miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2251

27/Set/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política

La Pugna de la Lengua

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2251-fujimori-c-1

Kenyi Fujimori mostró las chocantes fotografías de la herida tumefacta, que no ha cicatrizado. La semana pasada, vigilia naranja al pie de la Catedral. La procesión familiar y política va por dentro.

Fujimorismo dividido. Kenyi y su padre están a favor de solicitar el indulto. Keiko y Yoshiyama se oponen.


En una aparente superación de su depresión, Alberto Fujimori había vuelto a sus jardines en la Diroes. La siembra de nuevos almácigos era una buena señal para su familia que, sin embargo, tuvo que confrontar un nuevo ingreso del ex presidente en la clínica San Felipe el pasado miércoles 19.

Esta vez se trataba de problemas en la cicatrización de la última operación a la lengua, la quinta, a la que fue sometido el pasado 23 de agosto. Su hijo, el congresista Kenyi Fujimori mostró a los medios las chocantes fotografías de la herida tumefacta, que en los documentos médicos es descrita como un “granuloma hemorrágico”.

El debate sobre la posibilidad de solicitar el indulto reapareció inmediatamente. La ex candidata presidencial Keiko Fujimori pareció zanjar la materia: “Nosotros por ahora lo descartamos y esto es por la actitud poco sensible, y hasta inhumana, que ha tenido este gobierno al señalar que un indulto a Alberto Fujimori solo se entregaría si es que él estuviese moribundo, es decir, a un paso a la muerte”.

Pero la versión oficial de la líder ya no puede ocultar las opiniones contrarias que se filtran por los medios.

La situación evidencia más que nunca la separación de dos tiendas muy bien definidas en el fujimorismo. Según confirman fuentes bastante familiarizadas con la pugna, el propio Alberto Fujimori, que en un principio se encontraba reacio a iniciar los trámites del pedido de indulto, ahora se muestra abiertamente a favor de hacerlo. Con él se encuentra Kenyi y otros congresistas de conocida fidelidad al ex presidente, como Alejandro Aguinaga, Martha Chávez, Luz Salgado, Luisa Cuculiza y Rolando Reátegui. De la misma opinión son Santiago Fujimori y Carlos Raffo, hoy alejados del Parlamento.

La última bala de plata para esa facción se encuentra en las evaluaciones médicas. Un especialista que evalúa al ex presidente informó a los miembros de la familia que el promedio de reaparición en este tipo de lesiones precancerígenas es de siete años. En el caso de Fujimori, las últimas cuatro intervenciones se han realizado en un lapso de dos años. Aguinaga ya anunció que habrá una sexta intervención.

“Sus defensas no trabajan bien y la raíz es anímica”, resumió el doctor. En ese orden de ideas, sostiene una fuente cercana a la discusión, es la reclusión la causante del deterioro de su salud y “tiene que cambiar de ambiente”.

El artículo 22 del reglamento de la Comisión de Indulto y Derecho de Gracia por Razones Humanitarias no limita la medida, como frecuentemente se cree, a la condición terminal del enfermo. También la admite cuando “las condiciones carcelarias pueden colocar en grave riesgo su vida, salud e integridad”. De existir la voluntad política, bastaría establecer la relación entre la reclusión y el recrudecimiento de la enfermedad.

Keiko Fujimori, en cambio, se encuentra alineada con Jaime Yoshiyama, factótum de la todavía llamada Fuerza 2011, quien se muestra en desacuerdo. Los motivos que expresan tienen que ver con el desgaste que traería un pedido no correspondido por el Ejecutivo y en cambio esperan que la iniciativa salga de motu proprio desde Palacio de Gobierno.

Un “albertista” de peso se ríe de esa postura y adelanta que es casi imposible que Ollanta Humala tenga una iniciativa que le podría traer un alto costo político. Otro es el escenario si se fuerza una corriente de opinión favorable al indulto. “Es el momento propicio para tirarle la pelota al gobierno”, calcula, “y comenzar una ofensiva mediática”.

El presidente Ollanta Humala pareció darle la razón a esa vertiente cuando el martes 25 declaró que “no logro comprender la conducta de sus familiares. Todos sabemos en el Perú que para que un gobierno tome la decisión de si indulta o no a una persona tiene que haber una gestión de la persona interesada o de familiares cercanos. Mientras no haya eso, no se puede dar lo otro”.

Pero Humala también advirtió que “espero que esto no sea un tema de cálculo político, que creo que es lo último que uno puede hacer sobre la vida de una persona”.

Ciertamente, la discusión debería estar centrada únicamente en su dimensión humanitaria. Cualquier intromisión política contaminaría de inmediato el debate. En el corrillo naranja, los cercanos al ex presidente sueñan con los efectos que provocaría un Alberto Fujimori en libertad y, al mismo tiempo, señalan el temor que despertaría en el bando contrario.

Además, hay que tomar en cuenta que un potencial indulto dejaría sin efecto no solamente las sentencias sino posibles procesos futuros contra el ex presidente (ver recuadro).

