miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2272

28/Feb/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Siglo XX!VER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Policiales En el Perú la pena máxima es de 6 años. En EEUU., cadena perpetua.

Qué Hacer con los Sicarios

2272-gringasho-6

Hay 1,500 menores recluidos en los 9 establecimientos de rehabilitación. El 11% está por homicidio.

El asesinato del vicepresidente Regional de Amazonas Augusto Wong López el sábado 9 perpetrado por un menor de 15 años de edad remeció la opinión pública. El asesino de iniciales D.V.R. liquidó a sangre fría al político con un revólver Smith & Wesson calibre 35 mm de cañón largo por encargo. El crimen fue grabado por las cámaras de video en el consultorio médico de la víctima.
“Al doctor lo asesinaron. Mejor dicho, yo lo hice”, confesó sin remordimiento el sicario.

La pena máxima por homicidio en la legislación peruana es solo de 6 años de prisión. La Ley peruana no contempla atenuantes aun si se trata de un asesino en serie a punto de cumplir la mayoría de edad.

El caso de Alexander Campos Vásquez (a) “Gringasho”, quien lideró la sonada fuga junto con 24 criminales adolescentes del centro de rehabilitación de menores de Maranga en Año Nuevo, exacerbó el debate. “Gringasho” ha sido condenado por dos homicidios y es investigado por otros cuatro.

La Policía y la prensa divulgaron su identidad estando prófugo. Y CARETAS, una vez capturado, en un reportaje sobre el inquietante fenómeno del sicariato juvenil.

El Código de los Niños y Adolescentes prohíbe la divulgación de la identidad del menor, y el Ministerio Público ha iniciado una investigación a los medios periodísticos que trasgredieron la norma.

La prensa aduce que en el excepcional caso de “Gringasho”, el derecho de protección del menor entró en conflicto con el derecho a la seguridad ciudadana de saber de quién se trata.

El propio presidente de la República Ollanta Humala pidió a la prensa que “se debe mostrar la cara de ese miserable”.

Pero el debate es aún más profundo. En Costa Rica se castiga hasta con 15 años de prisión a los menores de edad autores de crímenes execrables. En tres Estados de EE.UU. –Nueva York, Connecticut y Carolina del Norte– se aplica la cadena perpetua.

El comisionado de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo, Luis Francia, considera que en el caso de sicarios debe contemplarse un tratamiento especial y se debe legislar con mayor severidad la influencia de los mayores de edad.

En el Congreso hay cinco proyectos de Ley en la que se propone endurecer las sanciones. Luisa María Cuculiza y Marco Falconí plantean que la imputabilidad penal se reduzca a 15 años. William Monterola pide una pena no menor de 25 años para los homicidas adolescentes. La presidenta de la Comisión de Justicia, Marisol Pérez Tello, ha solicitado informes a las diferentes instituciones involucradas antes de abrir el debate.

Búsqueda | Mensaje | Revista