miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2230

03/May/2012
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre CorrupciónVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Acceso libre Conc. CanallaVER
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre ArteVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Acceso libre Alfredo BarnecheaVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Personajes Julio Iglesias comparte con CARETAS sus secretos en el arte de amar.

Iglesias en Capilla

2230-julio-1-c

Iglesias saludando a una fanática, 2004. Sus conquistas incluyen a Isabel Preysler, Vaitiare Hirshon y Miranda Rijnsburger.

Sus cifras son apabullantes. Más de 5 mil conciertos en más de 600 ciudades de todo el planeta. Al menos 2,600 discos de oro y platino, además de 300 millones de copias, y contando. Más de 43 años de carrera con y contra el paso de los años. Aproximadamente 3 mil mujeres, según vulgar cálculo de la siempre impertinente prensa del espectáculo. Más de 60 millones de espectadores en el mundo sin contar los que lo verán el próximo sábado 12 de mayo en el Jockey Club del Perú. Pero solo 5 minutos para hablar con él.

2230-julio-2-c
“¿Estás casado?”, pregunta en un lapso de curiosidad. “Uno se casa de varias maneras y de varias formas”, retruca. Con su trabajo, con los amigos, con la rutina. Pero todos son compromisos libres, dice, de mutuo acuerdo y de mutua convivencia, valga la tautología. Es un acto de la voluntad que se renueva todos los días, explica, como quien se levanta por las mañanas y decide lavarse los dientes. Con tamaña disciplina, los años son solo “caricias del tiempo”, en sus palabras. Y como dice que la gente hace al país y al Perú lo quiere mucho, concluye que a las peruanas las adora.
La leyenda cuenta que luego de su concierto del 18 de febrero del 2010 en Lima, el divo español pidió que lo atiendan sin demora en el restaurante miraflorino Maido. La urgencia fue explicada: tenía que regresar al hotel a hacer el amor. Su último mensaje es un grito de batalla: el arte de amar es el arte de vivir. Evidentemente, él no se ha olvidado de vivir. (Carlos Cabanillas)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista