viernes 22 de febrero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2301

19/Set/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre PérdidasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Corrupción General del Ejército acusado de desviar fondos de tropas fantasmas se defiende desde la clandestinidad y denuncia a su propio Comando.

Los Soldados Fantasmas

4 imágenes disponibles FOTOS 

2301-soldados-1-c
Hace dos meses que el segundo comandante general de la Quinta División del Ejército en Iquitos, general de brigada Juan Arturo Quintana Briceño, ha puesto pies en polvorosa.

La semana pasada, el Tribunal Supremo Militar Policial ratificó la orden de captura en su contra por el desvío de S/. 150,000 de los fondos destinados a la propina de unos 300 soldados del servicio militar voluntario.

Según la Inspectoría del Ejército, el general Quintana ordenó elaborar planillas con personal fantasma para apropiarse de ese dinero entre el 2010 y 2011, cuando se encontraba en Tarapoto.

Quintana sostiene que fue él quien denunció este hecho y afirma que se ha urdido un complot en su contra para acusarlo, pues él tiene pruebas de que son otros generales del Ejército los que se estarían beneficiando con la existencia de planillas con soldados fantasmas.

Acusa directamente al jefe del Ejército, general Ricardo Moncada, y al asesor presidencial, coronel EP (r) Adrián Villafuerte Macha.

CARETAS lo entrevistó en exclusiva en algún lugar de Lima.

–La Fiscalía dice que usted se apropió de 150,000 soles a través de planillas con soldados fantasmas en Tarapoto.
–Yo no tenía responsabilidad alguna en la recepción o administración de los fondos recibidos del Estado, en razón de que funcionalmente existe un oficial de personal, un oficial tesorero a cargo de las propinas y otros conceptos monetarios, quienes estaban bajo el control directo del coronel Jefe del Estado Mayor administrativo. Además, la brigada cuenta con un coronel inspector, responsable de las acciones de control para la buena marcha de la gran unidad. El ahora general EP Francisco Rodríguez Obando, ascendido a general de brigada en plena investigación, era el que tenía esa responsabilidad. De esto se entiende que jamás me he apropiado del dinero destinado a la paga en efectivo de los soldados.

–La existencia de centenares de soldados fantasmas ha sido acreditada por el Tribunal Militar.
–Según la Inspectoría de la Región Militar del Centro, fueron 351 soldados que no existían de un total de 2,800 soldados a mi cargo. Frente a lo expresado, cabe precisar que el Ejército cuenta actualmente con 3,500 soldados fantasmas en todo el país, y si se multiplica esa cantidad de gente por 6.20 soles de racionamiento, por día, por mes y por año, sumando el costo de propinas y las prendas que les corresponde, estamos hablando de aproximadamente 10 millones de soles.

Por este dinero debe responder el general Ricardo Moncada y casi la totalidad de generales al mando de las grandes unidades del Ejército. Se me está tratando de poner como chivo expiatorio por un caso del 2011 cuando fui yo mismo quien –basado en un reporte periodístico del 2012– solicité al fiscal de Tarapoto que se aperturara la investigación y se determinara quiénes eran los responsables.

–¿Existe un mecanismo clandestino en el Ejército para inventar tropas y apropiarse ilegalmente de ese dinero?
–El general Juan Urcariegui Reyes, que era mi superior, me hizo conocer la problemática de los ciudadanos que se presentaban sin DNI y la necesidad operativa de conducir operaciones, situación que por seguridad nacional era necesaria. La autorización fue emitida por escrito. Yo me limité a trasladar dicha autorización a los jefes de unidad para que se proceda a la captación.

Dicha autorización fue observada luego por el inspector de la investigación, general Nemesio Ambía, poniéndola en tela de juicio.

–¿Por qué usted es el único alto oficial del Ejército acusado hasta hoy?
–El Fiscal Militar Supremo Adjunto, quien solicitó mi detención, es el coronel López Márquez, que es un coronel del servicio jurídico nombrado por el general Moncada, a quien le debe subordinación.

Es la primera vez que un oficial general en situación de actividad, denuncia a su propio comandante general por incumplir la ley.

–¿Por qué el general Moncada querría sacarlo del Ejército?
–Yo pertenezco al arma de Infantería, soy comando. El general Moncada es del arma de Caballería. Asimismo el general Moncada guarda una amistad con otros generales del arma de Caballería. Añado que de darse este acto arbitrario contra mí, otros generales de menor rendimiento serían beneficiados en el proceso de ascensos. De haberse respetado la meritocracia en los ascensos del 2011 y 2012, yo sería el próximo Comandante General del Ejército. Además existen dos intereses complementarios del asesor presidencial Adrián Villafuerte y del general Moncada quienes son de la misma promoción. Villafuerte busca favorecer a oficiales de su entorno y Moncada, intenta proteger al general Ambía, compañero de promoción del presidente Ollanta Humala, e investigador del caso, quien también está comprometido en el caso de las tropas fantasmas. (Ricardo Velazco)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista