Edición Nº 1856


www Caretas

Portada

SECCIONES
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Culturales

Ellos & Ellas
Caretas TV
Mundo Mezquino

COLUMNAS

Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa

Lugar Común
Por Augusto Elmore
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday


ARTICULOS
Humala Mansito
se Entregró
El Factor Ollanta
Humala Dixit
¿Führer Chicha?
Tuma Ministros
Editorial
Rebeldes en sus 13
El Milagroso Yuan
y la Amenaza china
Deshojando a Margarita
Lima en Postal
Ciudad en Pie
Bar Centenario
Fuerza Fatal
Jean Tonic
Tsunamis Peruanos
El Zoológico Congresal
Foto Carnet
400 Años del Quijote
El Arroz está
en su Punto
"Es Mitómano, Farsante
y Ególatra"
El Block de Notas
Rollo Familiar


 

 

 



Ud. Puede anunciar aqui
 

 
ARTICULO 13 de enero de 2005
Paginas 10 y 11 de la edición impresa.

Humala Mansito se Entregó
Antauro Humala quiso llevar a la práctica su prédica de odio y terminó causando seis muertes absurdas. Luego se rindió solo, abandonando a sus huestes. Aquí la historia oculta de los sucesos de Andahuaylas.

n
¿De qué se ríe? Lunes 3, 8:15 p.m. Precisos instantes en que Antauro Humala llega a la Municipalidad de Andahuaylas para negociar su entrega y la deposición de las armas. Lo reciben el director de la PNP, general Félix Murazzo, y la defensora del Pueblo, Rosa María Paz. Atrás, lo acompaña su lugarteniente Jorge Villalba. Abajo: Murazzo aparta al mayor en retiro, mientras éste es fuertemente resguardado. Poco después se rendiría.  

COMO nunca antes, en los calabozos del piso ocho del edificio de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), ubicada en la avenida España, no cabe ni un alfiler.

-No hay sitio para más reservistas -dijo un oficial de la Policía a CARETAS.

Al cierre de la presente edición, 187 integrantes del movimiento etnocacerista Ollanta, esa suerte de menjurje fascista que ha copiado con aprontes chicha los postulados de Hitler y Mussolini, habían sido trasladados desde Andahuaylas a Lima.

70 de ellos ocupan hoy todas las celdas disponibles de la Dirincri y el resto ha sido trasladado al edificio de la Prefectura. Por el contrario, el piso 12 de la Dirincri, donde se encuentra la División de Terrorismo Regional, alberga sólo a un detenido de particular relevancia: el mayor en retiro EP Antauro Humala Tasso.

Según versiones confiables de inteligencia policial, Humala se ha mostrado parco en sus primeras declaraciones. Los agentes de la Dircote a su cargo le han brindado un trato "especial", como parte de una estrategia que busca el reconocimiento de su responsabilidad en los sucesos de Andahuaylas.

En ese plan adquieren cierta relevancia los recientes exámenes psicológicos practicados al mayor EP, que revelan una personalidad imperiosa, pero que cede en situaciones de presión.

-En un inicio, Humala se negó a probar alimento. Sólo aceptaba la comida que le traían sus familiares, pero ahora se muestra colaborador -contó un investigador.

Oficialmente su interrogatorio empezó el lunes 10, pero Humala ya había brindado ciertas confesiones ante los oficiales de la Dircote. El viernes 7, por ejemplo, se lavó las manos y atribuyó la muerte de los cuatro policías en el viejo puente Colonial de Andahuaylas a su lugarteniente y ex jefe de seguridad, Jorge Villalba Toyama.

-Él era responsable de las acciones militares del destacamento reservista -dijo Humala.

Desde su celda en la Prefectura, Villalba Toyama no ocultó su rabia al enterarse de esta versión. Habría dicho que Humala le ordenó repeler a todas las personas.

Durante el interrogatorio Humala ha negado cualquier vínculo con el narcotráfico y sostiene que su acción armada no buscaba muertos, sólo ejercer "presión política contra el gobierno". Asegura que la situación se le escapó de las manos.

 
n
 

ARCAICOS. "Etnocacerismo", discurso violentista y armas como estandarte. Der.: Prófugo reservista remató a policías caídos.

