sábado 17 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2252

04/Oct/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Alfredo Barnechea
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Comentario a “Botella Borracha”, escrita y dirigida por Ernesto Barraza.

Sólido Desequilibrio

barraza

Hasta el 21 de octubre en el C.C. Ricardo Palma, Larco 770, Miraflores.

Ernesto Barraza Eléspuru parece haber alcanzado la madurez con una obra sobre la juventud.

“Botella Borracha” convoca a una pareja abierta aficionada al porno (Katerina D´onofrio y Rodrigo Palacios), otra a punto de convertirse en marido y mujer (Diego Lombardi y Natalia Cárdenas), unos universitarios particularmente necios (Stefano Salvini y Jeny Reátegui) y un visitante cuya vida en Europa parece haberle dado libertad y aplomo (Gerardo García Frkovich).

Luego de ser presentados, todos interactuarán en la fiesta donde se jugará ese juego inocente y malevo que da título a la obra y que define la transformación (o no) de los personajes.

Gratamente risueña y ligeramente dramática sobre el escenario se ve una sólida exploración en el desequilibrio emocional propio de ese momento vital que quizá nadie ha definido mejor que Aristóteles en el libro II de su Retórica: “En cuanto a los deseos del cuerpo son especialmente inclinados a los sexuales e incapaces de dominarlo (…) Prefieren realizar acciones hermosas mejor que provechosas, pues viven más de acuerdo a su modo de ser que con el cálculo (…) Son compasivos, porque suponen a todo el mundo noble y mejor de lo que es, pues miden al prójimo por el rasero de su propia inocencia”.

Destaca además la elección de rectángulos y cuadrados (y sus “juveniles” colores)  como elementos multifuncionales que además establecen su propio relato simbólico sobre esas vidas coloridas, pero aprisionadas por una duda que los cuadricula. Muy recomendable. (Juan Carlos Méndez).

Búsqueda | Mensaje | Revista