jueves 16 de agosto de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2304

10/Oct/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre PérdidasVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Presidente Humala vuelve de APEC para encontrarse con unos diálogos políticos que casi termina por desarmar.

Confusión de Estilos

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

Presidente de Corea del Sur, Park Geun Hye

Saluda a la manera oriental y le extienden la mano a lo occidental. En Bali con la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye.

Lima-París-El Cairo-Dubai-Mumbai-Bangkok.

Dos eternos días de viaje le tomó a Ollanta Humala llegar a su visita oficial en Tailandia para, otros dos días después, el domingo 6, volar a Bali, Indonesia, y participar en la cumbre APEC.

El avión presidencial, el malhadado avión que Alan García intentó vender sin éxito para librarse de la maldición del “avión parrandero” de Alejandro Toledo, dispone una limitada autonomía de vuelo que lo convierte en realidad en un avión caletero que aterriza en todas partes para cargar el tanque.

Tanto trote se dio Humala para quedarse solo domingo y lunes en APEC, luego emprender el retorno el martes, un día antes de lo previsto, y pasar esa noche en París con el objeto de encontrarse muy temprano, a las 6 y 45 de la mañana del miércoles, con el presidente francés Francois Hollande. Luego volvería a Lima dentro del tiempo de permiso otorgado por el Congreso de la República, que vencía el jueves.

El Presidente fue criticado por recortar su participación en APEC (ver recuadro) y sostener el encuentro parisino, no autorizado por el Parlamento.

Pero el vicecanciller Fernando Rojas salió a aclarar que se trataba de un encuentro informal solicitado por el mandatario socialista (Hollande, claro está).

Humala tenía una buena excusa. Francia es el peso pesado europeo que se opone a la eliminación de la visa Schengen para los peruanos, propuesta por España.

El gobierno nacionalista ha buscado estrechar vínculos con el francés, al punto que la Escuela Nacional de Administración asesora a la peruana Servir y desde aquí se avanza, con sus contramarchas, en el proceso de adquirir un satélite de más de US$ 200 millones en ese país.

Humala confiaría en su vena francófila –insuflada con su estadía allí como agregado militar– para convencer a Hollande.

Ojalá y así fuera por el bien de los sufridos portadores del pasaporte guinda. Pero, por favor, que tenga para los políticos extranjeros métodos de persuasión distintos a los que aplica en sus connacionales.

Cuando el lector de CARETAS lea estas líneas, Humala se estará recuperando del jet lag en Palacio. Pero, a juzgar por la gracia que perpetró antes de partir, parece que la descompensación horaria ya la sufría en limeña tierra firme.

Horas antes de abordar el avión caletero, en una nueva entrevista ofrecida a José María Salcedo en RPP –la segunda en menos de 3 meses, se entiende que concedida para destacar sus logros–, el Presidente puso en peligro el diálogo político avanzado por el primer ministro Juan Jiménez.

Al día siguiente, jueves 3, Jiménez tenía programado inaugurar la segunda ronda de los diálogos. Pero faltaron tres actores clave: apristas, fujimoristas y peruposibilistas.

Al filo de la medianoche anterior, un comunicado de Alfonso Ugarte anunciaba que los compañeros suspendían su participación.

¿El motivo?

Humala se refirió a la situación de Alan García y la “megacomisión” presidida por el oficialista Sergio Tejada:

“Cuando veo que se pide un amparo en el Poder Judicial para desprestigiar a una comisión, tal vez eso pueda tener alguna atención del Poder Judicial, pero políticamente no se ve así… Políticamente, uno debe enfrentar las cosas de manera transparente, más si uno no tiene nada que ocultar”.

Humala hizo varios comentarios más que podrían ser considerados poco invitantes para el desarrollo del diálogo. Pero de este se valieron García y Jorge del Castillo para señalar a Humala por “transgresión constitucional” y “presionar” a la Justicia con sus palabras.

Hace dos semanas, una sala del Poder Judicial le dio la razón a García, que reclamó que la megacomisión respete su derecho al debido proceso. El tribunal ordenó que las diligencias del grupo de trabajo vuelvan a fojas cero y que García sea adecuadamente informado de las razones por las que se le investiga.

“Parece que el Presidente no sabe lo que es el respeto a las formas, a la legalidad y al debido proceso. Yo lo comprendo por su origen y su profesión o forma de vida”, declaró García a El Comercio.

Y le recordó que él fue excluido del llamado caso ‘Andahuaylazo’ por un hábeas corpus que, al declarar mal notificado a un testigo, “versó en un tema formal y no sobre el fondo del asunto”.

García remarcó que “los recursos constitucionales son fundamentales en un Estado democrático y un jefe de Estado jamás debe opinar o intervenir porque suena a presión para eliminar a un adversario. ¿O quieren hacer la reelección nuevamente?”.

En los corrillos del poder ya es común resignarse al origen militar de Humala –reivindicado por él mismo en cuanta plaza visita–, en el que no existen los adversarios de la política sino los enemigos del campo de batalla.

Pero, así como resultó con un pragmatismo a prueba de balas, a estas alturas debería haber desarrollado algo de los matices que requiere el juego democrático.

Más si tiene al frente a García, que con la dieta y sus ganas de ser candidato tiene recuperado el filo. Es un gato que con las zarpas le rasca el mentón al ratón, listo para celebrar su propio curruñao.

García demostró una apertura inicial ante el Humala presidente, pero es indudable que los apristas todavía saben bailar la marsellesa con fuga de vals.

“No es cuestión de levantarse o no de la mesa”, dicen, “sino cuándo te vas a levantar”.

Lo más fácil es decir que los diálogos de la PCM son pura pose. En realidad, la de Jiménez es una compleja coreografía que busca mantener la necesaria pax política en un contexto en el que, a decir de Humala, abundaban los “navajazos”.

Aquí la habilidad consiste en obligar a la oposición a seguir sentada, no en regalarle motivos para abandonarla. García confirmó a esta revista que, a pesar de la protesta inicial, el APRA acreditaría sus técnicos.

Para seguir con los gatos, el premier va demostrando que tiene varias vidas. Y el esfuerzo refuerza las políticas de Estado en un país traumatizado de bandazos (¿García el joven? ¿Humala el etnocacerista? ¿Fujimori el autogolpista?).

“A mí me pagan por generarle estabilidad y gobernabilidad al país”, le resume Jiménez a CARETAS antes de partir de viaje a Toronto (ver Mar de Fondo).

La brega siguió el miércoles 9, con la instalación de la mesa técnica de diálogo en temas de seguridad y reformas políticas. Con el primer ministro fuera del país, la primera la encabezó el ministro del Interior Wilfredo Pedraza. La vicepresidenta Marisol Espinoza hizo lo propio con el segundo grupo, lo que abre la cancha y acerca el experimento al oficialismo. El lunes 14 sigue el juego con la mesa de políticas sociales, dirigida por la ministra Mónica Rubio, y la de crecimiento económico que tendrá al frente al propio Jiménez.

Luego de la entrevista de Humala también suspendieron su participación toledistas y fujimoristas. De su aliado dijo Humala que “nosotros no somos ángel de la guarda. Nosotros no hemos hecho ningún pacto, con nosotros no tiene inmunidad. Acá nadie tiene corona”.

A Toledo, hasta el cuello por los millones de dólares que lo comprometen, no le deberían ofender los lugares comunes que él mismo desperdiga con tanta generosidad desde hace años. Al cierre de edición, los chakanos esperaban un “gesto” del Presidente para volver a los diálogos.

Lo de los fujimoristas es otra cosa.

Keiko Fujimori no acudió a la invitación inicial de Jiménez y en su lugar fue Jaime Yoshiyama, que se mostró beligerante tanto en la reunión como en la posterior conferencia de prensa. Fue el único grupo político que no llevó propuestas a la mesa.

Por eso es que, cuando el lunes 7 Raúl Castro del PPC invoca a los pródigos a volver –lo que fue consultado con instancias del Ejecutivo–, Fuerza Popular no fue mencionada.

El “oficialismo” del fujimorismo dividido considera que lo que les toca es un papel de oposición casi aislacionista.

Con casi todos los comensales sentados de nuevo, y con la convicción de que Humala no busca remover sus propias aguas, los petardos deberían guardarse para el 2016.

‘Inclunomics’ en APEC


Indonesia 2013

Los 21 líderes de APEC discutieron el papel del Asia Pacífico en un contexto económico global que no deja de ser delicado. La insólita ausencia de Barack Obama se sumó al pedido de la OMC para alcanzar en diciembre el primer acuerdo importante de liberalización desde los tropiezos de Doha.

Ollanta Humala fue uno de los tres líderes –con la primera ministra de Tailandia, Yingluck Shinawatra, y el presidente de Filipinas, Benigno Aquino– que participó en el conversatorio sobre crecimiento inclusivo, moderado por Linda Yueh de la BBC. También fue panelista de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible, donde compartió la mesa con los líderes de Nueva Zelanda, Singapur, Corea y Chile.

Celebró encuentros bilaterales con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, el presidente chileno Sebastián Piñera, el mandatario de Indonesia Susilo Bambamg Yudhoyono, el primer ministro neozelandés John Key, la presidenta de Corea Park Geun Hye y un encuentro informal con el nuevo primer ministro de Australia, Tony Abbott.

Además de la canciller Eda Rivas, fueron muy activos algunos integrantes de la delegación empresarial: Juan Francisco Raffo, Alfonso García Miró, Enrique Gubbins, Eduardo Hoschschild y Jorge Rodríguez. García Miró de Confiep celebró que el Perú fuera incluido en la categoría recientemente acuñada de “inclunomics”.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista