Edición Nº 1823


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV
Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
Artes & Ensartes
Por Luis E. Lama
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Mal Menor
Por Jaime Bedoya

Artículos
Ilave Tempestad
en el Lago

Testimonios
Que Acusan

Billete a la Vista
Irak: Salvajismo Islámico
Tropelías Aliadas
En la Red del Enredo
No es Amor al Chancho
¡Ciao Chiara!
México: la Revolución
del Voto

Marceau Habló

El Altar Real
Cecilia sin Estación

Cremas Botox
Esencia de Mujer

De Museos y Saqueos
Salva Sagrado
Dura de Chacchar
Mala Semilla
¿Carga Santa?
Misterio de una Muerte
Educación Tísica
El Misterio de
la Poesía

 

 

ARTICULO

13 de mayo de 2004
Paginas 24 y 25 de la edición impresa.


Ajustarse los cascos. El martes 11, Presidente y su entorno visitaron el Parque Industrial de Villa El Salvador. Los intentos de Toledo por lograr un modelo Rospigliosi sin Rospi fracasaron en días anteriores.

En la Red del Enredo
La procesión va por dentro: en el Interior. La crónica pinta, paso a paso, el proceso que puede arrojar al archivo la reforma policial.

n

Rospigliosi y Carrión construyeron una química para algunos inesperada.

 

EL director general de la Policía accedió a una breve conversación informal con CARETAS el martes 11 por la tarde. Gustavo Carrión tenía el buen humor de casi siempre y sus amistosas palabras iniciales no presagiaban preocupaciones.

Hasta sus detractores le reconocerán que con él se puede ir directo al grano.

-¿Renuncia o lo renuncian?

El rumor ya era mecha prendida por todo el Ministerio del Interior, pero él no estaba muy al tanto y la pregunta le cayó como una auténtica sorpresa. "El ministro no me ha dicho que seré relevado", replicó. Pocos minutos después entró una llamada del despacho de Javier Reátegui y la conversación se vio interrumpida en seco. En comunicación telefónica posterior, Carrión confirmó que no trató con el ministro su retiro de la institución. Aunque el talante del general indicase lo contrario, la guerra de nervios estaba en marcha.

A PUNO SIN ESCALAS

Disculpará Carrión la descripción de un encuentro no pactado como entrevista, pero ocurre que retrata fielmente el enrarecido ambiente vivido en Córpac al cierre de esta edición. El rumor del recambio lo repetían oficiales de Policía y asesores del despacho ministerial. El segundo en línea, general Luis García Molledo, también sería pasado al retiro y en reemplazo de Carrión iba a ser nombrado el general Félix Murazzo, jefe del Estado Mayor.

Averiguaciones posteriores permitieron determinar que el reguero de pólvora guardaba relación con una lucha intestina en la Policía. Y la semana recién comenzaba.

Censurado el ex ministro Fernando Rospigliosi en el Congreso (CARETAS 1822), se aceleró la búsqueda por conseguir a su reemplazo. Según fuentes consultadas por CARETAS, el cargo fue ofrecido a Baldo Kresalja, ministro de Justicia; Gustavo Gorriti, periodista; Carlos Bruce, ministro de Vivienda y Construcción; y Javier Reátegui, ex ministro de Pesquería, Transportes y Comunicaciones y Producción.

Kresalja declinó y era lógico. Saltar de un potro bravo a otro más necio no suena muy lógico, si se toma en cuenta todo lo que hay que hacer todavía en el Poder Judicial. La opción de Gorriti, hay que reconocerlo, significó claramente la intención del presidente Alejandro Toledo de seguir con la línea trazada por Rospigliosi. Gorriti aceptó pero luego, en la tarde del viernes 7, se retractó. Ello motivó el anuncio frustrado de Carlos Ferrero en el sentido que el próximo ministro sería alguien ajeno a Perú Posible. Resultan entonces desproporcionadas las críticas a su intervención, pues en ese momento consideraba al fogueado periodista un bolo fijo.

Bruce no estuvo dispuesto a abandonar la formidable plataforma de su despacho y Reátegui fue el único que se le midió al reto. Con la juramentación del viernes le entregaron, figurativamente, su pasaje a Puno. Allí viajó el sábado por la mañana y recién tomó posesión del cargo el lunes. Ese mismo día asistió al Consejo de Ministros en Palacio de Gobierno y mostró su perplejidad por el grado de intolerancia que percibió en el altiplano. "Las demandas del paro no son reivindicatorias sino de confrontación, para mantener un Estado anárquico", se le oyó decir. Carrión le secundó revelando que en los últimos meses se desarrollaron operativos antinarcóticos y anticontrabando en la zona, los cuales explicaban los intereses exacerbados. No era necesario escuchar por mucho tiempo al ministro de Defensa, Roberto Chiabra, para concluir que no favorece la imposición del Estado de Emergencia en el lugar. De hecho, estamos en la primera fase de ese proceso: garantizar el orden interno a través del reforzamiento de la Policía Nacional. En la segunda fase las FF.AA. apoyan a la PNP y en la tercera intervienen directamente. Chiabra todavía debe recordar los incidentes puneños del año pasado, cuando en medio de protestas estudiantiles falleció el estudiante Edy Quilca a consecuencia de una bala de fusil FAL del Ejército. Chiabra era comandante general y seguramente no tiene prisa por reproducir la experiencia como ministro.

n

Trascendió que Reátegui comenzó a ser rodeado por oficiales provenientes de la antigua PIP.

LAS BAJAS

Mientras tanto, las gavetas de los principales asesores de Rospigliosi ya estaban desiertas. Prácticamente todos le habían presentado su carta de renuncia al ex ministro pero éste no las tramitó ante Reátegui, quizás apostando por la permanencia de algunos de sus colaboradores. No había dudas sobre la salida del viceministro Ricardo Valdez, el asesor en temas de seguridad Dante Vera ni el asesor Carlos Basombrío, el más público y comprometido defensor de Rospigliosi. Un tanto más indefinido se encontraba el futuro de Manuel Boluarte, jefe de la oficina de Comunicaciones, y Rubén Vargas, director de la Oficina de Defensa Nacional del Ministerio.

Se puede guardar diferencias de forma y de fondo con los miembros de este equipo. Pero quienes lo han visto trabajar de cerca no pueden negar la calidad de su trabajo ni la compenetración que logró. Cada crisis fue enfrentada en tres direcciones: de orden público, político-social y mediático. Era una especie de brigada de bomberos que tuvo pocos errores de puntería. Ilave fue el más grande y la factura política no perdonó.

Ante tantas bajas, la antesala de la oficina de Gustavo Carrión parecía inmensa la tarde del martes. Su lealtad a Rospigliosi -expresada en su discurso del jueves 6- le representa hoy un pasivo. El gran activo con el que cuenta es su entusiasta defensa de la reforma policial. Contradictores como el coronel (r) Benedicto Jiménez han sido implacables y dudan de los resultados alcanzados hasta hoy. Carrión señala que "las leyes del nuevo perfil policial" (disciplinarias, personales, de carrera y régimen económico, entre otras) serán determinantes para la continuación de la reforma.

Fue Jiménez el primero en recomendar abiertamente la designación de Murazzo. Ambos provienen de la Policía de Investigaciones, PIP, lo que puede explicar la afinidad. Otras hipótesis sugieren que el nombre fue soltado por otros generales con la intención de "quemarlo" y ahorrarse peldaños hacia la Dirección General. Cabe preguntarse sobre el compromiso del resto de la cúpula con la reestructuración policial.

Como sea, el ministro Reátegui tuvo a bien citar al historiador Jorge Basadre en varios de los pasajes de su discurso del lunes 10. Prometió que "trabajos como la reforma seguirán por el mismo cauce y serán defendidos". Aseguró también "la continuación de la exitosa campaña A la Policía se la Respeta". Cuidado. Esos fueron los mismos ejes del discurso inaugural de su correligionario Alberto Sanabria, y enunciarlos no bastó. Si Reátegui quiere aplicar de verdad a Basadre, puede comenzar por darle una mirada a la historia más reciente. (Enrique Chávez)

 

 

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Olla de Presion | Lugar Comun | Artes y Ensartes | Mal Menor

Siguiente artículo...

 

  

  
Pagina Principal