jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2236

14/Jun/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre NacionalVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Fe de ErratasVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Acceso libre Luis E. LamaVER
Suplementos
Acceso libre La Copa IlustradaVER
Acceso libre San MiguelVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Local Quién es quién: El juego de poderes y política de la popular serie Game of Thrones en versión Made in Peru.

Tronos con Mascaypacha

3 imágenes disponibles FOTOS 

2236-tronos-1-c

Traslaciones corpóreas: el desenfrenado rey Joffrey Baratheon podría pasar por (1) Antauro Humala; la pretensión de poder transmitida a su prole uniría a
(2) Isaac Humala y Tywin Lannister; (3) Gregorio Santos y Balon Greyjoy tendrían en común afanes bélicos y rebeldes; el intelecto y agudeza de (4) Tyrion Lannister es único; (5) Nadine y (6) Ollanta podrían ser Cersei y Jaime Lannister.

Traiciones y pasiones, cinismo y sinceridad, cizaña y avaricia: la política en su multiplicidad de ser y persistir. La base de ésta se resume en un concepto de fuerza y predominio: poder en pos de la trascendencia. Y, sin embargo, la sabiduría popular también arremete con conclusiones fundamentales: el poder corrompe, se dice, y el poder absoluto corrompe absolutamente.

El pasado domingo 3 finalizó la segunda temporada de la serie de HBO Game of Thrones, adaptación televisiva del crítico libro de siete tomos (cinco ya concluidos) de George R. R. Martin, A song of ice and fire. Muertes al por mayor, intrigas, odios y amores: un magistral juego de ajedrez que retrata los distintos rostros del comportamiento humano en la ficcional geografía de Westeros, continente dominado por un rey y siete casas nobles.

Lo que sigue, sin embargo, ejercicio harto lúdico de traslación de esta historia a la realidad peruana, ají mediante.

TRONOS INCAS

De arranque, acá, quien manda es el Presidente de la República, Ollanta Humala; allá, en circunstancias no bélicas, es el rey Joffrey Baratheon. Similitud de poder, empero no de características. En realidad, el paralelismo podría emparentar a nuestro presidente más con Jaime Lannister, un soldado del reino cuya palabra e inclinaciones éticas con la ideología que aparenta proteger no son del todo claras. En años previos, Humala se rebeló contra el régimen autoritario en el levantamiento de Locumba y, años después, pedía revocatoria a capa y espada para Alan García. Jaime Lannister, a la par, se bajó de un espadazo a un soberano, valiéndole el apelativo de ‘mata-reyes’. Hoy, el poder de ambos se ve reducido ante los levantamientos populares de Cajamarca y Espinar, por un lado, y de las casas nobles de Westeros, por el otro. Pero hay algo más que los une: el amor. A Nadine Heredia y Cersei Lannister. Sin mediar incesto alguno en el primer caso, justamente la figura de Heredia se asemeja a la de Cersei: ambas tienen control de las riendas del poder pese a no ser las soberanas. El rey reina, pero no gobierna, podría decirse, mientras Nadine y Cersei representan el control disfrazado de consejo (o Twitter).

En la misma familia Humala, Isaac, el padre, es el de la ideología clara, el que impone el modo de pensar. Su gemelo ficticio yace, luego, en la figura de Tywin Lannister, viejo zorro que encaminó a su familia al poder y busca preservarlo. Su palabra es ley. La de ambos (o al menos así lo consideran). Antauro Humala, además, representa para algunos la lucha por el poder como él quiere, a rajatabla, sin mucho rumbo claro de prosperidad, pero con menos capacidad aún para aceptar pensamientos distintos. Joffrey, el rey, no duda en comportarse igual (aunque el sadismo adolescente lo potencia aún más).

Entre varias opciones, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, podría ser Balon Greyjoy, monarca de las Islas de Hierro. Fiereza, magnitud, voz fuerte y seguidores tan bélicamente radicales como ellos; ante la derrota, sin embargo, saben bajar la cabeza y conceder. Sensatez política de último minuto, tal vez.

Finalmente, uno de los personajes más sorprendentes, astutos y punzantes: Tyrion Lannister, cuya baja estatura es ampliamente compensada por su ingenio e intelecto, aunque al final del día no se puede terminar de vislumbrar en beneficio de qué o quién van dirigidos. Inteligencia superior que obliga a declarar desierta su representación en la política peruana contemporánea. Lástima. (Thor Morante)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista