martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2319

30/Ene/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia Se reúne la obra del hombre que venció fronteras entre Chile y Perú.

Alzedo Vuelve a Sonar

José B. Alzedo

Vivió 90 años entre la Colonia y la República, entre Perú y Chile.

Respetable público: Con el mayor placer me hago el honor de anunciaros la resolución de mi permanencia en el pueblo de mi nacimiento. Cuarenta años habrían bastado a borrarme de vuestra memoria (…) a no haber dejado en el país, indelebles motivos de recuerdo. La Canción Nacional Somos libres… En esta inteligencia, las personas que necesitasen mis servicios (Canto, Piano, Armonía y Canto-llano) podrán ocurrir a la calle de Huallaga cuadra 4ª., número 162, seguro que con la mayor franqueza estará a vuestras órdenes vuestro compatriota y servidor./ José B. Alzedo”.

Con este aviso publicado en 1864 en El Comercio, el compositor de nuestra Canción Nacional anunciaba por tercera vez su voluntad de permanecer en tierras peruanas luego de una estancia no lineal de cuarenta años en Santiago de Chile. Ahí llegó a ser maestro de capilla, que era el cargo más relevante para un músico académico de su tiempo, y pasó la mitad de su vida adulta entregado a la composición de obras religiosas y patrióticas principalmente. Eran tiempos anteriores a la guerra con Chile, cuando el sentido de patria tenía un concepto más continental que local.

La reunión de la obra completa de Alzedo (nacido en Lima en 1788) fue siempre un viejo anhelo para diversos estudiosos. Los musicólogos chilenos Víctor Rondón y Juan Manuel Izquierdo, con la colaboración del Fondo de Apoyo para la Investigación Científica y Tecnológica de su país, estuvieron hace unos meses de paso por Lima dedicados a la recuperación del archivo de Alzedo, disperso entre la Biblioteca Nacional y los conventos religiosos en los que produjo su obra.

El proyecto, titulado “Alzedo sonando”, recurrió al intercambio de los archivos de Alzedo hallados en ambos países. Juan Manuel Izquierdo, magíster en Musicología y profesor del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile, señaló: “Tenemos la figura de Alzedo diciendo ‘mi patria es el Perú, pero esta –Chile– es mi segunda patria’. Y hay también una carta donde se refiere a hacer una composición para celebrar la independencia de allá, entonces es una música que no pertenece a un país o al otro, ni siquiera a ambos, sino que es parte de América Latina y él lo entendió de esa manera”.

La reunión de la obra de Alzedo en un momento en que el tribunal de La Haya acaba de anunciar su fallo, es una invitación a repensar la unidad de nuestros países teniendo a Alzedo como figura que nos invita a escucharnos, ya no en nuestros alegatos jurídicos, sino en la música que escribió en una partitura libre de territorios y fronteras. (Escribe: Marino Martínez E. )

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista