domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2307

31/Oct/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre AniversarioVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre TeatroVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Disco Duro
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Medios La compra de Epensa por el Grupo El Comercio fue materia de especial atención en Denver, sede de la sexagésima novena asamblea anual de la SIP.

Refriega en Denver

6 imágenes disponibles FOTOS 

Denver - Marco Zileri

Marco Zileri presentando el informe final sobre Libertad de Expresión del Perú. A su izquierda, Jaime Mantilla, presidente de la SIP.

La escena era digna de un duelo en el Far West. Los personajes antagónicos ubicados con premeditado cálculo: Gustavo Mohme, en la mesa directiva, al centro; los Miró Quesada y los Agois, en el auditorio, sin quitarle la vista, en primera fila.

El que pestañeaba, perdía.

El hotel Brown Palace, ícono arquitectónico de Denver, fue el escenario del drama. Reuniones discretas, intermediarios y, faltaba más, el solícito “correveidile” despachado por la escalera de servicio tensaban el curso de la sexagésima novena asamblea anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) del 18 al 22 de octubre pasado.

Inaugurado en 1892, el Brown Palace es símbolo de la fiebre del oro que transformó el polvoriento condado de Denver, en el corazón de EE.UU. y al pie de las Montañas Rocosas, en un pujante cruce de caminos de la economía norteamericana.

Llanuras ancestralmente pobladas por indios apaches y pistoleros, el propio bar del Brown Palace fue escenario de un sonado triángulo amoroso que culminó a balazos en el hotel, precisamente triangular, en 1911.

AMENAZAS A LA LIBERTAD DE PRENSA

A partir del 18 de octubre, el histórico hotel fue sede de la asamblea de la SIP que tomó registro de los desafíos –graves y urgentes– que enfrenta el ejercicio de la libertad de prensa en América.

En Argentina, la Corte Suprema de Justicia dictaminó la constitucionalidad de la polémica Ley de Medios Audiovisuales, que castiga al Grupo Clarín en particular.

En Ecuador, la Ley Orgánica de Comunicación ha impuesto cuatro controles de censura sobre la prensa.

En EE.UU., el “chuponeo” a cargo de los aparatos de Inteligencia violentó la redacción de Associated Press y ha generado un revuelo mundial.

En Nicaragua, Venezuela, Bolivia y Argentina, la “adquisición masiva de medios de comunicación por parte de los gobiernos, ya sea directa o a través de personas afines a los mismos”, amenaza a la libertad de expresión.

En Colombia, Panamá, Brasil y Perú se aprecia una “creciente industria” de juicios y demandas judiciales como “forma de acoso” a los medios de comunicación.

Y en Latinoamérica en general, el alto número de periodistas asesinados, 14 en los últimos seis meses –tres en México, dos en Brasil, dos en Colombia, dos en Guatemala, dos en Haití y uno respectivamente en Ecuador, Honduras y Paraguay–, es una de las cifras más altas en los últimos 20 años.

ELECTROSHOCK PERUANO

Pero el duelo entre Mohme y los Miró Quesada/Agois por la compra de Epensa fue un electroshock especial para la Sociedad, tratándose de antiguos y respetados miembros.

Según Mohme, presidente del Grupo La República, la nueva sociedad es inconstitucional, pues atenta contra el artículo 61 de la Carta y es contraria a la Declaración de Principios de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La última e intensa campaña publicitaria de El Comercio parece tomarle el pelo a quienes acusan al Grupo de voracidad y actitud predatoria en el mercado.

“¿Y tú cómo vas a crecer?”, machaca el spot publictario.

La nueva expansiva etapa de El Comercio coincide con el nombramiento de Fritz Dubois, el primer director periodístico que no es de la familia Miró Quesada en más de 100 años. Dubois ha impreso a la línea editorial del Decano una renovada ética de capitalismo shumpeteriano.

“La única manera que un medio puede alcanzar sosteniblemente un porcentaje dado del mercado de prensa escrita es mediante la elección de las personas que lo leen. Luego, no es posible limitar el derecho de un medio a alcanzar tal o cual porcentaje del mercado sin limitar al mismo tiempo el derecho de los consumidores a elegirlo”, editorializó el Decano el jueves 24 en respuesta a los cargos de oligopolio.

En la lógica de destrucción creativa desarrollada por el economista austriaco Joseph Shumpeter, El Comercio sostuvo que el “ingreso al mercado de prensa escrita es ilimitado”; por cierto, no mencionó que la torta publicitaria no lo es.

La primera plana del domingo último de El Comercio, que cargó las tintas al financiamiento de los medios estatales –“Más de S/. 145 millones cuestan los medios estatales peruanos”–, sugiere una nueva veta de mercado.

¿Y tú cómo vas a crecer?

Para Gustavo Mohme, presidente del Grupo La República, la “alta concentración hace materialmente imposible la libre competencia en el sector”.

El Comercio había optado por silenciar la controversia sobre la concentración mediática que inició La República y que ha sido abordada por CARETAS 2301 y la última edición de Poder.

Tan importante es lo que dice como lo que calla el medio, en este caso, la corporación.

Pero el tema puesto sobre el tapete en la 69 Asamblea Anual de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), en Denver, Colorado, EE.UU., por quien escribe, vicepresidente del Comité de Libertad de Expresión de la SIP para el Perú, provocó un intenso debate de dos horas, el domingo 20.

Por cierto, la singular naturaleza de la controversia dividió a la Asamblea, unos respaldando a El Comercio que sostuvo que el tema de la concentración mediática no es materia de la SIP, mientras que otros compartieron la idea que esta podría en efecto afectar a la libertad de prensa.

Alejandro Miró Quesada refutó el informe, y pidió que se suprima toda referencia a la operación comercial. Se sumaron a esa posición Francisco Miró Quesada, Luis Agois, Iván García, Fritz Dubois, Tony Pederson y Roberto Rock.

¡No maten al mensajero!, alertó Mohme en su intervención.

El piurano reservó su intervención hasta el final. En términos estratégicos, era 20/80. Suprimir del informe de la SIP toda referencia a la discusión sobre la concentración mediática implicaría reproducir el silencio de Lima en Denver, argumentó con toda razón.

Por cierto, nadie estaba inventando la pólvora.

La Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión adoptada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en el 2000, dice textualmente: “Los monopolios y oligopolios en la propiedad y control de los medios de comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno derecho a la información de los ciudadanos” (http://www.cidh.oas.org/basicos/basicos13.htm)

La Constitución del Perú es igualmente explícita en la materia en su artículo 61.

Lo cierto es que la sociedad entre El Comercio y Epensa reserva el control editorial de los diarios Correo, Ojo, Ajá y El Bocón a la familia Agois, mientras que la producción, impresión y comercialización de los diarios están a cargo de Epensa S.A., cuyo directorio es controlado por El Comercio.

“Si intentan cambiar la línea editorial, yo seré el primero en denunciarlo”, aseguró Luis Agois enfáticamente.

Corporativamente el asunto es un tanto más complejo, puesto que El Comercio fundó Perú.21 para competir en el mismo segmento que Correo, al punto que se siguen pisando los pasadores en la primera plana.

Por cierto, la regulación sobre concentración de medios en el espectro radioeléctrico es una norma general en el mundo; y, ahora, las nuevas tecnologías de la información son materia de una profunda reflexión sobre su impacto en el cumplimiento de la vocación cívica y rol democratizador en la sociedad de la prensa independiente en la Unión Europea (Ver informe del Grupo de Alto Nivel sobre la Libertad de los Medios de Comunicación y el Pluralismo, Medios de comunicación libres y pluralistas para sostener la democracia europea (http://ec.europa.eu/digital-agenda/sites/digital-agenda/files/HLG%20Final%20Report.pdf).

Se entiende que las sociedades democráticas están mejor servidas cuando cuentan con una prensa vibrante, competitiva y plural.

El uruguayo Danilo Arbilla anotó en el minuto final. “Hubiéramos preferido que la controversia entre dos estimados socios y amigos de la SIP no sea materia de esta asamblea, pero el vicepresidente de Libertad de Expresión del Perú ha puesto sobre la mesa el tema de la concentración de medios, y la SIP, que lo viene soslayando desde la Declaración de Chapultepec, no puede seguir eludiéndolo”, remató.

En ese instante, el ecuatoriano Jaime Mantilla, presidente de la SIP, desenfundó la Colt, con una bala de plata en el cargador.

“Sugiero la creación de una comisión para que trabaje sobre un texto consensuado, integrado por un representante de El Comercio, otro de La República, el vicepresidente del Comité en el Perú y el comité de resoluciones de la SIP”.

Minutos después, en un cuartito del Brown Palace, entre fotocopiadoras y un expendedor de café automático, se habló con franqueza. Las plumas de Ricardo Trotti y Fernán Molinos de la SIP volaban, rasgaban, apuntaban al margen. Se terminó por ratificar los puntos de vista discrepantes en el informe y se subrayó “la voluntad de hallar vías para tratar esta materia, siempre al margen de la intervención gubernamental”. Quedó abierta la vía judicial. El dedo está ahora en el gatillo constitucional. (Escribe: Marco Zileri)


Concentración en Wikipedia

Internet no es la última palabra, pero muchas veces es la primera.

En el debate en la Asamblea General de la SIP en Denver hubo algunos participantes que parecían ignorar que el tema central era de gravitación especial.

Refutando el informe que presentara Marco Zileri, VP del Comité de Libertad de Expresión, objetando la reciente adquisición de una cadena de diarios por otra mayor, varios colegas alegaron que la cuestión no merecía ser discutida en un foro periodístico, que no tenía nada que ver con la libertad de expresión y que solo constituía una invitación a la intervención estatal.

Casi como jugando, en la redacción de CARETAS se recurrió a Wikipedia en Internet para ver si se encontraban algunas referencias básicas sobre la frase “concentración de la propiedad de los medios de comunicación”.

En Internet, es verdad, a veces se encuentra de todo y de dudosa calidad, pero Wikipedia, con sus múltiples advertencias, es algo serio.

El sistema comienza diciendo que “la concentración de los medios es uno de los proyectos hermanos de Wikipedia”.

Citando diversas fuentes, indica que “los grandes conglomerados de comunicación, sometidos a sucesivas fusiones en Estados Unidos y en otros lugares del mundo, comenzaron a acentuarse en la década de los 90”.

También comenta que “esta concentración de la propiedad de los medios de comunicación ha aumentado la preocupación de una homogenización de puntos de vista”.

Un comentarista latinoamericano opina que “la pérdida de la ética (de cierta prensa en el continente) ha sido acelerada por la concentración mediática…”.

Un vasto informe sobre concentración y competencia alude a diversos matices de un mercado de medios, donde se pueden dar monopolios puros o competencia abierta pero lo que se vigila más son situaciones de “competencia monopolística”.

Se plantean advertencias contra la “propiedad cruzada” de medios de comunicación siempre aludiendo a situaciones extremas en las que un actor ejerze un peso excesivo sobre la opinión pública por falta de “regulación adecuada”.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista