jueves 23 de noviembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1991

30/Ago/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre Prácticas GubernamentalesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Empresario Julio Favre es nombrado a la cabeza de la reconstrucción del sur, pero en el proceso ya asoman frentes de conflicto.

Manos a las Obras (VER)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1991-apertura-1-c.jpg

En Pisco, la mañana del sábado 25 el presidente Alan García parece instar a la acción a recien nombrado director del Frente para la Reconstrucción del Sur, abrumado Julio Favre.

Julio Favre sostiene que trabaja con la mayor fuente de proteínas en las mesas de los peruanos. El Pollo. Y con mayúsculas, insistía en una de sus columnas. Pero en la última semana el empresario viene aprendiendo que en política la dieta cambia y los sapos son insumos más usados. El arte está en deglutirlos con buena cara.

Su bautizo llegó en la forma del apretón de manos con el presidente boliviano Evo Morales. Se encontraron en Pisco el último sábado. El rito fue atestiguado por el presidente Alan García y el canciller José Antonio García Belaunde.

Favre, nombrado presidente del Fondo para la Reconstrucción del Sur (Forsur), ha tenido al presidente boliviano como blanco recurrente en sus escritos publicados en los diarios Correo y Expreso. El 28 de abril del 2005 le dedicó lo siguiente:

“Humala cree en la supremacía de los cholos y Morales está seguro de que los aimarás son la raza escogida… Morales es un demagogo ignorante que ni siquiera acabó la educación primaria… me recuerda a ese minero avaro, de Madre de Dios, que murió por desnutrición y en la indigencia y que le encontraron después de muerto una talega llena de oro en un hueco bajo su cama en su humilde choza hecha de palos y cartones”.

Después, el 13 de julio del 2006, dio menos rodeos. “Aimara ignorante”, le espetó.

Ni sus más severos críticos podrán reprocharle a Favre falta de franqueza. Ventilar sus posiciones ha motivado, por ejemplo, que el histórico aprista Armando Villanueva lo tildase alguna vez de “troglodita”. No era, pues, amigo de los compañeros, y en la última campaña presidencial endosó explícitamente la opción de Lourdes Flores y tuvo asiento preferencial en su mitin de cierre de campaña. Sobre Alan García ofreció una descripción aparentemente lapidaria: “A una persona que me engaña, yo ya no le creo. Es el mejor candidato y quizás no sea el mejor presidente” (El Comercio, 20 de junio del 2005).

Un año más tarde, con el panorama electoral desbrozado, Favre sentenciaba que “el empresariado debe comenzar a dirigir el país, a influenciar en el buen sentido de la palabra”.

Dicho y hecho, el empresario y también ex director de la Confiep, Ricardo Vega Llona lo llamó a integrar el “consejo consultivo” que se comenzó a reunir quincenalmente con el Presidente a las pocas semanas de iniciado su mandato (ver nota aparte).

Según la propia admisión de Favre, los temas discutidos con AGP son “de gobernabilidad y coyuntura”.

Su nuevo acercamiento con García le valió algunos resentimientos. Lourdes Flores criticó a los empresarios por “echarse” con el gobierno y detectar “cierto tufillo mercantilista”. Favre le respondió que “le falta olfato político. Mete la pata, como ahora”.

García le formula la invitación para dirigir Forsur y, a pesar de las reticencias iniciales, obtiene su oportunidad para “comenzar a dirigir” un proceso sobre el que se posarán todos los ojos.

Sus detractores lo reducen a una caricatura de derecha y las declaraciones consignadas párrafos más arriba no lo ayudan. Como tampoco suma cuando, apenas nombrado, respondió a los críticos de la idea de Forsur que “mejor agradezcan”.

Pero, así se muestre intemperante en la defensa de sus ideas, quienes son cercanos a él afirman que es muy organizado, trabajador y tolerante cuando le toca escuchar. Su buena presentación la noche del martes 28 en el programa de Jaime de Althaus ya mostraba modulación en el discurso y muñeca con las quejas cada vez más frontales del presidente regional de Ica, Rómulo Triveño, que se considera postergado con la implementación de Forsur y reclama para sí la dirección del proceso.

El gobierno enfrenta la reconstrucción de Pisco y el sur chico con varias trincheras. Las autoridades municipales y regionales, como Triveño y el alcalde de Pisco, Juan Mendoza, son la primera. No tuvieron un desempeño notorio en los días inmediatamente posteriores al sismo y, como muchas otras autoridades, ostentan un pobre récord de ejecución de inversiones. Los gobiernos regionales de Ica y Huancavelica, que con Federico Salas a la cabeza también reclama las riendas del potro, figuran relegados en los últimos puestos, 21 y 23 respectivamente, de gestión de gasto (CARETAS 1974).

¿Cómo entonces van a garantizar que la reconstrucción marchará sobre ruedas?
Más todavía cuando en estas circunstancias la corrupción sopla con la fuerza de las paracas.

Ante una tragedia, es comprensible la ansiedad que despierta el reparto de la ayuda humanitaria entre quienes lo han perdido casi todo. El Presidente también ha manifestado su insatisfacción con las estructuras estatales que entrampan y retrasan los procesos.

Pero AGP debe cuidarse de enfocar sus críticas.

En momentos como los que enfrenta el Perú es cuando se hace más patente la necesidad de fortalecer los sistemas de control y fiscalización. Todo lo contrario a lo que hace García cuando encona el ambiente contra la Contraloría y llega al exabrupto de enviar un proyecto de ley al Congreso para recortar sus atribuciones.

El Presidente debería ver un poco más allá de los escombros y considerar que estos mecanismos preventivos son sus mejores aliados a mediano plazo.
Son de citar casos emblemáticos como el de Somoza en Nicaragua, que parió a los sandinistas que lo derrocaron luego de la repartija familiar de la ayuda humanitaria.

Para no ir tan lejos, los dos grandes tsunamis de corrupción del gobierno de Alberto Fujimori sucedieron a graves emergencias. El Fenómeno del Niño y la Guerra del Cenepa despejaron la cancha para la vorágine de decretos de urgencia con garras tan largas como las de los gallinazos.

El profesor Russell Sobel, de la Universidad de West Virginia, publicó en el 2006 un estudio académico titulado ‘Weathering Corruption’ (Lidiando con la Corrupción), en el que sostiene que los latrocinios detectados a raíz del huracán Katrina en Nueva Orleans son propios de la zona de Luisiana porque allí son frecuentes los desastres naturales.

Sobel calculó que por cada dólar que invierte la Agencia Federal del Manejo de Emergencias (FEMA) en ayuda, la corrupción aumenta un 2.5% en el promedio norteamericano.

Desde setiembre del 2005, dijo, el Congreso de los EE.UU. entregó US$ 5,400 millones a la FEMA para paliar los daños causados por los huracanes Katrina y Rita, y tiempo después la Contraloría federal (GAO) determinó que un 19% de esos fondos habían sido usados fraudulentamente.

Entre 1990 y el 2002 más de diez mil funcionarios públicos fueron condenados en EE.UU. por delitos vinculados a la corrupción. El porcentaje de las ovejas negras aumenta en las zonas que suceden los huracanes e inundaciones.
La solución planteada por Sobel y Peter Leeson, también de West Virginia, agradaría a un empresario como Favre: privatizar todo el sistema. Así, piensan, habrá menos corrupción.

Ojala. Ésta también parece ser ahora la posición de AGP, y el premier Jorge del Castillo se mostró muy tempranamente a favor de la tercerización. Pero en Estados Unidos nadie piensa en reducir las atribuciones de la Government Accoutability Office (GAO), que es el equivalente de nuestra Contraloría General de la República.

Y no sólo eso: en EE.UU. el Contralor General es nombrado por la Casa Blanca para un periodo de 15 años y ningún presidente se ha atrevido a cambiar al que pueda haber heredado.

Los números de nuestro drama local no son desdeñables. Según el Ministerio de Economía el Poder Ejecutivo ha desembolsado de saque unos S/.175 millones en la creación del Fondo de Reconstrucción. Otros S/.3.6 millones se fueron en subvenciones de sepelios y asistencia inmediata a damnificados. Una cartera como el Ministerio de la Mujer recibió casi S/.25 millones adicionales en reparto de alimentos, y el Banco de la Nación autorizó S/.50 millones en líneas de crédito en las zonas afectadas.

Los primeros cálculos aventuran que la reconstrucción costará alrededor de US$ 450 millones.

Así se entiende mejor la insistencia de Favre en contar con un marco legal que le reduzca el riesgo de salir empapelado del cargo. Del Castillo asistió al Congreso cuatro veces para afinar igual número de versiones del proyecto de ley de Forsur. Recién en el último intento fue aprobado el martes 28 con 69 votos a favor, 17 abstenciones y ningún voto en contra.

El organismo se quedará en el seno de la Presidencia del Consejo de Ministros y no, como se especuló, en Palacio de Gobierno.

Favre no tendrá condición de funcionario público y la responsabilidad funcional correrá a cargo de un gerente ejecutivo. El directorio presentado por Favre, que incluye a empresarios como el ex ministro fujimorista José Chlimper y el arquitecto Eduardo Figari, podría cambiar de integrantes porque a algunos miembros no les entusiasma la idea de enfrentar futuras comisiones investigadoras. Forsur se ha convertido en un ente poco apetecible para varios de los empresarios llamados a dirigir el país.

Beep, Beep...

Telefonía satelital afónica.
1991-apertura-6-c.jpg

Línea satelital. El precio fluctúa entre 800 y 1,100 dólares. El servicio, 160 dólares por 100 minutos mensuales.

¿Por qué el Presidente de la República tuvo dificultades para comunicarse telefónicamente con el resto del mundo horas después del terremoto? Quedó confirmado que no fue por falta de pago. "No hay deuda vencida", aseguró a CARETAS Carlos Alberto Franco, director gerente de TE.SA.M Perú, representante de Globalstar en el país.

Más bien, por austeridad, Palacio de Gobierno, que heredó cinco celulares de este tipo del gobierno anterior, devolvió cuatro meses atrás, y se quedó con uno solo. Existe el riesgo que el día del terremoto, el aparato en cuestión estuviera descargado. También por austeridad, en las Fuerzas Armadas y Policiales, el servicio de telefonía satelital se activa a pedido, caso por caso, mucho para operaciones en áreas sin cobertura telefónica como el feroz valle del VRAE. Y, en efecto, la telefonía satelital cuesta un ojo de la cara. Sin embargo, el Día T, cuando resultaron vitales, esas fueron las restricciones.

La telefonía satelital es virtualmente infalible a catástrofes, a no ser que se desatase la Guerra de las Galaxias. La transnacional norteamericana Globalstar se enlaza con la constelación de satélites LEO (Low Earth Orbit) por intermedio de 24 estaciones terrenas alrededor del mundo. Un pequeño talón de Aquiles: el getaway para la región Andina está ubicada en Lurín, a 35 km al sur de Lima.

El apagón posterremoto la comprometió, pero tenía backup energético propio. “Este tipo de comunicación no sufrió afectación durante el sismo”, informó Carlos Saavedra, gerente de la empresa en el país. Lo cual no significa que el usuario pueda comunicarse a diestra y siniestra. Las llamadas a teléfonos fijos o celulares de otra frecuencia están condicionadas al estado de sus redes. Si éstas colapsan, chau llamada.

Modelo Colombiano

La experiencia de reconstrucción del eje cafetero y la inspiración de AGP.

La reconstrucción del eje cafetero en Colombia después del terremoto ocurrido durante el gobierno de Andrés Pastrana en 1999, es hoy uno de los modelos internacionales sobre el tema.

Pastrana impuso un impuesto extraordinario del 4 por mil a todas las transacciones. El importe fue a un fondo especial, el Forec, a cuyo mando colocó al Presidente de la Asociación Nacional de Industrias (Andi, la Confiep colombiana), Luis Carlos Villegas.

El monto desplegado fue más de mil millones de dólares, dos tercios de los cuales fueron fondos públicos y un tercio préstamos de organismos internacionales.

En dos años, construyeron, entre otras cosas, 150,000 viviendas.

El presidente García no quiere aplicar impuestos extraordinarios, porque el Perú tiene hoy los recursos para afrontar crisis, pero la experiencia le quedó en la cabeza con la reciente visita del colombiano Álvaro Uribe.

El BID ha traído en una misión a los expertos que gestionaron el Forec, y el lunes 27 Julio Favre se reunió con un equipo del banco encabezado por la nueva representante en Perú, Ana María Rodríguez. También participó Alfredo Barnechea, quien después de dos años acaba de renunciar a la Dirección de Relaciones Externas del banco.

Se lo jaló Carlos Solchaga, el ex ministro de Economía de Felipe Gonzales, para trabajar en su firma de consultoría.

Barnechea seguirá viviendo en Washington, dedicado a las operaciones latinoamericanas.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Actualidad
Manos a las Obras (VER)
Donaciones

Búsqueda | Mensaje | Revista