martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2280

25/Abr/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre FotografíaVER
Acceso libre DeportesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Esperanzador futuro de América Latina es el tema del foro DAVOS que se lleva a cabo en Lima.

Condiciones del Auge

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2280-davos-1-c

El presidente Ollanta Humala se subió al tren en San Juan de Lurigancho, durante inspección a obras del Tren Eléctrico II, el martes 23. Hace dos años proclamó que una gran transformación era impostergable.

Flor de Desarrollo ¿ONo?

Hasta hace poco, recorrer el Perú era algo muy parecido a la caricatura que ilustró una carátula de la revista Ciudad y Campo en 1927. Pero en la última década, el auge económico se ha traducido en una creciente y bien mantenida red vial nacional, y en Lima, en nuevas rutas de tren de transporte público que revolucionarán la urbe. El promisorio futuro de América Latina es el eje de la discusión del octavo foro sobre Latinoamérica convocado por el Foro Económico Mundial (World Economic Forum, WEF) en Lima este 24 y 25. Los presidentes de México y Costa Rica, ministros de Economía y Desarrollo Estratégico de Brasil y Colombia, y decenas de CEO de poderosas transnacionales privadas debaten las grandes oportunidades y los múltiples riesgos que confronta el crecimiento económico de la región.

El Foro Económico Mundial para Latinoamérica, convocado por el WEF en Lima esta semana, coteja las oportunidades y los riesgos que confronta la región en el futuro.

América Latina ha crecido económicamente a pasos agigantados en la última década –salvo los países en la órbita “chavista”– y se posiciona como un continente con grandes oportunidades en medio de la crisis financiera mundial.

Desde la torre del Hotel Westin en San Isidro, sede del evento internacional, las múltiples manifestaciones del auge económico peruano saltan a la vista.

Para empezar, el propio edificio del hotel, el más alto de Lima, inaugurado hace menos de 12 meses, es ícono del boom inmobiliario de los últimos años.

Por cierto, también los gigantescos atascos vehiculares –pues cada año más peruanos cuentan con un automóvil– y la línea amarilla del sistema público de El Metropolitano que rueda a lo largo de la Vía Expresa: 300 millones de pasajeros en apenas 2,6 años de operaciones.

Alzando la mirada en un día claro se vislumbra la línea del tren eléctrico en circulación desde apenas 19 meses y, al fondo, los contrafuertes de los Andes.

En una sola década, el Tesoro Público se ha triplicado y la dotación de infraestructura pública no solo se ha concentrado en Lima. El economista Richard Webb, en su Conexión y despegue rural recién publicado, da cuenta del incremento en los precios de los productos agrícolas y de los jornales rurales en las provincias altoandinas más pobres del país, como resultado de la mejora sustantiva de la red vial ejecutada por los tres últimos gobiernos democráticos.

2280-davos-3-c
Webb, presidente del Instituto Perú de la Universidad de San Martín de Porres, y expresidente del Banco Central de Reserva del Perú, considera que el aumento en el bienestar de las poblaciones rurales estudiadas es una “verdadera revolución”.

Se trata de una tendencia de la cual los propios peruanos no son plenamente conscientes aún.

La eliminación de las barreras geográficas que acortan el camino a los mercados echa por tierra la explicación de que el atraso económico del mundo rural se debe a las relaciones feudales y de patronazgo, según Webb.

Para el economista, el factor más importante para el desarrollo son los “caminos, caminos, caminos”.

PROMISORIAS PERSPECTIVAS

El Foro Económico Mundial esta semana sesiona en Lima para analizar al más alto nivel las “promisorias perspectivas” de crecimiento de América Latina, a pesar de la crisis económica que abate a los países industrializados.

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo público el último informe sobre perspectivas económicas mundiales, expresando un cauto optimismo respecto de la recuperación económica mundial.

“El pronóstico del informe WEO sigue augurando un crecimiento sólido (de las economías emergentes) en el futuro, con un promedio anual de alrededor de 6% durante 2013-2018”, indicó.

El FMI estimó la tasa de crecimiento del PBI de América Latina el 2013 en 3,5% y la del Perú en 6,3%, junto con Panamá, la más alta del continente.

El hecho de que Lima sea la sede del Foro Económico Mundial refleja el reconocimiento alcanzado en el ámbito internacional por la política macroeconómica en vigencia desde hace más de una década.

La semana pasada, Thomas Helbling, jefe de la División del Departamento de Estudios Macroeconómicos del FMI, calificó a la economía peruana de “robusta”. Para el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, “los logros en los últimos años han sido impresionantes”.

Así las cosas, los desafíos que confronta el desarrollo peruano son un escaparate de lecciones y taras para las economías emergentes del mundo.

CONDICIONES PARA EL DESARROLLO

La consolidación de los fundamentos macroeconómicos y la estabilidad política en democracia, la administración de los recursos naturales, el empoderamiento de las poblaciones rurales, la ventaja demográfica y la lucha contra el narcotráfico, son todos factores bajo análisis en el Davos de Lima.

La dependencia de la economía respecto de los precios internacionales de los commodities, en particular de los minerales, y de los flujos de capital del exterior, son factores de inquietud.

“El índice global de precios de las materias primas del FMI disminuyó 9% desde los máximos de abril de 2011 debido al debilitamiento general de la demanda y la incertidumbre que rodea a las perspectivas económicas mundiales (…) No obstante, los precios se mantienen elevados en comparación a los niveles históricos”, sostuvo el FMI.

La “caída masiva” de la cotización internacional del oro la semana pasada –la mayor caída intradía en 30 años el viernes 19–, fue un campanazo de alarma. La onza de oro cotizó en US$ 1,380, descendiendo US$ 84 en un solo día, acumulando una perdida de US$ 300 desde principios de año.

Entre las múltiples teorías sobre la drástica corrección en el precio del oro, la más sofisticada y exótica sostiene que se debe a un súbito golpe de confianza en los mercados de que la inflación en el ámbito global está bajo control.

Sería una verdadera novedad que los mercados bursátiles reaccionen repentinamente ante perspectivas económicas de largo plazo. Otros analistas atribuyen la masiva venta de activos en oro a los rumores de venta de oro de la banca central europea acicateados por la crisis en Chipre.

“Cuando se atraviesa por un momento como este, uno se ve obligado por lo menos a pensar que las cosas podrían tomar un rumbo diferente al que se pensaba”, declaró a Bloomberg, Roberto Perli, director gerente en Washington de International Strategy Group y execonomista de la Reserva Federal de EE.UU.

Junto al oro también cayeron drásticamente los precios internacionales del cobre, el zinc y otros minerales. La exportación de minerales es la principal fuente de divisas del Perú, y los efectos ya repercuten en la balanza comercial: US$ 539 millones de déficit comercial en el primer bimestre del año, según el BCR.

“El ciclo de los metales podría haber llegado a su fin”, admitió el ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, a El Comercio, en víspera del Davos cholo.

GRANDES BRECHAS

El Perú figura a mitad de la tabla en el ranking del Índice de Competitividad Global 2013 del Foro Económico Mundial entre 144 países. Del 2010 a la fecha, ha escalado del puesto 73 al 61, lo que es alentador. Sin embargo, el ponderado oculta enormes brechas. En lo que respecta al clima macroeconómico, el Perú ranquea en el tercio superior mundial, en el puesto 21, así como en el desarrollo del mercado financiero (45), eficiencia del mercado de bienes (53) o eficiencia del mercado laboral (45).

En cambio, arroja niveles africanos en cuanto al grado de competitividad de salud y educación primaria (91), educación superior y adiestramiento (80), institucionalidad (105), infraestructura (89) y capacidades tecnológicas (83).

Los indicadores dibujan con precisión el perfil de un país subdesarrollado. Existe consenso en que el desarrollo nacional depende de la creación de capital humano.

El resto de países latinoamericanos suele cojear del mismo pie. “Dado que muchas de las economías de América Latina gozan de una etapa de prosperidad, sus autoridades deberían aprovechar las actuales condiciones económicas favorables para sentar las bases de un crecimiento fuerte y sostenible”, afirmó Alejandro Werner, jefe del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Solo una vez en la historia de la República, el país ha experimentado un ciclo de crecimiento económico tan prolongado: la llamada “era del guano”, entre 1840 y 1860. La bonanza generada por el excremento del ave guanera –riqueza “literalmente caída del cielo”, apuntó el historiador Carlos Contreras–, tuvo sin embargo un súbito y abrupto final, cuando las finanzas públicas se desbarrancaron, en memorable porrazo.

EFERVESCENCIA

Las perspectivas de crecimiento económico son auspiciosas y hasta inéditas. La economía peruana se está integrando a la globalización sin complejos.

El último caso de una empresa peruana que se catapulta a la división de “globalatinas” es Credicorp Capital, un hecho anunciado la semana pasada en el Círculo Mágico del Agua.

–“Ahora los empresarios se tendrán que mojar”, comentó un invitado entre los chorros de agua.

Credicorp Capital es la fusión del BCP Capital del Grupo Credicorp del Perú con Correval de Colombia e IM Trust de Chile, en una sola gran corporación financiera con más de US$ 12 mil millones en activos.

La efervescencia en el mercado de capitales por dinero a bajas tasas de interés marcha al galope. “Ha habido una fuerte emisión de bonos por parte de las empresas. En los primeros cuatro meses del año, se ha dado tanto como el año pasado”, dijo Julio Velarde, presidente del BCR, en Washington DC la semana pasada. “Sin embargo, las empresas del sector transable no están haciendo las coberturas que requerirán”, advirtió.

El FMI no descartó que EE.UU. eleve las tasas de interés de la política monetaria “antes de lo previsto”, lo que provocaría “salidas de capitales de las economías de mercados emergentes (…) Un repentino cambio de sentido de los flujos de capital a las economías emergentes podría dejar al descubierto los factores de vulnerabilidad de estas economías”, advirtió el Fondo.

El creciente endeudamiento en monedas extranjeras expone a las finanzas a potenciales shocks de las tasas de interés de referencia, que reviertan el flujo de capitales de los mercados emergentes a las economías industrializadas.

Pero mientras la tasa efectiva de la Reserva Federal de EE.UU. sea negativa, la aplicada América Latina, estable política y económicamente, se perfila como la tierra prometida. La mirada de los agentes económicos se proyecta desde la región andina hasta el Asia, pero la tarea más compleja es el obligado examen introspectivo para que los beneficios del auge económico alcancen a todos. (Escribe: Marco Zileri)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista