martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2317

16/Ene/2014
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre TecnologíaVER
Sólo para usuarios suscritos Cultura
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Fútbol Pese a una temporada sin títulos, CR7 recuperó el premio al mejor jugador del 2013.

El Oro y la Espera

3 imágenes disponibles FOTOS 

Cristiano Ronaldo y el Balón de Oro

En el 2013, Ronaldo marcó 66 goles en 56 partidos para el Real Madrid y Portugal, y sumó 15 asistencias.

"No es lo que nos motiva”, dicen actores y actrices ignorados por los más grandes premios de la industria (hola, DiCaprio), pero sí que importa. Sucede igual con los artistas de la pelota, que incluso tienen otros títulos, logrados en competencia, que pueden ostentar. Nadie es inmune a la percepción de sus pares, por eso las lágrimas de Ronaldo al recibir el Balón de Oro.

En cuatro años como actor secundario en el show de Messi, Ronaldo llegó a afirmar que ya no creía en el premio, y que poco le importaba, pero la máscara cayó al oír su nombre. Ronaldo estaba tan seguro que hasta llevó a su hijo y a su madre, que acompañó sus lágrimas desde la platea.

Después que recibiera el Balón de Oro en el 2008, el premio incluso había cambiado de nombre. El viejo Ballon D’Or de la revista France Football (que premió solo a jugadores europeos hasta 1994) se fusionó con el premio de la FIFA en el 2010, y desde entonces había tenido un único dueño.

Las reformas del galardón y sus nuevas categorías también han reparado otras injusticias a lo largo de los años. En 1995, cuando se abrió el premio a jugadores no europeos, se entregó un Balón de Oro honorífico a Diego Armando Maradona, hasta entonces excluido por las condiciones. Este año, Pelé se emocionó al recibir el suyo, cantado de antemano. Como si, con un premio así en juego, ni tres mundiales ni 1,281 goles valieran tanto. (LM)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista