobre todo, apoyo para mejorar la educación en nuestras comunidades. Si la educación de nuestros hijos no mejora, estamos condenados al olvido. Nuestro pueblo siempre ha sido marginado, no solo por la invisibilidad de que somos objeto cuando el Estado planifica grandes proyectos, el problema es que no somos vistos como ciudadanos. Tenemos derecho a tener derechos y que nuestras aspiraciones sean incluidas como parte de este gran proyecto llamado inclusión social. (Maribel De Paz)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista