Edición Nº 1857


www Caretas

Portada

SECCIONES
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Culturales

Ellos & Ellas
Caretas TV
Mundo Mezquino

COLUMNAS

Olla a Presión
Por Raúl Vargas Vega
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes
Por Luis E. Lama


ARTICULOS
La Hermana del
Presidente
Fábrica de Testigos
¿La Patria o la Plata?
Murazzo al Frente
El
Canciller’ de
las FARC

¿Chorreará?
Pa‘ Su Lucho
El Alcalde Sube Pero,
¿Lima También?

Anatomía de Fe
La Epopeya de
las 8 Horas
Tesoros de la Soledad
Explorando Villa
Un Rally de Locos
Lamento Inca
El Criollo Ilustrado
Poetas ad Honorem
Seco y Bailado
Héroes Anónimos
En Tacna Nazis
Humala en la Cana
La Máquina
del Tiempo
El Misterio de
la Poesía

Caretas:
Quijote se Busca



 

 

 



Ud. Puede anunciar aqui
 

 
ARTICULO 20 de enero de 2005
Paginas 10 y 11 de la edición impresa.

Lunes 17. 5:30 p.m.
Margarita Toledo asoma por la ventana de su casa ante la llegada de su hermano Luis. Permanece ya diez días bajo arresto en su domicilio de la calle Jacarandá en Surco.

La Hermana Del Presidente
Bajo arresto domiciliario

Pocas veces, como esta semana, se ha visto coincidir la estrechez de miras de políticos de opereta con explícitos intereses mafiosos para producir una arremetida a favor de la vacancia presidencial. Si la asonada de Humala en Andahuaylas fue el pretexto para los pedidos de censura parlamentaria, el escándalo de la falsificación de firmas, presentado selectivamente como una exclusividad de Perú Posible, ha servido para promover la imagen de que el mandatario está moralmente incapacitado para continuar en el cargo.

n

Jueves 13. Presidente Toledo saliendo del Acuerdo Nacional en la PCM. Coyuntura de caras largas.

 

EN medio del barullo político y los agrios ataques de sectores relacionados al fujimorismo, el arresto domiciliario de la hermana del presidente Alejandro Toledo golpeó fuertemente al régimen. No importa, para el caso, que las pruebas sean aún parciales o que los testigos en serie resulten defectuosos. Lo que se pretende es truncar el proceso democrático o por lo menos acortar sus términos.

Ni en sus pesadillas más lóbregas, esas de planillones andantes y "testigos locuaces", Margarita Toledo debió pensar que el embrollo de las firmas falsas de PP terminaría por confinarla dentro de las cuatro paredes de su casa en Surco y condenarla a pasar los primeros días de este abrumador verano dando vueltas por el patio o abriendo la ventana de calle a ver si entra algo de aire.

Pero es así, la exagerada presión de ciertos medios, en carrera de galgos por descubrir nuevos "testigos" de la supuesta fábrica de firmas (ver nota aparte), sumada a una acusación judicial que presenta ciertas fisuras, terminaron por enmarcarla dentro de un cuadro donde el arresto domiciliario se torna desproporcionado.

La acusación contra la menor de las mujeres del clan Toledo sigue amparada en las versiones de las testigos Carmen Burga Cachay y Gladys Álvarez, quienes además, por propia confesión, han sostenido que trabajaron sólo por espacio de 30 días en la supuesta "fábrica de firmas". Periodo bastante reducido para determinar la existencia de una mafia dentro de centro de labores alguno.

n
 

PP. Sánchez, Alvarado y Waisman no parecen acusar la crisis, pero la procesión va por dentro.

En su testimonial ante el fiscal Arturo Chalco y el juez Saúl Peña Farfán, Burga Cachay sostuvo que Margarita Toledo "fue quien le enseñó a falsificar las firmas". Sin embargo en su presentación en el Parlamento, ante la comisión Villanueva, se retractó y afirmó que a Margarita nunca la había visto falsificando firmas sino "repartiendo víveres".

A eso hay que sumar el hecho que el peritaje grafotécnico ordenado por el fiscal Chalco a los planillones de PP no se efectuó a las 500 mil firmas validadas por la ONPE de la época, sino al bloque total de firmas presentadas por PP para lograr su inscripción entre 1995 y 1999, y que asciende a más de un millón trescientas mil firmas (ver cuadro). Las probabilidades de encontrar firmas adulteradas son bastante elevadas.

La pregunta que se cae de madura tiene relación con el resto de agrupaciones investigadas. Si Margarita Toledo sufre arresto domiciliario por una acusación coja por qué no se encuentran bajo está misma medida los más de 300 involucrados en la falsificación del partido de Fujimori y Montesinos, Perú 2000. Las pruebas eran mucho más contundentes en esa oportunidad.

A pesar de todo ello, el oficialismo cree avizorar una salida al final del túnel. "Para nosotros el peor momento fue julio del año pasado y el caso Zaraí en el 2002, cuando los aparatos partidarios al unísono hicieron de la salida del presidente una causa", dice un alto funcionario del gobierno.

 
n

Fiscal Chalco y juez Peña. Rostros de la investigación a PP. ¿Y el resto de partidos?

 

El engranaje del gobierno para superar una crisis que no se previno ya se echó a andar.

El pasado jueves 13, a propósito de las declaraciones del ex trabajador de CORPAC, Peter Menacho, acusando a Freddy Otárola, ex presidente de esa institución, de haber participado en la salida de Burga Cachay del país, Toledo convocó a un grupo de asesores a Palacio de Gobierno.

Uno a uno fueron llegando: Fernando Olivera, Juan Sheput, Jesús Alvarado y Heriberto Benítez, novato en estas lides. Se diseñó una estrategia política ante la andanada mediática que se le venía al gobierno con objetivos bien puntuales. Olivera en la televisión para tratar de desbaratar la supuesta "bomba" con las declaraciones de "El Patriota". Sheput al frente de la respuesta del partido en la inscripción de PP a lo largo del segundo lustro de los noventa, aprovechando su experiencia como jefe del proceso de firmas del Foro Democrático, y Benítez como una supuesta palanca dentro del Congreso. Al cierre de edición, Margarita volvía al Parlamento. Una nueva cuota al show mediático.

 


Bailando Bajo la Lluvia
"Cuando llueve todos se mojan", podría ser el lema del caso de las firmas falsas.

 
n

EL número de firmas presentadas por los partidos políticos para inscribirse en las elecciones generales del 2000 ascendió a 22'523,345. Extraña cifra si se repara en que el padrón electoral de entonces llegaba apenas a los 14'562,468 inscritos.

Por algo, tres partidos (Perú Posible, CODE-Renovación y Perú 2000) tienen denuncias en el Poder Judicial por falsificación de firmas, lo que sugiere que no sólo está comprometido Perú Posible en el asunto.

La amenaza sobre el sistema político es seria, por más que algunos políticos vean irregularidades en un solo lado. Cabe preguntarse entonces, ¿cuántas firmas de las más de 22 millones presentadas el 2000 corresponden al resto de partidos?

Se sabe que Perú Posible presentó 1'390,213 firmas en 10 entregas. El 26 de enero de 1999, el JNE lo declaró inscrito validándole 502,016 firmas. CODE Renovación, de Rafael Rey y José Barba, presentaron 2'270,335 firmas - casi el 15% del total del padrón electoral - y se le aceptaron sólo 499,005. El dato curioso es que en las elecciones del 2000, Avancemos (la unión de Code-Renovación con Perú Ahora de Federico Salas), apenas obtuvo 247,054 votos en las presidenciales y 307,188 votos para sus candidatos al Parlamento, incluido Rey. Luego se descubriría que sólo el 10% de sus firmas eran auténticas.

La masiva falsificación de firmas de Perú 2000 en la notaría de Oscar Medelius es historia comprobada. Para participar en esas elecciones, el Frente Nacional Perú 2000 - Vamos Vecino, Nueva Mayoría y Cambio 90 - presentó 3'783,017 firmas en conjunto. Fueron reconocidas 1'029,974, divididas en 503,870 de Perú 2000 y 526,104 de Vamos Vecino.

Las otras agrupaciones aún no tienen denuncia en el Poder Judicial, pero son investigadas por el fiscal Arturo Chalco. Somos Perú presentó 1'007,843 firmas y se le reconoció 500,054. A Solidaridad Nacional le validaron 505,247 de 1'626,353 firmas. Al FREPAP de 1'722,507 le reconocieron 497,804. Finalmente, al FIM de 1'294,522 le aceptaron 500,121. Acción Popular, el APRA y UPP no tuvieron que recolectar firmas porque conservaron su inscripción tras las elecciones de 1995. El tema es más engorroso de lo que parece. La verificación de las firmas se hace mediante el muestreo y el margen de error puede ser bastante amplio -300 firmas al azar no dicen nada de un total de más de un millón y medio de firmas. La verificación individual es prácticamente imposible. La ingente cantidad de firmas presentadas en el 2000 también se explica por uno ó más adherentes firmando en distintas listas partidarias, irregularidad común a cualquier partido. Como se ve, si llueve en el lío de las firmas, todos se mojan. (C.H.).

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas| CineTV | Mundo Mezquino | Olla de Presion | Lugar Comun | Artes & Ensartes |

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal