miércoles 28 de junio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1948

26/Oct/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre 56° AniversarioVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Suplementos
Acceso libre Cultura LightVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Entretelones del rápido reconocimiento presidencial de hijo extramatrimonial. Una solución inédita en la historia.

El Drama y la Dama (VER)

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1948-apertura-1-c.jpg

Lunes 23
Primera dama Pilar Nores y muestra de coraje en medio de un trago amargo. AGP habría decidido declaración el mismo día.

El gesto ensombrecía el rostro de Pilar Nores mientras escuchaba a su esposo confirmar ante cámaras la existencia de un sexto hijo, concebido por fuera del matrimonio durante una separación entre ambos. Esa expresión quedó retenida en las pupilas de los periodistas que acudieron a Palacio de Gobierno. La Primera Dama guardó silencio durante los breves minutos de la declaración y luego se retiró con el Presidente del salón Túpac Amaru.

La extraordinaria muestra de dignidad por parte de Nores no disimuló el difícil trago que la pareja presidencial debió afrontar antes de cumplirse los primeros cien días del gobierno.

En esencia, fue ella quien marcó con su actitud la diferencia entre un escándalo y un episodio que resulta histórico. La rápida resolución resultó inédita para este tipo de situaciones paradojales. Su frecuencia es casi suficiente para reemplazar a la cornucopia de la abundancia en el escudo nacional. Pero los pocos ejemplos hechos públicos persisten en preservar como tabú un fenómeno extendido. Y si un presidente es protagonista, el vidrio se magnifica mucho más.

Cargando el Anda

El periodista César Hildebrandt había denunciado el viernes 20 en su columna del diario La Primera que la buena pro de la licitación de vacunas contra la rubéola fue entregada a una empresa de Hugo Díaz Lozano, amigo de García y pediatra del niño Federico Dantón García Cheesman.

Representantes de la Organización Panamericana de la Salud defendieron la transparencia de la licitación que, aclararon, fue gestionada durante el gobierno de Alejandro Toledo. Negaron también la participación de Díaz.

Pero la verdadera bola que Hildebrandt quería echar a correr rodaba con la inclusión del nombre del niño, de año y diez meses, y el de su madre, Roxanne Cheesman. Si el caso no estaba judicializado se complicaba justificarlo periodísticamente. La otra posibilidad era vincularlo con la mala utilización de los recursos del erario, como de hecho ocurrió.

El mandoble de argumentos puede hacer olvidar que este es, como repiten las telenovelas, un drama de la vida real.

García contuvo el asunto todo lo que pudo en su esfera familiar. Cuando, hace poco más de un mes, el rumor ya era moneda corriente en las redacciones el Presidente llegó a levantar el teléfono y llamar a periodistas para descartarlo. Los pocos ministros personalmente cercanos a él también escucharon la misma negación de los hechos. No hubo ningún preaviso al gabinete sobre las palabras que pronunció el lunes. La vehemencia previa del Presidente para esquivar el tema sugiere que la procesión iba por dentro.

Dadas esas circunstancias, era improbable que la Primera Dama supiera con antelación de la existencia del pequeño Federico Dantón.

De Espaldas a la Realidad

Y es un drama tan real que, en palabras de la congresista Rosario Sasieta, “negarlo es negar a la sociedad peruana”. Sasieta, más conocida como Doctora Ley, recuerda que tres millones de peruanos son hijos no reconocidos y el 85% de la carga en fiscalías provinciales se concentra en casos relacionados con pensiones alimenticias.

Hay que imaginar el número de quienes, siendo reconocidos, han sido concebidos por fuera del matrimonio. Y el estigma que aún así marca su existencia. Para Sasieta, “darle a esta situación una connotación valorativa es estar de espaldas a la realidad. Los chicos nacen dentro o fuera del matrimonio y eso no le da necesariamente ninguna connotación. Hay matrimonios que lo son entre comillas y no hay afecto. Los chicos necesitan de una protección jurídica y en este caso el niño está reconocido. Lo demás dependerá del afecto del padre, que no está condicionado a que el hijo sea o no del matrimonio. Hay matrimonios que quedan suspendidos en el tiempo sin ningún efecto afectivo. Y a la hora de la hora estas cosas pasan”.

¿Una relación se puede en verdad reconstruir luego de episodios así? “Sí se puede”, considera Sasieta, “y eso va de paje a rey. La verdadera reconciliación es el perdón. Hay mujeres y hombres que no entienden un paréntesis en la vida afectiva. Pero hay mujeres adecuadas a los tiempos y sinceradas con la realidad. Si deciden seguir adelante, significa que olvido todo, acepto todo y que venga el niño”.

¿Y un caso inverso? “La misma capacidad de reconciliación la tienen el esposo y la esposa. No sé qué hubiera pasado con el Presidente pero creo que actuaría con la misma naturalidad. Cuando perdonas, perdonas”.

Vive la France

Un referente paradigmático de estos días ha sido el de Francois Mitterrand. El Presidente francés ocultó durante veinte años la existencia de una hija, Mazarine, alumbrada de una larga y, si cabe el término, “estable” relación paralela con Anne Pingeot. En noviembre de 1994 la revista Paris Match publicó fotos en las que se veía a Mitterrand saliendo de un restaurante con su hija del brazo.

El ejemplo ha sido recurrentemente mal citado a raíz de lo ocurrido la última semana. Paris Match no fue considerada entonces como adalid de la libertad de expresión. Los principales medios franceses vertieron críticas demoledoras sobre la publicación, a la que acusaron de invadir sin justificación la esfera privada del mandatario francés. La cosa quedó ahí y en el entierro de Mitterrand, dos años después, Mazarine ocupó un lugar privilegiado. Una escena con reminiscencias se vivió en el reciente entierro de Valentín Paniagua.

Paris Match ha recaído en esos problemas. El ministro del Interior Nicolás Sarkozy, quien tiene más posibilidades de ser la próxima carta del oficialismo para la Presidencia, vive en vaivenes con su esposa Cecilia. El editor de dicha revista se vio obligado a renunciar luego de publicar una carátula de la señora Sarkozy acompañada por su supuesto amante en Nueva York.

En Francia la costumbre de las relaciones simultáneas parece tan extendida como la de roer croissants. “En problemas de a dos un tercero incomoda”, resume Sasieta. “Mayoritariamente el ser humano tiene un instinto de posesión. Normalmente no se hace, pero quien pueda aceptar relaciones paralelas, que lo haga”.

Una encuesta franchute publicada en enero último asignaba como características deseables del próximo presidente frisar en los cincuenta años, ser honesto, políglota y con capacidad de escuchar. Sólo el 17% respondió que no votaría por candidatos con relaciones extramaritales conocidas. Tampoco parecen darle mucha importancia a que Ségolène Royal, la nueva estrella socialista y segura contendora, no esté casada con el padre de sus cuatro hijos.

Es imposible saber el efecto que hubiera tenido la revelación del episodio que afecta a García antes, por ejemplo, de la primera vuelta en las elecciones presidenciales. AGP le ganó la entrada a Lourdes Flores por 62,578 votos.

Líos Privados

La sociedad estadounidense se ha visto sometida a una tradición mucho más hipócrita de escándalos sexuales. El pináculo llegó con el caso Bill Clinton- Mónica Lewinsky. El ex Presidente fue sometido a un insólito impeachment debido a mentir durante siete meses sobre su romance con la becaria. Los republicanos no se lo pudieron tumbar y, lejos de llevarse fácil las siguientes elecciones presidenciales, debieron enfrentar acusaciones de fraude y un exhaustivo recuento de votos que culminó con 537 votos de diferencia en Florida, el Estado que le dio la victoria a George W. Bush por sobre el delfín de Clinton, Al Gore.

Hillary Clinton, que como Pilar cumplió con un papel ejemplar al lado de su marido durante el trance del impeachment, vio sus bonos disparados y ahora es congresista por Nueva York y bolo presidencial.

Hoy los republicanos se ven empantanados en un escándalo de verdad. Al parlamentario Mark Foley lo acusan por intentar seducir a chiquillos, menores de edad, que trabajan como practicantes de los congresistas.

Albert R. Hunt comenta en una reciente columna de Bloomberg que los estadounidenses “también nos estamos acercando a los europeos en el asunto extramarital. Ahora sabemos que los presidentes americanos tuvieron romances en la Casa Blanca –Warren Harding, Franklin D. Roosevelt y John F. Kennedy, quizás otros… La infidelidad no es celebrada en EE.UU., pero tampoco descalifica para acceder a puestos por elección. En 1992, pocos pensaron que Clinton era un niño del coro, incluso seis años después, era el descuido más que la inmoralidad lo que molestó a la gente. Y el público pensó que era tonto vacar a un presidente por su libido. Los votantes pueden llevarles ventaja a la prensa y a los políticos, ya que hoy más americanos aprecian la diferencia entre el personaje público y el privado”.

Esos personajes privados son los únicos a los que incumbe el resto de la historia. Y allí quizás los franceses tengan una lección más para ofrecer. La esposa del presidente Jacques Chirac confesó en sus memorias que los celos la atormentaban. “El día que Napoleón abandonó a Josefina”, le advertía para retenerlo, “él perdió todo”. Al cierre de esta edición seguían siendo marido y mujer (Enrique Chávez).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Movida Pascual (VER) (Caretas 2007)
Trato Hecho (VER) (Caretas 2005)
La Huella Ecológica: Muerto el Perro Empieza la Vaina (VER) (Caretas 2004)
El Giro a La Derecha (VER) (Caretas 2001)
Mucho Ruido, Tantos Jueces (VER) (Caretas 1999)
APEC: Cumbre de Película (Caretas 1993)
APEC: Toma la Posta en Australia (VER) (Caretas 1992)
El Calibre Del Mensaje (VER) (Caretas 1987)
¿Por Qué Tanta Hiel si
en la Balanza Hay Miel?(VER)
(Caretas 1986)
Choque Frontal (VER) (Caretas 1984)
La Presidencia Novoandina (VER) (Caretas 1982)
Algo se Mueve en el Poder (VER) (Caretas 1979)
Se Salió el Río (VER) (Caretas 1975)
Una Cuestión de Palabra (VER) (Caretas 1973)
Lio de la Giampietri (VER) (Caretas 1971)
Plan de Guerra (Caretas 1970)
Alánisis (Caretas 1967)
SHOCK de Tensiones (Caretas 1966)
Deslinde y Desmarque (VER) (Caretas 1963)
La Doble Partitura (VER) (Caretas 1962)
El Nuevo Compañero (VER) (Caretas 1960)
El Balance de los 180 Días (VER) (Caretas 1959)
Tres Pies al Gato (VER) (Caretas 1958)
Cuando el Presidente es Papá Noel (VER) (Caretas 1956)
Entre Gallos, a Medianoche (VER) (Caretas 1954)
El Chongo y el Chato (VER) (Caretas 1953)
De Vuelta al Juego (VER) (Caretas 1952)
Un Mar de Planes (VER) (Caretas 1950)
El Soplo de los 100 Días (VER) (Caretas 1949)
Misión en Washington (VER) (Caretas 1946)
Pinchan Pero No Cortan (VER) (Caretas 1945)
¡Derecha, Izquierda! (VER) (Caretas 1944)
Líneas Cruzadas (VER) (Caretas 1943)
El Castillo Del Premier (VER) (Caretas 1939)
Alerta Gorda (VER) (Caretas 1938)
A la Hora de Los Loros (VER) (Caretas 1937)
Detrás del Mensaje (Caretas 1936)
Arrancaron (VER) (Caretas 1935)
Terapia de Choque (VER) (Caretas 1934)
Lidiando Con Camisas de Once Varas (VER) (Caretas 1933)
¿Bombas de Tiempo? (VER) (Caretas 1931)
La Urna es un Horno (VER) (Caretas 1920)

Ver más en Actualidad
El Drama y la Dama (VER)
La Señora Cheesman

Búsqueda | Mensaje | Revista