sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2279

18/Abr/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Jaime BedoyaVER
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Dueño de Nada “Construir el palacio municipal costó 7 millones de soles. Llenarlo de burócratas tomó unos meses”.

El Enemigo Principal, el SNIP

2279-dueno-1-c
MARANURA, 13 DE ABRIL DE 2013

En el distrito habitan siete mil personas, dos mil en la capital. La dispersión de la población se debe a que aún Maranura –y por muy poco tiempo más– es un lugar del Perú cuya economía se basa en la agricultura. Estamos en el valle de La Convención, en el ingreso tan temido por los incas al mundo ignoto y emponzoñado de los antis. Desde que bajamos del abra Málaga, a 4,316 msnm, empieza a abrirse el bosque de neblina como un abismo impenetrable donde lo único que le pudo sacar al suelo la historia terrateniente fue el té, la vastísima y riquísima producción del té Huyro, que la reforma agraria, la viveza de los dirigentes cooperativos que la manejaron luego y la migración de los campesinos productores a las ciudades, han dejado hoy en nada.

Es que estamos en el territorio de todo y de la nada. La altitud de este valle (1,100 msnm) y un clima privilegiado, lo hacen un auténtico paraíso de diversidad, como para pensar que entre la siembra y la recolección se podría vivir para siempre ganando dinero pero el suficiente como para seguir tomando chaque de plátano donde doña Yolanda, o salir de caminatas a buscar cascadas en la maravillosa zona de Ayunay. Pero hoy la fruta se pudre en la mata o en el suelo. Mangos, paltas, arazá, pituca, naranjas valencianas, mandarinas japonesas, noni, papayas, chirimoyas, yacas, guanábanas, granadillas... El café y el cacao son otro asunto, los productores están mejor organizados pero la tiranía de los precios internacionales se ha traído abajo la economía de los pequeños, medianos y grandes productores. Y estos, en un suelo tan rico, no han podido crear una alternativa basada en la diversidad. Lo escribo sin sangre en la cara: la culpa de todo la tiene el SNIP, el esfínter cristalizado del MEF.

Los niños de Maranura en su mayoría viven en las chacras con sus padres, y deben caminar dos, tres horas de ida a la escuela, y de regreso. Maranura recibe por canon de Camisea cuarenta millones de soles al año. El SNIP no acepta un proyecto de transporte escolar que ayude a estos niños a educarse. La fruta se pudre en la rama pero el SNIP no aprueba ningún proyecto para construir una planta procesadora de pulpa y jugos. El SNIP sí filtra, encantado, preproyectos para construir palacios municipales, plazas de toros, coliseos cerrados. El SNIP permite comprar equipos de camping para turistas, pero no financia un plan técnico de desarrollo de producto turístico.

El palacio municipal de Maranura abarca un frente completo de la hermosa placita del pueblo. Es un bloque de concreto que, como picado por viruelas, muestra en sus tres pisos al menos cincuenta ventanas de vidrio color azul piscina. Construir este edificio costó siete millones de soles. Llenarlo de burócratas tomó apenas unos meses. La aspiración de los jóvenes marureños es entrar a trabajar al municipio, resulta tan moderno, tenemos tantas computadoras, adiós a los pies embarrados y a las faenas de madrugada. Además, pagan tres mil, cuatro mil soles al mes, mientras que el jornal en el campo no supera los veinte soles al día.

En España el 80 por ciento de la población vive en el 20 por ciento del territorio: las ciudades. En Portugal, en Grecia, los pueblos rurales están literalmente en venta. En el Perú la tercera parte de nuestros paisanos ocupa Lima. Por eso yo no me conmuevo ante situaciones de crisis económicas generadas por una migración alimentada por la fatuidad de la modernización, pero sí me quejo contra el enemigo principal: el SNIP. (Escribe: Rafo León)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
No Se Hagan L@S Suec@S (Caretas 2457)
De Vez en Mes no Hay Quien te Aguante (Caretas 2411)
El Ángel Exterminador (Caretas 2335)
Vendrá, Con Tus Ojos (Caretas 2315)
Una Hermosa Farsa (Caretas 2314)
Catorce Años y un Agradecimiento (Caretas 2313)
Café Con Mariana (Caretas 2312)
Circunstancias Improbables Pero Reales (Caretas 2311)
Crímenes de Impaciencia (Caretas 2310)
Un Episodio Distante (Caretas 2306)
Chistes Mal Contados (Caretas 2304)
40,000 Curas Pedófilos (Caretas 2303)
63% de Trogloditas (Caretas 2302)
Castillo (Caretas 2301)
Umbrales, de Vida y Muerte (Caretas 2300)
La Larga Cola (Caretas 2299)
A Diez Años de la Verdad (Caretas 2298)
El Dilema de Los Principios (Caretas 2296)
De ONG a OSC (Caretas 2295)
Dos Más (Caretas 2294)
El Guiño de Sarita (Caretas 2293)
Mar Adentro (Caretas 2292)
Castillo de Naipes (Caretas 2291)
Fakebook (Caretas 2290)
Dime a Quién Admiras… (Caretas 2289)
Entre Melcochita y Platón (Caretas 2288)
Huancavelica, Oportunidades (Caretas 2287)
Quebrada del Capital (Caretas 2286)
La Teoría de la Relatividad (Caretas 2282)
Mejor no Tenerlo y no Necesitarlo (Caretas 2280)
¿Aracanto o el Poto de Tilsa? (Caretas 2278)
¿Retractarme, Mostrar Pruebas? (Caretas 2277)
Omnis Immundus Spiritus (Caretas 2276)
¿Será Bueno o Malo? (Caretas 2275)
Un Nuevo Horizonte Político (Caretas 2274)
Naipes al Viento (Caretas 2273)
Búsqueda | Mensaje | Revista