martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2266

17/Ene/2013
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Siglo XX!VER
Acceso libre InternetVER
Acceso libre HistoriaVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Acceso libre Luis E. LamaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nacional La crónica de una noche de juerga interminable en el Boulevard de Asia. Alcohol, drogas y accidentes en el kilómetro donde prima la inconsciencia.

Asia: Mar de Copas

5 imágenes disponibles FOTOS 

2266-asia-1-c

Adolescentes y otros que recién estrenan la mayoría de edad toman hasta las 6 de la mañana en diferentes locales públicos de Asia.

La noche va a ser larga. Luego de un cabeceo obligatorio y la respectiva preparación mental y física necesaria antes de enfrentar una noche de rumba y desenfreno en el sur de la ciudad, enrumbo a la impredecible carretera Panamericana Sur que me llevará a mi destino: el Boulevard de Asia. Solo pasadas las doce de la noche, cinco muy arreglados y bisoños jóvenes ya habían estampado su camioneta negra contra el guardarraíl. de su izquierda, y golpeados e inestables, caminaban en fila india hacia la aparatosa ambulancia que los esperaba a unos metros del desastre. Alegaron solo haber perdido el control del automóvil, sin trago de por medio. Esta vez, fue solo el susto.

Kilómetro 97.5, una y media de la mañana, llego al pequeño mundo del fin de semana de la elite de la sociedad. A una ciudad comprimida que incluye los exquisitos gustos de la aristocracia limeña. Ahí donde familias enteras de blancos recorren perfectos y señalizados suelos asfaltados en búsqueda de la vajilla adecuada para el salmón a la parrilla que prepararán en la noche en Casa & Ideas, la falda más corta y de moda estilo animal print para la juerga en Joia o una parada de último minuto en la tienda de Claro porque el WhatsApp del Blackberry se colgó y ahora cómo me comunico más tarde. Ah, es que en el exclusivo Boulevard de Asia mancó el que no tiene celular porque el único teléfono público que hay está malogrado. Después de todo, siempre nos quedará el BB chat.

2266-asia-8-c
Meneando melenas que aún queman por el paso de la plancha de pelo y al ritmo de pasos inseguros a una distancia de taco nueve del piso empedrado, aparecen las féminas uniformadas y cuidadosamente maquilladas para estar irreconocibles en esta noche que recién comienza. Los previos se inician en sus casas, según dicen, desde las 9 de la noche. La carta: interminables vasos de whisky, vodka, unos chilcanos y, si hay tiempo, un bocadito luego en el Fridays del boulevard. No falta, en algunos, el éxtasis y cigarros de marihuana frente a la playa. Cuando el alcohol y demás empiezan a hacer sus efectos distorsionadores en mente y cuerpo, llámesele criollamente ‘estar picado’, empieza la fiesta.

Chela y Blackberry en mano, caminan atolondradas hasta el triángulo de las discotecas más codiciadas de la noche, Joia, Stereo y Rock Bar, en donde se quedarán un promedio de media hora o más despolvando sus mejores artificios para poder entrar. Porque ahí solo entra el que es amigo del vip, la que tuvo suerte y un promotor le regaló un brazalete o la que está en la lista de alguno de los socios. Ojo, también vale coimear al vip, pero no siempre trae buenos resultados. Pero, al final y como ya sabemos todos, contactito manda.

Manadas de chicas y chicos desde los 14 hasta los 30 años forman una barrera alrededor de las discotecas y a la voz de “¡ya está todo el mundo!”, secan rápidamente sus últimos sorbos de cerveza, hacen sus últimas coordinaciones y empiezan a entrar. Son las dos y media de la mañana. Primera parada: Stereo. Recurriendo al empujón, ya que pedir permiso es una pérdida de tiempo, logro introducirme en una jungla de meneos en shorts y tacos, quemadas de cigarro y un olor a Jagermeister, Jager para los amigos, con Red Bull fundido en el ambiente del bailecito hasta que toque el hueso. O el piso. Cuando el tránsito perpetuo empieza a aburrir a las chicas “bien sazonaditas”, como diría uno de los vips, después de tomar vasos de cuba libre y whisky puro sin parar, se van a seguir con el recorrido nocturno. No sin antes hacer una parada previa en el zaguán del local y sentarse en la oscuridad de las escaleras, espacio exclusivo en donde los blackberry dependientes se hipnotizan con su mensajería instantánea. Segunda parada: Joia. Al ritmo de “Sin compromiso, solo baila hasta el piso”, cual si fuera el himno de la noche, whisky on the rocks, chilcanos y marihuana vienen y van, y las chicas bailan descontroladas en donde las agarre la canción. Donde hay trago, están, y donde hay foto, también. Qué sería de estas chicas entaconadas sin las barandas de las escaleras.

Tercera parada, y espero última, Rock bar. Cuatro de la madrugada. No necesité avanzar más que la primera zona para que una chica mareada termine expulsando todo lo que tomó y comió en la noche al lado mío. Agarrada de los vips, casi inconsciente, se la llevan afuera entre burlas y ataques de risa de otras mujeres que, frente al espejo de la discoteca, se retocaban las máscaras de maquillaje en la cara. Chicas que vomitan en los baños son objeto de burla de sus propias amigas que solo atinan a amarrarles el pelo. Y que siga la fiesta.

Según fuentes de la Clínica San Pablo en Asia, a partir de las 3 hasta las 9 a.m. van llegando chicas indocumentadas desde los 14 años con intoxicación alcohólica. Temerosas por que se enteren sus padres, algunas ya han sufrido violaciones en la playa o comas etílicos, por ejemplo en Año Nuevo. El sábado no faltaron las chicas que vomitaban en pleno boulevard después de la juerga ni las que caminaban sin zapatos comiendo algún sanguchón para darle pelea al trago que empieza a bajar con los primeros rayos de sol. La rumba sigue hasta las 8 pero lamentablemente, la verdadera juerga se ve en el camino de vuelta en la carretera. Dos accidentes terminaron con esta noche de descontrol y decadencia desde la gran burbu. (Escribe: Ailen Pérez)

De Armas Tomar


2266-asia-6-c
En la discoteca Set se juega a estar en un set de televisión. Es así como todos los fines de semana, diferentes actores o amateurs representan escenas de diferentes películas. En este caso, fue turno de la película ‘Caracortada’, en la imagen puede reconocerse a Tony Montana. Es interesante ver los valores que promueven: las armas, el alcohol, la promiscuidad y el tabaco.

Alrededor de ellos, bailes descontrolados y una barra que no deja de vender chilcanos y whisky (el preferido para todas las edades). La música, como en las demás discotecas, amenaza los tímpanos de los asistentes que poco parecen importarles. Luego, chicas y chicos se tambalean a la hora de salir hacia sus automóviles, siempre hablando por celular, o en búsqueda de taxis seguros, solo los responsables, que los llevarán hacia sus casas de playa cuando acabe la noche.

Búsqueda | Mensaje | Revista