martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2272

28/Feb/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Siglo XX!VER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Luis E. LamaVER
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Salud Dr. Moisés Gaviria devela los misterios del cerebro y el sexo.

El Circuito del Placer

2272-cerebro-1-c

Origen del deseo. Según Gaviria, el sexo activa un complejo circuito de las emociones.

Torneadas piernas, bustos al aire, torsos desnudos. De todo esto está hecho el verano. Y la invitación clave será a controlar las neuronas (y no precisamente las hormonas). Al menos así lo recomienda el doctor Moisés F. Gaviria, experto en neuropsiquiatría. El científico peruano radicado en Estados Unidos ofreció una conferencia el viernes último en el auditorio Pedro Weiss del Colegio Médico del Perú, titulada Cerebro y sexo, en el marco del Primer Curso Internacional de Actualización en Salud Mental, organizado por dicha entidad en colaboración con PAMS (Peruvian American Medical Society), una suerte de gremio de médicos peruanos que asesoran a hospitales de Norteamérica y del mundo.

“Las recientes observaciones hechas gracias a la técnica de neuroimaging permiten descifrar que existe una respuesta global –y no solamente de una zona– del cerebro ante los impulsos sexuales”, apunta Gaviria. Según él, existe lo que se conoce como el circuito de las emociones, el cual se activa cada vez que se produce el estímulo sexual. “Durante el orgasmo, la primera zona activa del cerebro es la frontal; le siguen la zona límbico-occipital y el cerebelo. Se trata de una respuesta global en la que todo el cerebro se concentra en dar respuesta al placer”, explica. Gaviria señaló a CARETAS que en un mundo cargado de experiencias estresantes como en el que vivimos, una buena vida sexual es parte de una vida saludable.

Sobre si existen diferencias en cuanto a estimulación entre varones y mujeres, Gaviria no dudó en asegurar que los hombres son más visuales, en tanto que las mujeres son más sensibles a la voz y al tacto. El médico también dejó en claro que la experiencia sexual no es la única que puede combatir el estrés. “El circuito del placer no solo se activa con el sexo: cualquier emoción fuerte, como la euforia de meter un gol o el placer de pintar un cuadro permite que se liberen ciertos mecanismos sublimatorios”, refirió.

Cerebro y Música

El doctor Gaviria también se refirió a los efectos positivos de la música en el ser humano. “Estudios recientes demuestran que la práctica de la música está asociada con mayores posibilidades de supervivencia para el hombre”, dijo. La razón radicaría en que la música activa una serie de estructuras síquicas diseñadas para su procesamiento, lo que permite estar más alerta para enfrentar las situaciones difíciles de la vida. “La música (no necesariamente la clásica) refuerza la capacidad para evocar diferentes emociones, lo cual le da gran importancia desde el punto de vista adaptativo”, comentó el especialista. (Orlando Bardales Nogueira).

Búsqueda | Mensaje | Revista