Un enterado observador de esta saga familiar interpreta con ironía que los recientes mensajes de Alberto Fujimori transmitidos por Facebook y cartas a sus seguidores tienen como destinataria principal a su hija.

“En este pequeño e inesperado paréntesis en mi vida, casi un cuarto de siglo después, recuerdo a los compatriotas y pueblos del Perú que me apoyaron en la mayor revuelta político-electoral de nuestra historia en junio de 1990, y que más tarde me acompañaron en la dura tarea de reconstruir el país y sentar las bases del nuevo Perú”, arenga en uno de los textos.

Tras la derrota de la segunda vuelta el año pasado, el cisma del fujimorismo fue desmenuzado en CARETAS 2186. Raffo criticó abiertamente a Yoshiyama y lo culpó de la derrota electoral. Ya entonces los “albertistas” criticaban lo que consideraban la que había sido la “desfujimorización” de la campaña (“pepecear” es otro término salido de la Diroes) y el alejamiento de la base popular. El distanciamiento entre el expresidente y su hija ha llegado a tal punto que, el año pasado, elementos leales a Kenyi compraron un kit electoral (CARETAS 2202). Hoy, la distancia es todavía más palpable. (Enrique Chávez)

La Temperatura del Indulto


Javier Bedoya (PPC)
2251-fujimori-6-c

Bedoya: que la familia pida el indulto.


“Soy partidario de un indulto si la salud del paciente lo amerita. El gobierno varias veces ha manifestado que esto no es un tema que tienen en agenda y que el indulto solamente se considera a pedido de parte. No sé qué mensajes quieren los fujimoristas que se les dé”.

Javier Velásquez Quesquén (APRA)

2251-fujimori-7-c

Velásquez: que el gobierno se manifieste.

“El estado de salud de Fujimori amerita que el Presidente pueda dar esa gracia. La ministra de Justicia se escuda en un tema estrictamente legal: “como nadie la ha solicitado, no lo pueden dar de oficio”. Pero es un tema político, es evidente que de gente del gobierno tiene que salir la manifestación de voluntad de que va a ser aceptado en caso se solicite”.

Javier Diez Canseco (Partido Socialista)

2251-fujimori-8-c

JDC, “fallo es firme, inapelable y definitivo”.


“No hay ni solicitud familiar ni diagnóstico médico de enfermedad grave en estado terminal. Y lo que hay es la impresión producida por un material fotográfico producto de una cauterización en la lengua que obviamente tiene un feo aspecto. Lo cierto es que quienes no dan ni un paso son ellos mismos y le soplan la pluma a todo el resto pretendiendo mantener la posición incólume que Fujimori ha sido injustamente sentenciado y que no reconoce el fallo. Y es un fallo firme, inapelable y definitivo en el Perú. Y Fujimori está sentenciado por delitos de lesa humanidad y graves actos de corrupción. Esa es la realidad”.

Carlos Bruce (Concertación Democrática)

2251-fujimori-9-c

Bruce: indulto e inhabilitación de por vida.


Yo estoy dentro de un montón de gente que piensa que el presidente Fujimori ya ha pasado por la vergüenza de haber sido juzgado y sentenciado y si de mí dependiera le daría un indulto y mantendría su inhabilitación en el ejercicio de la función pública de por vida. Sin embargo, la persona que lo otorgue tendrá que asumir un costo político alto”.

El Expediente Chicha

Un indulto dejaría sin efecto el nuevo juicio recién aprobado por la justicia chilena, que lo extraditó.

2251-fujimori-5-c

S/. 122 millones desviados de las Fuerzas Armadas en la guerra de tinta.

La Corte Suprema de Justicia de Chile amplió el viernes 14 el documento de extradición de Alberto Fujimori, esta vez por el delito de peculado en el caso de los ‘diarios chicha’.

En su veredicto, la jueza María Eugenia Sandoval Gouet dijo estar convencida de que el ex presidente permitió el desvío de S/.122 millones de los fondos de las Fuerzas Armadas para sus dos últimas campañas: la de la re-reelección en 2000 y la de difamación contra políticos de oposición y periodistas independientes, usando como ventilador a las publicaciones impresas de bajo costo.

Chile extraditó a Fujimori en septiembre del 2007 por tres casos, que englobaban la violación de derechos humanos, la compra de Cable Canal de Noticias, los congresistas tránsfugas, el ‘chuponeo’ telefónico y el desembolso de US$15 millones de CTS a Vladimiro Montesinos. Por estos ha recibido penas por 25 años y siete años de prisión.

Cabe esperarse una apelación por parte de la defensa del ex presidente y en su momento una sala de la Corte Suprema chilena deberá fallar en instancia definitiva. De ratificarse la ampliación, Fujimori tendría que hacerle frente nuevamente a la justicia peruana, que ya ha sentenciado a otros 15 procesados por el mismo cargo.

La resolución, colgada en el portal del Poder Judicial del país sureño, rechazó ampliar la extradición por colusión desleal en la reconstrucción de maquinaria china sin el aval de informes técnicos previos, en vista de que el delito ha prescrito.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista