Edición Nº 1841


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales
Caretas TV
Mundo Mezquino

Columnas
Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes
Por Luis E. Lama
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Pagina WWW
Por Richard Webb
Mal Menor
Por Jaime Bedoya Artículos
Eclipse Solari
Indios en Washington
La Pelea de la OEA
¡Cartas del Diablo!

La Lucha de Lucho
Falta de Transparencia
en el Concejo
de Lima

Presencia de
Andrea

Zapatos con Historia
Nido de Metralla
El Infierno de Arnie
Tilsa: El Color de
los Mitos

El Diario de Geo
La Fuerza de la Fe

Modas
Aria Vital
Block de Notas
Lectoría de Revistas
El Misterio de la Poesía

 

 

ARTICULO

23 de setiembre de 2004
Paginas 56 y 57 de la edición impresa.


Embajador Ernesto Pinto-Bazurco Rittler considera que Jorge Chávez murió de pena, de depresión. Angelina, murió dos meses después del accidente. "El fue un héroe de la paz".

El Diario de Geo
Rara edición del diario de Jorge Chávez -escrito entre febrero y setiembre de 1910- llega a manos de embajador peruano. Se demuestra ahora que hazaña del héroe no fue puramente deportiva y que en parte el vuelo que lo llevó a la muerte lo hizo por amor y por cooperar con Suiza. Murió el 27 de setiembre de 1910.

LA muerte es una puerta grande para entrar en otro mundo, en la Nada o en el Todo, en la vida o no vida. Una fuerza en nosotros nos impulsa a una vida que es más que ésta, limitada a la existencia. Nos proyecta a una existencia, que en definitiva conoce solamente realización en la que no es necesario disiparse en anhelos y deseos...después de la muerte no podemos morir por segunda vez. Solamente lo que existe antes de la muerte es sometido a la ley del tiempo.

Jorge Chávez anotó estas palabras en su diario poco antes de trasmontar los Alpes suizos en su frágil Bleriot XI.

"Esto significa que él sabía que la hazaña que iba a realizar no era meramente deportiva. Jorge Chávez era consciente que corría un enorme riesgo y que si su vuelo tenía éxito, habría contribuido al desarrollo de los pueblos. Además de héroe, es un verdadero pionero de la cooperación con Suiza", dice con certeza el embajador Ernesto Pinto-Bazurco Rittler, agarrando el pequeño libro que ha leído (y traducido en partes a pedido nuestro) con especial dedicación.

El embajador Pinto-Bazurco, por esas casualidades, nació en Alemania, es piloto aficionado y vivió en Suiza seis años. Un buen día, luego de haber visitado Brig, el pueblo en el cual inició su vuelo Jorge Chávez, cayó en sus manos un recorte de La Stampa del 24 de setiembre de 1910, editada en Torino cuyo facsímil publicamos en estas páginas. Su interés por Chávez fue creciendo. Y como si esto fuera poco hace unas semanas en Munich encontró, dentro de una biblioteca familiar que heredó, el título "Flug una tod des Geo Chávez". "El libro -explica el embajador- fue editado y traducido (del francés al alemán) por Rudolf Timermans e impreso por Karl Alber en 1940". Continúa: "Es desde luego un raro ejemplar rescatado de las cenizas de los bombardeos que destruyeron esa ciudad alemana. Jorge Chávez, que entendió la aviación como una contribución a la vida misma, no habría de imaginar la fuerza destructiva que se empleó contra la población civil con el mal uso de la aviación". Menos, que su testimonio personal terminaría en manos de un peruano casi cien años después.

Según el embajador Pinto-Bazurco, en la introducción del libro, el recopilador atestigua que el manuscrito lo consiguió en Florencia, donde llegó luego que Jorge Chávez se lo entregara a Angelina Capone, la joven mujer que lo acompañó hasta la muerte. "Este documento histórico -asevera Pinto-Bazurco-, contribuirá a profundizar las investigaciones que hicieran de Geo Chávez, el italiano Barsini, los peruanos Garrido Leca y Garreaud y el suizo Birbaum".

Sin duda. Hasta ahora nadie sabía de la relación de Chávez con Angelina Capone. "El tenía una novia en París -asegura el embajador-, lugar en el que residía pero, al parecer, conoció a Angelina, natural de Domodossola, seis semanas antes de trasponer los Alpes. Y la amó con pasión. En un momento le dice: Angelina, no sé si tú también piensas en mí esta noche. Tú me has hecho muy dichoso y rico de espíritu porque a través tuyo descubrí el amor.

Sus últimas palabras, por cierto, "que ya no pudo anotar porque estaba moribundo, fueron confiadas a Angelina": He tenido el valor suficiente, pero la hazaña ha sido muy dura.

"Es muy probable además -señala Pinto- que gran parte del vuelo que hizo fue para demostrarle su valor a ella, y que el sobrevuelo que finalmente realizó al llegar al Domodossola, fue una maniobra para lucirse ante Angelina, que estaba allí". De acuerdo al embajador Pinto-Bazurco, los historiadores que se han ocupado de Jorge Chávez, nunca han podido entender por qué tuvo que hacer esa maniobra final en lugar de aterrizar directamente. "Puede ser -insiste Pinto-, y ésta es una conjetura, que lo haya hecho para ella".

"Lo que sí es demostrable y fehaciente -sigue- es que él voló para cooperar con las naciones. Sus conocimientos técnicos y su aporte contribuyeron a que la región de Brig, enclavada en los Alpes suizos, pueda encontrar una ruta comercial con Italia. Y es que Chávez también consigna lo que le dijo un monje de un hospicio enclavado en los cerros suizos el 22 de agosto de 1910: Le deseo de todo corazón que logre el vuelo sobre los Alpes. Con su empresa salvará más vidas humanas de las se presume hoy."

"El diario de Chávez -refiere el embajador Pinto-Bazurco- también revela su amor por el Perú que él llama mi querida patria lejana."

Fue ese sentimiento precisamente, como bien sostiene el embajador, uno de los que lo decidió a realizar la hazaña que lo convirtió en héroe. "Al competir con prestigiados aviadores de la época, provenientes de Italia, Francia, Alemania y Estados Unidos, Chávez deja testimonio en su diario que si él mostraba más arrojo y desafiaba los vientos del paso del Simplón y Munchera tomando la peligrosa ruta sin retorno o aterrizaje de emergencia del Zwischbergental, por el Val Divedro, el mundo recordaría su nombre y recordaría también que Chávez era peruano."

Así lo recordamos. (Teresina Muñoz-Nájar)


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | CineTV | Mundo Mezquino | Piedra de Toque | Olla de Presion |Lugar Comun | China te cuenta... | Mal Menor | Artes & Ensartes

Siguiente artículo...

 

  

  
Pagina Principal