Edición Nº 1819


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV
Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Mal Menor
Por Jaime Bedoya

Artículos
Marca de Nacimiento
Campaña con Maña
La Transformación
del PNUD

Chupones Supremos
"Hay Que Rehacer el País"

Todos los Nombres
Clavo y Candela
Opera Lima
Campañas con Maña

Inventos Risueños
Los Niños Indigo
El Despertar de un Genio
Modas
El Ritual Metrosexual
Caretas en la Facultad
Las Cuentas del Cuento Aguas Rugientes
Muerte Anunciada
en Paracas

Los Sueños Olímpicos
El Misterio de la Poesía

 

 

ARTICULO

15 de abril de 2004
Paginas 64 y 65 de la edición impresa.


Polizonte Carlos Galdós con las manos en la masa y los pies en remojo. "Ese trabajo se lo dejo a los profesionales". Der.: Dos a cero. Beckham, arquetipo del metrosexual y amante múltiple. abajo; Novedad en Lima: Limpieza de piel con vaporizador de ozono.

El Ritual Metrosexual
Llegan a Lima productos y tratamientos cosméticos masculinos que amplifican la tendencia del cuidado varonil al estilo David Beckham.

n

El doctor José Barrios, especializado en cirugía y medicina estética masculina.

 

EL polizonte Carlos Galdós se hace manicura y pedicura una vez al mes. El periodista Jaime D'Althaus viste ternos Hermenegildo Zegna de 1,500 dólares. Y el artista Christian Meier se hace iluminaciones en el cabello y se depila los vellos del pecho. Que lance la primera piedra el hombre que no use un producto para el cabello diferente al necesario champú (acondicionador, mousse, styling gel o tinte). O alguna crema facial protectora, hidratante o antiarrugas.

Por cierto, ésta no es una cacería de 'metrosexuales', la nueva categoría del marketing que designa a los varones urbanos que, sin ser homosexuales, se preocupan más que antes y que otros por su apariencia personal.

El futbolista inglés del Real Madrid, David Beckham, es el clásico 'metrosexual'. Aparece con un nuevo peinado en cada partido, se echa brillo a las uñas, usa sarong o falda indonesa, y, por si la dudas, es macho y mujeriego. Ultimamente ha salido a la luz una infidelidad doble, con su asistente y una desconocida. Por ahora, su esposa, la ex Spice Girl, no ha dicho ni pío.

Los publicistas piensan que cada vez que el ídolo de fútbol aparece con una colita en el cabello o con las piernas depiladas, envía un poderoso mensaje mediático a esa nueva clase de macho del siglo XXI ávido por consumir. En el Perú, el futbolista Claudio Pizarro es lo más cercano a un metrosexual. No se duda de su virilidad y, sin embargo, se nota que se esmera a la hora de vestir y arreglarse: se alisa el pelo, se lo ilumina, se lo amarra, se pone vincha, se lo tiñe y, según los periodistas deportivos, usa un perfume tan llamativo que queda impregnado en el ambiente aun después de haberse esfumado en su Audi color plata.

Los publicistas dicen que los metrosexuales no son muchos pero gracias a los que existen se pueden averiguar las preferencias en el mercado masculino de ropa, electrodomésticos, productos de cocina y, sobre todo, salud y belleza. Unilever, por ejemplo, ha creado 'Axe', que ya está en el Perú, el primer desodorante masculino "para todo el cuerpo" cuando lo normal, hasta hace poco, era que los hombres sólo usen desodorante en las axilas, que es donde biológicamente lo necesitan. Y Gustavo Salas, gerente de marca de Nivea, anuncia para julio la llegada de una nueva gama de cremas hidratantes y antiarrugas para ellos.

n
 

Claudio Pizarro, en la cancha se desconcentró por cuidarse el cabello. Pedro Suárez Vértiz usa las blusas de su esposa. Carlos Espá: "No utilizo cremas, respeto a quienes sí usan pero yo soy un tipo conservador".

Mientras tanto, empiezan a prosperar salones de belleza para hombres. O, en todo caso, en los de mujeres ellos también esperan turno. Ejemplo es Corte y Café, de Miraflores, donde se atiende, entre muchos varones que prefieren guardar el anonimato, el polizonte Carlos Galdós, de 29 años. "No soy metrosexual", dice tajantemente, "Si le dedico cuatro o cinco horas de un día al mes a pintarme el pelo, hacerme una limpieza facial, masajes, y la pedicura y la manicura, es por comodidad y seguridad: soy torpe con las tijeras y siempre me hago daño".

La cirugía y medicina estética masculina, también están en auge. El doctor José Barrios, director del instituto Le Barón, ubicado en Surco, cuenta con un staff de catorce médicos y dice que, debido a la demanda, muchas operaciones inicialmente concebidas para mujeres, se han tenido que adaptar a los hombres. Desde implantes pectorales hasta implantes de glúteos, bíceps y pantorrillas Desde la microlipoaspiración facial y de papada, hasta la liposucción abdominal y pectoral "para evitar el falso seno". Para la rinoplastía, "el hombre pide resultados más discretos que las mujeres" y Le Baron cuenta con 'Profile', "un novedoso programa de previsualización que garantiza el consenso entre médico y paciente". También se practica allí la "vaporización de ozono" para limpieza de la piel y la "técnica de los hilos rusos", un tratamiento subcutáneo que produce una tracción de la piel y atenúa la flacidez facial, menos disimulable que otras más privadas.

Carmen Carpio, gerente de marca de Clarins, una marca francesa de productos de belleza masculinos que incluye "tratamientos antiedad" y que muchos hombres en el Perú se preocupan por su aspecto personal pero no saben a quién acudir. "Desconociendo que hay productos especializados en ellos, están usando las cremas de sus esposas, sobre todo para las líneas de los párpados". Es cierto, agrega Mari Muñoz, gerente de marca de Zirh, productos para el cuidado de la piel masculina que también distribuye Perfumerías Unidas. "Muy pocos se atreven a acercarse al mostrador, en parte, porque al pertenecer a un nuevo rubro, estos productos están ubicados en la zona femenina". Ella cuenta que el producto que representa se vende en los mejores y más concurridos centros comerciales de Lima pero, por ahora, sólo tiene acogida en el Centro Comercial Camino Real. ¿Por qué -le preguntamos-, si ése es un local fantasma, casi quebrado, donde no hay mayor movimiento comercial? "Precisamente", dice ella, "allí, lejos de las miradas, los varones se sienten más cómodos para hacerse una prueba de los productos, que incluye marcarillas de barro, exfoliantes, jabones antibrillo, luego les interesa y terminan comprándolo". Tarde o temprano, la tendencia metrosexual es como la casa del jabonero: el que no cae, resbala. (G.A.T.).


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Olla de Presion | Artes y Ensartes | Mal Menor

Siguiente artículo...

 

  

  
Pagina Principal