martes 17 de octubre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2451

25/Ago/2016
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre TurismoVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre GastronomíaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Acceso libre CineVER
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Turismo Alta costura en las alturas de Machu Picchu. Maestras tejedoras dan cátedra en la moda y en las aulas.

Tejido Milenario

Tejedoras Cusco

Tejedoras Irma Sayiri, Lucía Gómez e Hilda Tapia les enseñan a 120 alumnos.

Manos veloces se agitan al ritmo de una acompasada valicha mientras la lana recién extraída se vuelve blanquecina. Los tintes naturales están listos para ser prendados en la fibra. La semilla de tara y la cochinilla liberan sus colores, consecuencia de una técnica traspasada de generación en generación. Tejido, hilado y teñido son conocidos por las entusiastas artesanas cusqueñas que ofrecen su arte y cultura en el Valle Sagrado. Confeccionan el telar perfecto frente a una decena de espectadores. Los curiosos no dejan de preguntar cómo se hace, de dónde viene y si es que es tan fácil como se ve. Ellos son parte del proyecto de ethical fashion que promueve el taller vivencial del Instituto Chio Lecca. Cada semana se reúnen todas en Yucay, a 71 km al norte de la ciudad del Cusco.

Este programa es parte del compromiso de la casa de moda por revalorizar algo que a veces se considera perdido: la identidad andina en la vestimenta. Es por ello que, desde hace ocho meses, la sede en Yucay del instituto abre sus puertas a todo aquel interesado en conocer las técnicas milenarias cusqueñas y las responsabilidades que se adquieren al trabajar en moda. “Cualquiera puede venir. Aprenden acerca de la moda ética y las maneras en que las artesanas trabajan”, confirma la fundadora Rocío Lecca. Y nada mejor que aprender de las mejores: las maestras cusqueñas. “Queremos potenciar una moda fusión, es por ello que tenemos maestras artesanas como profesoras en el taller. Dictan clases de hilado, teñido y tejido”, señala.

Proceso manual desde la extracción de lana

Proceso manual: desde la extracción de la lana hasta la confección.

Las clases están a cargo de Irma Sayiri, Lucía Gómez e Hilda Tapia, tres tejedoras de la provincia de Chincheros. “Nuestros abuelos nos han enseñado a tejer y nosotros lo enseñamos a nuestros hijos desde niños. Lo que no queremos es que se pierda la autenticidad de estas técnicas milenarias”, afirma Tapia, quien proyecta lo que le enseñaron sus antepasados, ahora, en las aulas de clase. “Lo que sabemos lo enseñamos. Así, los muchachos se inspiran en sus diseños”, cuenta. Y es que la moda no es exclusivamente foránea. Hilos, botones y patrones peruanos elaborados en base a sabiduría milenaria son parte de la investidura sagrada. (AM)

Moda fusión: concepto en tendencia.

Moda fusión: concepto en tendencia. Resultado final: ¿posmodernidad o posmoda?

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista