jueves 13 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2325

13/Mar/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Acceso libre GastronomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Local A la espera de la deliberación del Tribunal Eclesiástico, todas las partes del caso Jason Day dan fe de sus puntos de vista.

La Encrucijada de Jason

5 imágenes disponibles FOTOS 

Jason Day

Jason Day está corrigiendo un guión sobre el episodio. “Mi primera válvula de escape fue la ficción”, recuerda.

No tiene que haber penetración ni tacto genital para que eso pueda considerarse un abuso”, explica Jason Day, dándole la espalda a la Catedral de Lima. “Y en cualquier caso yo no he puesto una denuncia de abuso sexual porque eso, en efecto, no hubo.” El actor observa la Plaza de Armas desde lo alto del edificio de CARETAS. Es consciente de que “no existe una figura penal que castigue lo que ocurrió”, como escribió en una carta que Panorama publicó el domingo 23 de febrero. Con la mirada fija en el horizonte, vuelve a hablar. “Pero hubo una situación extraña, incómoda e inaceptable, un rompimiento de los límites que deberían existir, sobre todo tratándose de un niño y habiendo una confianza ganada”. También es consciente de que parece uno de ellos, a pesar de que nunca perteneció al Sodalitium Christianae Vitae. “Tengo el look del sodálite”, dice con una sonrisa.

El episodio que contó el sábado 22 de febrero en su columna de La República ocurrió en junio de 1996, cuando se preparaba para hacer la Primera Comunión. “Tenía solo nueve años”, recuerda Day, poniendo el énfasis en la cifra. Luego de revelar su testimonio el actor recibió una andanada de agresiones. Un burdo intento de cuestionar desde su apellido hasta su fecha de nacimiento (8 de julio de 1986), pasando por su nivel actoral y la misma existencia de la parroquia aludida. La coincidente confusión de fechas de la periodista Rossana Echeandía –miembro de la Asociación de María Inmaculada (AMI) creada por Luis Fernando Figari, fundador del Sodalicio- y la “entidad autónoma” ACI Prensa –dirigida por el sodálite Alejandro Bermúdez– sugirió un ataque concertado, iniciativa que ha sido negada por el Sodalicio de Vida Cristiana a través de un comunicado. “Entiendo que un troll lo diga, pero ¿una editora central de El Comercio? Fue un artículo muy irresponsable”, opina el actor. Al cierre de edición, el actor ha repartido cartas notariales exigiendo una rectificación. Desde el otro lado, también se espera una rectificación y se prevé una fuerte respuesta legal. El caso Day ha provocado una silenciosa ola de testimonios, por ahora anónimos. Ambas partes están a la espera de lo que resuelva el Tribunal Eclesiástico ante la denuncia presentada el pasado jueves 6 de marzo del 2014.

FERROGGIARO Y EL MARKHAM

CARETAS se comunicó con Luis Ferroggiaro, quien actualmente está en la Universidad San Pablo de Arequipa. El sacerdote se disculpó amablemente y evitó dar declaraciones más allá de la entrevista concedida a Noticias Sodálites Perú (y que reprodujo ACI Prensa), “donde expreso mi parecer sobre lo que usted llama ‘el caso Jason Day’”. Ferroggiaro agregó que “dado que el Sr. Day ha recurrido al Tribunal Eclesiástico, por respeto a esa instancia pienso que lo correcto es no otorgar ulteriores entrevistas”. Como se recuerda, anteriormente Ferroggiaro declaró: “No recuerdo al Sr. Day ni el hecho específico que él describe”.

La historia de Ferroggiaro y el Colegio Markham se remonta a los ochentas. Antes de aquella década, la amable Miss Ferrer era la encargada de las puntuales pero escuetas clases de religión que se impartían en ese centro educativo laico. Fue en los ochentas que llegó al colegio de Miraflores una agresiva delegación del Sodalicio liderada por el carismático Alberto Gazzo. Con base en un apostolado permanentemente proactivo y personalizado, 5 esta intentó despertar la vocación religiosa entre los alumnos. Algunos markhamians terminaron uniéndose a sus filas. Entre ellos estaban Daniel Murguía y Luis Ferroggiaro, ambos de la promoción XXXIII del Markham, egresada en diciembre de 1983. Años después, en octubre del 2007, Murguía Ward sería detenido por policías de la comisaría de Alfonso Ugarte del centro de Lima en un acto tipificado en el Código Penal como delito de abuso sexual. Luego de pasar dos años en prisión, Murguía salió en libertad en mayo del 2009. En enero del 2010 fue absuelto por la Tercera Sala Penal para Reos en Cárcel. Al caso Murguía se le sumaría el destape del caso Germán Doig Klein, el entonces número dos. (CARETAS 2166 – Abuso Sexual en el Sodalitium)

Fue en los noventas que la delegación del sodalicio se incrementó en número en el Markham. Una masa crítica de fastidio se empezó a formar entre algunos padres de familia. Por esos años circulaban historias de chicos que eran alejados de sus padres e inclusive enfrentados a ellos.

En marzo del 2011 el entonces director del Colegio Markham, Julio Alfredo Castro Taboada, respondió en una carta en CARETAS a otra misiva del periodista y old Markhamiam Miguel Santillana. Decía a la letra: “Desmiento las afirmaciones que hiciera el lector Miguel Santillana en CARETAS 2168. Soy profesor del Colegio Markham desde 1971 y director del mismo desde 1993. Es cierto que contamos con la colaboración de los integrantes del Sodalicio de Vida Cristiana para la enseñanza de Religión en los dos últimos años de Secundaria en los 80’s, pero en ningún momento hemos tenido un solo caso de estupro o de erróneo comportamiento sexual. Prescindimos de la cooperación del Sodalicio porque deseábamos una enseñanza más humanista y social de la Religión y no por los motivos que indica Santillana”. Este último, en carta del 11 de febrero del mismo año, decía que la organización religiosa mencionada había sido “invitada a retirarse del Colegio Markham por casos de estupro que no llegaron a revelarse a la opinión pública para no causar un escándalo”.

Ferroggiaro fue profesor del Colegio Markham de 1991 a 1993. Al despedirse, recibió una carta del entonces director, Alfredo Castro Taboada. La constancia del 4 de agosto del 93 dice que “don Luis Ferroggiaro Dentone cumplió a cabalidad y a entera satisfacción sus funciones docentes en el Colegio Markham”. Además, añade que “en todo momento mantuvo una elevada actitud profesional y su desempeño mostró una clara correspondencia con los principios morales, humanos y religiosos que inculcó a sus alumnos”. Finalmente, el comunicado precisa que su salida “ha sido motivada por una decisión enteramente personal”.

A fines de los noventas, Ferroggiaro se haría amigo de Jorge Mario Bergoglio. Se conocieron en 1997, un año antes de que el actual Papa fuese designado arzobispo de Buenos Aires. La amistad implicó coordinaciones eclesiásticas hasta el 2004.

Antes, en junio de 1996, Ferroggiaro regresa a su colegio siendo ya un sacerdote sodálite. Volvió para preparar a los chicos de la promoción que egresaría en el 2003 en la primera comunión. Entre esos chicos estaba Jason Day.

HABLA EL SODALICIO

En una carta del 3 de marzo del 2014 el monseñor Luis Bambarén le aclara a Erwin Scheuch, vocero del Sodalicio de Vida Cristiana, el contenido de una entrevista que le brindó a Radio Exitosa. El jesuita confesó sentir “pena y vergüenza que haya algún sacerdote que incurre en cualquier forma de ofensa al pudor de un menor”. Sin embargo, aclara que “no quedó claro si hubo o no abuso” en relación al episodio citado, y que “en ningún momento me refería al caso de Jason Day”. En vista de los acontecimientos, CARETAS buscó a Scheuch. El vocero sodálite aseguró que “las puertas están abiertas para cualquiera que necesite hacer una acusación concreta”, manteniendo las reservas que el caso amerita. Incluyendo al propio Day. Desde el Sodalicio hay quienes sugieren que los tiempos han cambiado, y que el aggiornamiento ha sido inevitable. Por supuesto, las dudas razonables persisten, sobre todo luego de presenciar las reacciones de algunos de sus más acérrimos creyentes. Por lo pronto, esta puede ser la prueba de fuego.


El Expediente Salinas

Periodista Pedro Salinas y Paola Ugaz

Periodistas Pedro Salinas y Paola Ugaz preparan libro con una veintena de testimonios.

Pedro Salinas y Paola Ugaz investigan el tema desde diciembre del 2010. La inminente publicación de la editorial Planeta reúne una veintena de testimonios y un acercamiento a las lecturas e ideas del Sodalitio desde su fundación en el Perú, allá por 1971. Las denuncias también incluyen un ambicioso recorrido por las propiedades de la congregación y un repaso a las hoy inhallables memorias de Luis Fernando Figari. El caso del blogger y exsodálite Martín Scheuch (laslineastorcidas.wordpress.com) –hermano del vocero del Sodalicio– no forma parte del libro, pero ayudó a desentrañar parte de la historia. Evidentemente, el caso Day estará incluido en el libro.

Psicoanálisis del Caso

Psicoanálisis del Caso
El instrumental psíquico del que dispone un niño promedio de 9 años ante las insinuaciones y abusos sexuales de un adulto es muy restringido. Por eso una de las opciones de las que dispone, fuera de la huida que nos relata Jason Day, es la de almacenar esa experiencia en algún rincón de su mente hasta que algo, años después, haga que la recupere e intente procesar el acontecimiento traumático. Entonces podría disponer de mejores herramientas para procesarlo. Esto es lo que en psicoanálisis se conoce como acción diferida o a posteriori. El daño se produce, pero la mente se defiende procurando aislarlo. Los resultados, por supuesto, serán variables en función de la gravedad de lo acontecido y la estructura psíquica de la víctima. Jason Day citó en el Twitter (@MrJasonDay) una entrevista que me hizo Cecilia Valenzuela hace 12 años, en relación a un reportaje sobre el Sodalicio. En esa ocasión formulé la hipótesis de que cualquier organización tan sectaria y dogmática, basada además en una represión sexual obsesiva y persecutoria, está condenada a la trasgresión. Y si el movimiento es solo de hombres jóvenes, muchos de ellos menores de edad, la pedofilia homosexual está a un paso. El tiempo, lamentablemente para los chicos que fueron reclutados cuando muchos no tenían cómo resistir esa captación seductora, ha demostrado que estaba en lo cierto. (Escribe: Jorge Bruce*)

---------------
* Psicoanalista

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Local
La Encrucijada de Jason
En Cuerpo y Alma

Búsqueda | Mensaje | Revista