EL FIN DE LA FANFARRONERIA

Fuentes policiales sostienen que Humala pasó en Andahuaylas de la fanfarronería matonesca a un estado de notoria cobardía. Ambos rasgos han sido características permanentes en él durante la asonada de Año Nuevo.

Informes de inteligencia policial y militar, así como testimonios de primera mano obtenidos por CARETAS permiten reconstruir todo lo acontecido en Andahuaylas.

El 29 de diciembre, Humala convocó a sus reservistas y simpatizantes de todo el Perú a uno de los seminarios-taller del movimiento en la capital de Apurímac. A lo largo del año pasado había efectuado un total de 18 de estas reuniones. ¿Por qué escogió el lugar?

Humala se sentía identificado con los factores históricos de Andahuaylas: la cultura Chanka y la gesta de Andrés Avelino Cáceres. Además, allí se organizó el grupo indigenista Llapanchik, ligado al movimiento boliviano de Evo Morales y que guarda cierta relación con el congresista Michel Martínez, según fuentes confiables.

Un informe policial indica que Humala explotó también el descontento reinante en la población de Andahuaylas contra el gobierno actual (paralización de obras importantes como la ampliación del aeropuerto y reparación de la carretera) con el objetivo de "capitalizar la coyuntura política en su favor".

Lo cierto es que el 30 de diciembre, un grupo de reservistas que superaba la centena ya estaba en la ciudad. Al día siguiente, llegaron Humala, el lugarteniente Villalba, el abogado Fernando Bobbio y otro conferencista de apellido Ramos. Los tres últimos aseguran que no sabían de las pretensiones violentistas del mayor en retiro.

Un documento de inteligencia del Ejército indica que el primer objetivo de Humala era tomar el cuartel de ingeniería de Andahuaylas.

La unidad militar, sin embargo, estaba resguardada fuertemente por motivos de las fiestas de fin de año. Entonces, la comisaría apareció como blanco alternativo.

En realidad, se trataba de una División Regional de la PNP que tenía a su cargo seis comisarías de la zona y, por ello, contaba con un arsenal importante.

n
Humala envió una carta a los reservistas en la que "solicitó" deponer las armas. Había 80 fusiles de guerra, granadas y casi 1,000 lacrimógenas.  

Un enigma aún no resuelto es el siguiente: ¿Cómo obtuvo Humala el dinero para financiar sus actividades? Una de las hipótesis indica que el etnocacerismo recibe ayuda monetaria del movimiento chavista de Venezuela.

Los humalistas, se sabe, estuvieron en Ayacucho y Cusco vitoreando al presidente Hugo Chávez, quien en su discurso rindió tributo a Juan Velasco Alvarado.

También se tiene conocimiento de un viaje que Humala realizó a Venezuela en agosto pasado. Allí se habría reunido con el boliviano Evo Morales.

A las cuatro de la madrugada de Año Nuevo, la unidad policial tenía 12 efectivos como resguardo. Los demás agentes estaban presentes en las festividades patronales del "Niño Jesús de Año Nuevo".

En esas estaban, cuando un grupo de 50 reservistas apareció de pronto en la comisaría luciendo indumentaria militar completa. Los policías pensaron que se trataba de personal de guarnición y los recibieron con ánimo celebratorio. De pronto, los etnocaceristas desenfundaron algunas armas y se produjo un forcejeo con el estallido de bombas lacrimógenas. La toma del local policial fue cuestión de minutos; sin embargo se logró dar la voz de alerta.

Un testigo accidental fue el congresista Edgar Villanueva (PA), cuya casa está ubicada a media cuadra de la comisaría. "Creí que eran efectivos de la Policía que custodiaban el orden de la fiesta patronal", recordó el parlamentario.

Los policías que patrullaban las calles regresaron rápidamente y se enfrentaron a tiros con los reservistas ya atrincherados en el edificio. Tres efectivos resultaron heridos de bala, mientras que otro se fracturó la pierna. El primer día del año se anunciaba así en Andahuaylas.

LA ENTREGA SECRETA

La noticia dio la vuelta al mundo en medio de la resaca festiva. Después, el domingo 2, un pelotón de reservistas encabezado por Jorge Villalba emboscó a una patrulla del Escuadrón Verde de la PNP que había arribado para reforzar la seguridad en la población.

Los reservistas habrían confundido a los agentes con Comandos del Ejército.

Cuatro de los efectivos fueron muertos a tiros y uno rematado en el suelo. El asesino está prófugo (ver foto). Al día siguiente murieron dos alzados, luego de que Humala se paseara en hombros por la plaza de armas y sus hombres realizaran disparos al aire. Éste dijo que se entregaría al mediodía del lunes 3, pero se retractó. Cuando estaba en la plaza de armas, el director de la PNP, Félix Murazo, en un verdadero acto de coraje, se coló entre la gente y se acercó a Humala.

 
n
 

Antauro Humala fue conducido al piso 12 de la Dirincri. Se ha mostrado parco hasta ahora.

Ambos conversaron un momento y el mayor EP (r) le pidió una tregua de tres horas. Hasta ese momento, Humala se había mostrado desafiante y obstinado. Las bajas cambiaron completamente el juego.

Por cierto, la PNP investiga una brumosa versión, según la cual Humala habría ofrecido 20,000 dólares a un comandante EP de apellido Becerra -quien estaba a cargo del batallón de Ingeniería en la ciudad- para unirse a su causa.

El Ejército sostiene que el oficial acudió la noche de la toma al local policial, rechazado la propuesta indecente y no volvió más. Pero inteligencia policial ha recibido versiones que aseguran que Becerra regresó otras dos veces y vestido de civil. El tema está por aclararse.

En medio del toque de queda decretado por la Zona de Emergencia y presagiando que algo grave podría sucederle, Humala aceptó culminar la serie de negociaciones sostenidas con Murazzo y con el general de división EP José Williams Zapata. La misma noche del lunes, acudió al Municipio de la ciudad.

De hecho, fuentes policiales aseguran que Humala había discutido con sus hombres en la comisaría por el tema de la entrega de armas. Algunos de los reservistas no querían dar marcha atrás. La situación se tornó insostenible para él.

Murazzo, ex jefe regional de la Interpol de Sudamérica y abogado de carrera, desarrolló una labor clave como mediador de la situación, teniendo en cuenta que desde Lima las directrices apuntaban inicialmente a una acción de fuerza directa.

Frente a frente y ya rodeados de personal de las Fuerzas Especiales EP, el director de la Policía condujo sutilmente a Humala a un ambiente aislado de la Municipalidad, mientras su lugarteniente era custodiado por un grupo de comandos del batallón Pachacútec. Algunos testigos refieren haber visto llorar a Villalba.

Murazzo caló hondo en Humala y conversó con él largas horas. Pero en realidad no tuvo mucho trabajo: el cabecilla de esta locura armada ya había decidido entregarse. Un poco más tarde, Fernando Bobbio llevó a la comisaría una carta escrita por el mayor en retiro, en la que "solicitaba" a sus hombres deponer las armas.

El congresista Michel Martínez, quien fungió de improvisado mediador de los etnocaceristas, se sorprendió de ver cómo Humala se entregaba tan dócilmente en la Municipalidad, pero igualmente protestó: "No deben detenerlo".

El general Williams lo paró en seco: "Señor congresista, se está deteniendo a un hombre en flagrante delito. No creo que quiera convertirse en su cómplice".

En esos momentos, apareció Antauro Humala enmarrocado y con cara de circunstancias. En rápido movimiento, se acercó a Martínez y le dijo al oído:

-Me han jodido. No me dejan hacer ni una llamada. (Américo Zambrano, Carlos Hidalgo).

 

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas| CineTV | Mundo Mezquino | Piedra de Toque | Lugar Comun | China Te Cuenta Que.. |

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal