jueves 25 de mayo de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1977

24/May/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Suplementos
Acceso libre EducaciónVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Corrupción. Equipaje de coimas en Argentina llega hasta el Perú.

La Valija Sueca (Audio)

1977-audio-1-c.jpg

En las escandalosas cintas, los altos funcionarios de Skanska hacen referencia a un millón ochocientos mil dólares pagados en el Perú.

La aparición de dos audios bomba ha hecho estallar en Argentina un escándalo político que remece la Casa Rosada y salpica al Perú. Las cintas contienen conversaciones entre Claudio Corizzo y Javier Azcárate, auditor interno y gerente comercial de la transnacional sueca Skanska, quienes revelan operaciones encubiertas de lavado de dinero y pago de millonarias coimas en Argentina y Perú.

La historia arrancó cuando el juez civil de Buenos Aires, Javier López Biscayart, descubrió la existencia de una empresa fantasma, Infiniti Group, que emitía facturas falsas a ciertas compañías para evadir impuestos al fisco. Entre esas empresas se encontraba la sueca Skanska, la cual mandó hacer inmediatamente una auditoría interna a cargo de Claudio Corizzo. Corría marzo del 2006.

A Corizzo no se le ocurrió mejor idea que grabar en secreto a Azcárate y guardar los audios en su computadora. Cuando el juez López Biscayart allanó las oficinas de Skanska, en la calle Diagonal Norte 555, en Buenos Aires, descubrió las explosivas grabaciones. Una dura 84 minutos y la otra, más breve, parece ser una versión editada de la primera, según la prensa argentina.

Sin saber que era grabado, Azcárate reveló a Corizzo que Skanska, en complicidad con la compañía italo-argentina Techint, pagó sobornos por diversas obras en Argentina, y también en el Perú.

Los ejecutivos aluden al Perú en ambas cintas. Fragmentos:

1977-audio-2-c.jpg

Claudio Corizzo, auditor de Skanska, en el Palacio de Justicia de Buenos Aires.

Audio 1
- Claudio Corizzo: El juego con los proveedores era siempre parecido al de Infiniti. Nunca nosotros llevamos la plata en valijas.

- Javier Azcárate: En Perú sí, en La Pampa también.

–CC: Contame bien cómo era en Perú porque lo de Perú conozco una parte, que había una factura, que hicieron pagarla por Chile y se armó la podrida. Contame, en Perú fueron un millón ochocientos mil pesos.

–JA: No, un millón ochocientos mil dólares porque los contratos en Perú eran en dólares, en Perú todos los contratos tenían un porcentaje del fisco.

–CC: Nadie se chupa el dedo.
Le sigue un tramo que no se interpreta.

Audio 2
–CC: Ok. Llegó un momento que en el Perú se cortó, se armó la podrida.

–JA: Mientras no hubo más obras (…) En el segundo, dijimos: “tenemos obras con buen margen, entonces vinimos al Perú. Y ahí se buscó tipo (no se entiende) sesenta mil dólares (…) fue consolidando a través de eso los seiscientos mil dólares.

–CC: Entonces vos le pagabas a un proveedor, el proveedor venía con la plata otra vez, voz la guardabas. Los cheques salían siempre a nombre del proveedor.

–JA: Siempre.

(*) Para escuchar este audio ir a www.caretas.com.pe/audioargentino y digite la palabra clave la cual se encuentra disponible en la versión impresa. (Fuente: diario El Primero de Argentina).

Coíma pública y privada

Si se llega a probar, el asunto de las coimas de Skanska traerá cola. No sólo se trata de la empresa constructora emblemática de Suecia, país que ocupa el puesto 6 en la tabla de los menos corruptos que elabora Transparencia Internacional, sino que viene a renglón seguido de un caso similar probado a Siemens AG, la firma de tecnología e ingeniería que era orgullo de Alemania, país que ocupa el puesto 16 en dicha tabla.

Las escandalosas cintas fueron difundidas por el diario Clarín el último viernes y, al día siguiente, el presidente Néstor Kirchner despidió al presidente del Enargas, Fulvio Madaro, encargado de fiscalizar las obras de gas, y al gerente de Nación Fideicomisos SA, Néstor Ulloa. El subsecretario de Obras Públicas, Raúl Rodríguez, renunció el martes 22. Se estima que los sobornos en Argentina superan los US$ 80 millones.

Se desconoce hasta ahora el alcance de los pagos indebidos efectuados por Skanska en el caso peruano, pero si los suecos actúan con la severidad que los alemanes tuvieron con Siemens, el asunto se sabrá.

En el caso de Siemens, se ha comprobado oficialmente que durante siete años la compañía pagó coimas por casi US$ 500 millones para conseguir contratos gubernamentales; y en el Perú tuvo hace poco un escandalete no aclarado hasta hoy en una licitación de semáforos para la avenida Canadá. Skanska es más pequeña que Siemens pero, proporcionalmente, trabaja más en obras públicas.

Todo apunta a Camisea

Skanska llegó al Perú en los años 70, durante la primera fase del gobierno militar, cuando se hacían grandes obras públicas con sólo perfiles, cosa que ahora algunos pretenden reeditar con el polémico DU 014. En la primera mitad de dicha década, Skanska integró el consorcio constructor de Majes y, en la segunda, el de la Central Hidroeléctrica de Carhuaquero, en Lambayeque. Ambos proyectos tuvieron costos elevadísimos y contribuyeron a convertir en eterna la deuda externa.

En los últimos años, Skanska ha participado, en el Perú, en proyectos públicos y privados. Entre los privados, realizó trabajos de movimiento de tierras y plataformado para la mina de oro de Alto Chicama, de Barrick, y en la presa de relaves de Cerro Verde, de Freeport-McMoran, que no fueron significativos. Su obra más importante fue en el proyecto Camisea como subcontratista de Techint.

Según información de la propia empresa sueca, ésta realizó la ingeniería de detalle, abastecimiento, construcción y puesta en marcha de los flowlines en el Bloque 88 de Camisea, en el Cusco. También fue la responsable de ejecutar los ductos de sistema de carga de gas submarina en Pisco.

Quién se hará elk Sueco

Como se sabe, las coimas gubernamentales (y las privadas) son parientes y amigas de las dictaduras. La nula o casi nula transparencia e información económica y financiera que caracteriza a los gobiernos de fuerza favorece los pagos bajo la mesa y sirve de pretexto, a algunos empresarios privados, para meter uña en sus propios negocios, engañando así a sus socios y al fisco. Historias de éstas se conocen por cientos, en Argentina y el Perú, países mencionados en el caso Skanska y que ocupan, a poca honra, los puestos 93 y 76, respectivamente, en la tabla de Transparencia Internacional.

El de Skanska puede ser la gota que colme el vaso de la tolerancia europea frente a la corrupción extranjera. Durante décadas, el continente se ha limitado a hacer guiños al tema de las coimas, tratándolas como un necesario mal menor para que sus empresas puedan hacer negocios con los pícaros que gobiernan los países subdesarrollados. Muchos piensan, ahora, que la transparencia en los negocios internacionales debe ser igual a la que rige internamente.

¿Cuán dispuestos están el gobierno peruano y de Suecia en investigar el escándalo Skanska? Por lo pronto, el ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia, ha solicitado información oficial a las autoridades argentinas y aguarda respuestas antes de emprender acciones.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista