domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2251

27/Set/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional

¿Y Si Chávez Pierde?

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2251-chavez-1-c

Hugo Chávez lleva 14 años en el poder, y pretende un cuarto periodo presidencial.

En menos de dos semanas son las elecciones presidenciales en Venezuela.

El 7 de octubre próximo se realizarán las elecciones generales en Venezuela en las cuales el presidente Hugo Chávez postula por tercera vez consecutiva a ese alto cargo apoyado por el Gran Polo Patriótico (GPP). La oposición, agrupada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) y aprendiendo de los errores pasados, presenta un frente unido bajo el liderazgo de Henrique Capriles, elegido en primarias en febrero pasado y ha venido reduciendo la distancia que la separaba de Chávez en las encuestas. Las consecuencias del resultado electoral serán de gran trascendencia, tanto para la sociedad venezolana como en el ámbito internacional.

EL COMANDANTE

El polémico Chávez ha generado profundas divisiones en la sociedad y se ha embarcado en la construcción del “ Socialismo del Siglo XXI” con una fuerte redistribución de la riqueza nacional, empleando sin controles los abundantes ingresos petroleros. Una mezcla de audacia, ineptitud, corrupción y obsecuencia de sus seguidores ha provocado una grave fuga de capitales y una inflación que supera el 30% anual. La falta de inversiones ha generado el deterioro de la infraestructura (cuya manifestación más visible fue el reciente incendio de la mayor refinería de petróleo) y tiene su correlato en la grave situación de la vivienda, de los hospitales y de las prisiones, por no citar sino las situaciones más visibles. Como todo gobierno demagógico ha provocado profundas dislocaciones sociales en su búsqueda del apoyo en las urnas.

Esta “solidaridad” ha sido proyectada por Chávez hacia el exterior, creando la Alianza Bolivariana de Nuestros Pueblos (ALBA) y subvencionando el petróleo que proporciona a un conjunto de países que dependen del oro negro. Cuba es su más visible cliente con el cual comparte su concepción socialista y autoritaria de la sociedad y en la cual ha depositado la más absoluta confianza al entregarse sin reservas al tratamiento en la isla de la grave enfermedad que lo aqueja. La enfermedad, que Chávez describió hace más de un año como un tumor canceroso en la pelvis, ha dado lugar a variadas especulaciones y la incertidumbre que genera sobre su futuro político es pronunciado. Puede notarse que ha recuperado en algo su energía aunque no lo suficiente como para realizar campaña con apariciones personales y lograr el contacto con sus seguidores. Chávez ha realizado campaña a través de la televisión. Ha acentuado sus ataques personales, a veces soeces, contra Capriles.

LA OPOSICIÓN

Capriles ha aplicado una estrategia estrictamente opuesta. Resaltan su juventud y buen estado físico, lo cual le ha permitido hacer campaña “casa por casa”; sus planteos van dirigidos a superar lo que considera las profundas divisiones que Chávez alienta, poniendo énfasis en la necesidad de reunificar a la familia venezolana y evitar las confrontaciones. Busca así alentar a los opositores y captar también a los moderados y desencantados con Chávez. Esta estrategia le ha dado resultados antes, pues ganó la gobernación del Estado Miranda derrotando a un estrecho aliado de Chávez. Resalta que Chávez ya perdió elecciones, como fue el referendo para modificar la Constitución y se muestra seguro del triunfo de las fuerzas democráticas.

Muchos se preguntan, sin embargo, si Chávez aceptara perder las elecciones. Lo más claro es que ha maniobrado para mantener una inequidad extrema en el manejo de las condiciones de la campaña. El gobierno ha utilizado todos los resortes a su disposición para inclinar al electorado a su favor y ha obstaculizado, dentro de la ley, el acceso de la oposición a los medios de comunicación. Otros afirman que se está planeando un gran fraude informático, manipulando los sistemas electrónicos de recuento de votos. Observadores independientes que han estudiado sobre el terreno el sistema electoral venezolano llegan a la conclusión que es un sistema avanzado y que, si la oposición es capaz de colocar observadores en todas las mesas, un fraude electrónico es prácticamente imposible.

¿Y SI PIERDE?

¿Y qué pasa si Chávez pierde? Ya el general Rangel Silva, comandante de las Fuerzas Armadas, afirmó que nunca permitirían que la oposición asumiera el poder. Chávez ha venido agitando el espectro de una guerra civil si gana la oposición. La verdad es que nadie sabe, ni quiere saber, que pasaría en esa eventualidad. En su afán de confrontación, Chávez no ha aceptado que la OEA o la Unión Europea observen el proceso electoral; solo una reducida delegación de Unasur sin los medios para realizar una observación con resultados creíbles. La oposición venezolana no cree que todos los integrantes de la delegación de Unasur se embarcarán “en la aventura” de desconocer sus eventuales denuncias para favorecer a Chávez. Sin embargo, la forma en que Mercosur manejo la expulsión de Paraguay y el ingreso de Venezuela llama a ser cautos antes de defender la vocación democrática de los observadores de Unasur. Tendrán que demostrarla en el terreno.

Otro elemento internacional a tener en cuenta es el preponderante papel concedido por el presidente Santos de Colombia a Chávez en el proceso de paz con las FARC, estrechas aliadas de Chávez. El ex presidente colombiano Álvaro Uribe consideró que ese gesto de Santos “había concedido a Chávez la reelección en Venezuela” por la forma en que este usaría su papel en las negociaciones en el curso de la campaña electoral.

Nada definitivo está dicho por ahora en Venezuela. Veremos. (Escribe: Luis F. Jiménez)

Misión de Observación


La misión de observación de Unasur presidida por el político argentino Carlos Alberto “Chacho” Álvarez será la única entidad internacional que supervisará las elecciones venezolanas. El traslado de un contingente de militantes de La Cámpora kirshnerista a Caracas como “observadores” –y pasajes pagados presuntamente por la Casa Rosada–, saltó a la palestra en las redes sociales.

2251-chavez-4-c

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista