domingo 18 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2002

15/Nov/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre FútbolVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Editorial Norma presenta ‘Magia Pura’, el libro esotérico de la brujita más sexy de Lima.

Karina Calmet: ¡Hechizada!

9 imágenes disponibles FOTOS 

2002-hechizada-1-c.jpg

Pitonisa Dixit
“Para ahuyentar amantes, vinagre, sal, ají y pimienta sobre la foto de la trampa. Y para atraer dinero al negocio, trapear el local con agua y vinagre al final de cada jornada”.

Un paralelo de su familia con ‘Hechizada’, la popular serie de los años sesenta, es ineludible para Karina. Marta, su madre, “sería Endora, porque de ella he heredado mis poderes”. Y si Tábata es su hija mayor, ella vendría a ser Samantha. La pregunta es: ¿Quién es Darrin? La brujita se separó de su ex esposo, el cantante Samir Giha, hace cinco años y que se sepa hasta ahora no se ha dejado embrujar por nadie más.

¡Pórtate bien o te convierto en sapo!, le advierte una ceñuda pero coqueta Karina Calmet al fotógrafo, iniciando así la sesión de fotos en la que se ha vestido de una suerte de bruja sexy, con mini, tacones altos y hasta portaligas. Karina fue campeona nacional de atletismo en 1985, Miss Perú en 1994 y Dalina o conductora del programa infantil Nubeluz de 1995 a 1996. Pero desde hace tres años, ¿quién lo hubiera vaticinado?, su vida dio un giro de 180 grados y se dedicó a leer la suerte en sesiones privadas a través del Tarot y otros elementos como el cuarzo, las velas y el incienso. A esto debe sumarse una rentable línea de negocio, con aviso clasificado incluido, de consultas a través de mensajes de textos telefónicos.

Su reciente libro ‘Magia Pura’ (Editorial Norma) no hace más que ratificar su bien merecida fama de bruja blanca.

Se trata de un libro de corte esotérico y que por tanto se mueve entre la realidad y la ficción. Además de un horóscopo detallado mes a mes para el año 2008, la brujita Calmet propone en casi 200 páginas hechizos y recetas mágicas para fines varios: “agua, miel y canela para aumentar el sex appeal, y para no quedarse vistiendo santos, pétalos de rosa y agua de azahar”. Para ahuyentar amantes, vinagre, sal, ají y pimienta sobre la foto de la trampa; y para atraer dinero en el negocio trapear el local con agua y vinagre al final de cada jornada. Como colofón, algunas claves oníricas: Soñar con alcachofas: éxito; con payasos, soledad.

–¿Cuándo descubriste que podías predecir las cosas?
–Desde niña. Cuando conversaba con alguien inmediatamente sentía si tenía buena onda o no. Y, hasta ahora, cuando una persona tiene malas vibras me brota una vena en la frente. Lo llaman el ‘tercer ojo’ y hace que vea más allá de lo evidente.

–¿Y en el colegio?
–Allí les decía a mis amigas: “el chico con el que sales anda en drogas”, o “te saca la vuelta con otra chica”. Al tiempo venían y me decían: ¡Bruja, tenías razón!

–¿De quién crees haber heredado esa facultad?
–De mi madre. Recuerdo que en enero de 1970 ella preparó una caja de comestibles y una mochila con ropa, y la puso en la entrada de la casa. Cuando los vecinos le preguntaban, mamá respondía bien seria: “Es por el terremoto”. La gente estallaba en carcajadas, pensaba que estaba loca. Al poco tiempo ocurrió el desastre por todos conocido del 31 de mayo.

–¿Qué pasó luego?
–Los que se habían burlado de ella empezaron a tomarla en serio. A mí me contó que claramente lo había visto venir y que era algo que yo también tenía, un ‘don’ que tenía que usar para el bien de los demás.

–¿Y cuándo empezaste a tomarlo en serio?
–Hace cuatro años entré con una amiga a una tienda esotérica y sentí como un golpe en la nuca, volteé y ahí estaba el Tarot. Cuando llegué a mi casa me percaté que podía leerlo e interpretarlo sin necesidad de haber leído las instrucciones. Desde ese día no he parado.

–¿De dónde crees que pueda venir este legado en tu familia, porque tengo entendido que tus dos hijas también tienen poderes?
–No me lo cuestiono mucho. Así como los que pintan bonito no se preguntan todo el tiempo por qué pintan bonito, nosotras sentimos que es algo normal, innato. Y de ninguna manera nos sentimos raras o algo así, simplemente aprendes a convivir con esto.

–¿Has pronosticado la muerte de alguien?
–El humo del incienso siempre toma una determinada dirección y yo interpreto eso. Pero cuando se apaga, generalmente significa muerte.

–¿Qué haces en esos casos?
–No lo puedo decir. Las brujas también tenemos nuestro código de ética. Por ejemplo, si una persona tiene una enfermedad terminal y yo descubro la fecha de su muerte, no puedo ser tan cruel de decírselo.

–A propósito, ¿pronosticaste el último terremoto?
–No, me tomó por sorpresa y casi me muero del susto. Las que lo presintieron fueron mi mamá y mi hija mayor. Desde junio les decían a todos que tenían que hacer simulacros porque se venía el terremoto. Y una semana antes mi hija mayor exigió en su colegio hacer uno. Ella ha heredado este don aunque a veces se aprovecha y me dice: Mamá, ¿para qué voy a estudiar matemáticas si de grande voy a ser bruja? (Raúl Alarcón)

Fotos: Víctor Ch. Vargas / Producción y estilismo: Nathalie Cáceres / Vestuario: Bugui, Conquistadores 940, San Isidro / Lencería: Caffarena, C.C. Larcomar 2do. Nivel / Zapatos: Platanitos, Larco 554, Miraflores / Agradecimiento: CADENA, Emilio Cavenecia Cdra. 1, San Isidro

Búsqueda | Mensaje | Revista