Edición Nº 1819


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV
Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Mal Menor
Por Jaime Bedoya

Artículos
Marca de Nacimiento
Campaña con Maña
La Transformación
del PNUD

Chupones Supremos
"Hay Que Rehacer el País"

Todos los Nombres
Clavo y Candela
Opera Lima
Campañas con Maña

Inventos Risueños
Los Niños Indigo
El Despertar de un Genio
Modas
El Ritual Metrosexual
Caretas en la Facultad
Las Cuentas del Cuento Aguas Rugientes
Muerte Anunciada
en Paracas

Los Sueños Olímpicos
El Misterio de la Poesía

 
MAL MENOR
15 de abril de 2004

Por JAIME BEDOYA
Bowling For Machu Picchu

SIEMPRE es lo mismo. Cuando el hombre sabio señala la luna, el idiota mira el dedo. Ha tenido que llegar hasta esta ingrata tierra la visionaria gente de Discovery Channel para que recién se avizore la cualidad documental de la sociedad conyugal entre Alejandro Toledo y su consorte Eliane Karp. Sinérgica pompa euroinca en un país milenario gobernado con ineptitud supina.

Cuánto ganaríamos profundizando en los alcances pedagógicos de la deconstrucción de esta pareja arquetípica. Los majestuosos escenarios de fondo agregarían entretención cultural a la tarea, noble antídoto contra aquel despreciable pasatiempo juvenil del perreo. En cambio perdemos el tiempo debatiendo en torno a los 250 mil dólares que el Estado peruano habrá de desembolsar en este impagable documento científico. ¿Tiene precio el conocimiento?

-Ridiculeces, como bien ha señalado el Primer Mandatario en uno de esos raros encuentros con la prensa en los que suele responder a un coro de inquietudes con murmullos y procacidades sin destinatario definido.

Evidencia palpable de las virtudes precognitivas de los documentalistas fue la coincidencia entre el descanso presidencial en el hotel de Machu Picchu (donde rodaron escenas de Toledo meditando sobre la misma piedra en que Anmoreca hizo yoga calato en el 79) con la lamentable tragedia de Aguas Calientes. Tirando al piso la bandeja del room service, el presidente/presentador dejó de lado el repaso de las narraciones en off elogiando al choclo que pondrán al Perú en un papel protagónico en el concierto de las naciones. Inmediatamente se apersonó en el lugar de los hechos para hacer un anuncio: todo quedaba cancelado. Mientras lo decía se acomodaba ante la cámara de Discovery para que lo filmara recogiendo una sayonara de niño bañada en barro, exquisita fotogenia de la calamidad. Como si tal despliegue interpretativo no bastara1, luego tuvo a bien regalarles a los futuros espectadores de esta obra, millones de turistas sedientos de desastre surrealista, un par de citas que excitará la activa comunidad neurolingüística mundial. La primera de ellas, clásica:

-He suspendido todo... Mañana estoy en Paracas.

La segunda, promesa vital hecha a una perjudicada:

-Voy a hacer todo lo posible por devolverles la vida…o los cadáveres, porque la vida no puedo devolverla.

Acto seguido el helicóptero destinado a transportar actores y documentalistas por el país a costa del Estado tuvo finalmente, luego del memorable evento de mayo del 2002 en Arequipa2, una misión de valía: evacuar heridos.

Al día siguiente, en perfecta coherencia con ellos mismos y mientras diez pobladores seguían desaparecidos, los anfitriones continuaban rodando el cancelado documental en Paracas. Eliane buceaba entre inimputables lobos marinos a la par que quince mil médicos en todo el país comenzaban una huelga nacional. En el fondo del mar podría haber encontrado la aprobación de su esposo.

Sería absurdo intentar justipreciar el contenido de esta recopilación fílmica. La vigorosa celeridad con la que el otrora carismático binomio incinerara simpatías no ha permitido un pausado análisis de su praxis autocancelatoria, la misma que ha prevalecido a pesar de desigual competencia3. Esta podría ser la vivisección digital de una oportunidad perdida, una miniserie sobre la congénita miopía moral de los elegidos respecto a la sensibilidad hacia sus electores. Pero claro, así sería si se tratara de un documental implacable. De aquellos que podían captar una llamada de Almeyda desde San Jorge al encriptado presidencial mientras el susodicho, postrado de rodillas sobre las ruinas de la casa cabanense en las que prometió construir un colegio que todavía no existe, puja en busca del aniego ocular para el lente. Primicia que no sucederá en un publirreportaje para el que hasta Hitler hubiera posado feliz prendiendo el horno de su cocina. En esta puesta en escena, además de los dos extras de lujo, el protagonista es el pintoresquismo propio de jornadas ficticias de trabajo, configurando el relato de cómo el imperio del sol devino en imperio de la nadería exótica. Peter Greenberg, documentalista que fuera recibido en Palacio de Gobierno con honores comparables a un Jefe de Estado o al caballo de paso de la Primera Dama, es un escritor de manuales de viaje para ventajistas4. En ellos comparte el secreto de cómo conseguir porciones de pollo más grandes en los aviones o cómo reservar las habitaciones de hotel con los mejores servicios higiénicos.

No es difícil imaginarse lo que podrá aconsejar sobre cómo viajar gratis por el Perú cobrando un cuarto de millón de dólares: A él, dígale que como todo líder es un incomprendido. A su esposa, que él sin ella no es nada. Y después a pasar por caja haciéndose el cojudo y diciendo qué lindo país tienen.

________________

1 Guarda Cattone.

2 Apostada la nave sobre la pista de aterrizaje en Imata, el tren de aterrizaje acogió noblemente el urgente alivio de la vejiga presidencial.

3 Neutralizar el escándalo que supone un sobrino violador en la familia con una trifulca pública en un Blockbuster, es una reacción meritoria que las fuerzas desestabilizadoras, típicamente, silencian.

4 Entre otros títulos: "Hotel Secrets from the Travel Detective", "The Travel Detective Flight Confidential", "How to Get The Best Deals", etc.

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Olla de Presion | Artes y Ensartes | Mal Menor

Siguiente artículo...

 

  

  
Pagina Principal