martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2319

30/Ene/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Justicia Instancia Suprema archivó juicio contra Ira Rennert. No se verán correos que probarían fraude en La Oroya.

Gallinazo de Fiesta

3 imágenes disponibles FOTOS 

Ira Rennert

Con tecnicismos, Rennert tapó informes y e-mails otorgados por la corte de Missouri.

La semana pasada se publicó la sentencia de la sala Penal Permanente de la Corte Suprema, presidida por Javier Villa Stein, que en la práctica, bloqueó la inclusión de importante información obtenida en cortes de Estados Unidos como evidencia en el juicio por insolvencia fraudulenta seguido contra el magnate Ira Rennert, por la compra del complejo metalúrgico de La Oroya, en 1997, sin aportar capital fresco.

El voto unánime de la Sala, que refrenda la exposición de la jueza Janet Tello Gilardi, archivó el proceso por la falta de un informe de Indecopi que Fiscalía debió recabar al formalizar la denuncia.

La omisión tumbó el juicio en el que se hubieran ventilado “e-mails e informes internos de Rennert, obtenidos lícitamente en la Corte de Missouri, en que se prueba la intención de estafa”, según dijo José Antonio Caro, abogado de Cormin, durante las audiencias públicas del juicio, en noviembre pasado.

Cormin es la subsidiaria del trader holandés Trafigura y acreedora de Doe Run Peru por una deuda de US$ 24.2 millones, de ahí su interés en demostrar que las maromas financieras de Rennert tuvieron carácter fraudulento y evitar que quede como principal acreedor de sí mismo durante la liquidación de la empresa.

Por ello acudió a los tribunales americanos y pidió a las cortes del Distrito Este de Missouri y del Distrito Judicial Sur de Nueva York sendos procedimientos de “Discovery” en los que Rennert tuvo que entregar información relevante sobre Doe Run Resources Corporation (DRRC), Doe Run Acquisition Corporation (DRAC) y el grupo Renco, para ser usada en los juicios que las empresas de Rennert mantienen en el Perú.

El pedido fue aceptado y la orden emitida por la jueza Carol E. Jackson, en setiembre de 2011, considerando que las empresas de Rennert mantenían varios procesos judiciales: el procedimiento de insolvencia iniciado por Cormin, una acción civil judicial para determinar la validez de la demanda entre Doe Run Cayman y Doe Run Peru, el juicio de líbelo de Doe Run contra Cormin, y la investigación criminal a DRP iniciada a pedido de Cormin, que el fallo de Villa Stein habría terminado de bloquear.

Más importante aún, la jueza Jackson toma en cuenta para su resolución la inasistencia de Rennert a la citación hecha por la Fiscalía el 20 de septiembre de 2011 y la falta de autoridad de la fiscalía peruana para obligarlo a “entregar toda evidencia relevante”, procedimiento común en la justicia americana.

Pero ni así estas pruebas vitales pudieron ser admitidas.

“Nosotros somos competentes si la ley nos da la competencia. Si no es así, por más que queramos no podemos intervenir”, reconoció Villa Stein el 11 de noviembre pasado, reconociendo que el debate iba a ser puramente técnico.

Y efectivamente, la Sala terminó atada de manos: la resolución firmada por la Sala de Villa Stein declara nula la apertura del proceso, “insubsistente” la formalización de la denuncia y “nulo todo lo actuado”.

Cormin mantiene los e-mails e informes internos obtenidos en reserva con la esperanza de utilizarlos en el juicio que se le sigue a Rennert en la 5° Sala Penal de Lima por falsa declaración en procedimientos administrativos, con audiencia en marzo.

Pero por el momento la información vital no será judicializada y el gallinazo seguirá picoteando los andes peruanos.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista