Edición Nº 1819


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV
Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Mal Menor
Por Jaime Bedoya

Artículos
Marca de Nacimiento
Campaña con Maña
La Transformación
del PNUD

Chupones Supremos
"Hay Que Rehacer el País"

Todos los Nombres
Clavo y Candela
Opera Lima
Campañas con Maña

Inventos Risueños
Los Niños Indigo
El Despertar de un Genio
Modas
El Ritual Metrosexual
Caretas en la Facultad
Las Cuentas del Cuento Aguas Rugientes
Muerte Anunciada
en Paracas

Los Sueños Olímpicos
El Misterio de la Poesía

 

 

ARTICULO

15 de abril de 2004
Paginas 24 y 25 de la edición impresa.


La NSA es más grande y secreta que la CIA.

Chupones Supremos
Las quejas del Cardenal y la capacidad norteamericana de `chuponear' todas las comunicaciones del mundo.

A principio de mes, el cardenal Juan Luis Cipriani, acosado por el absurdo caso que investiga las circunstancias del fallecimiento de monseñor Vargas Alzamora, lanzó una acusación muy específica:

Desde hace algún tiempo, aseguró, las tres líneas telefónicas fijas del Arzobispado de Lima están interceptadas.

Inocentemente no aludió al celular que seguramente posee. El Cardenal tampoco explicó cómo se percató de esta situación ni identificó al servicio, agencia o entidad que estaría realizando esta tarea, pero sí especuló en público sobre la responsabilidad de Palacio de Gobierno.

Ahora bien, eso de que el poder político intervenga las comunicaciones de la jerarquía eclesiástica tendría un cierto caché renacentista si no fuera ilegal. Colocar micros secretos en los confesionarios -lo que se ha hecho en ciertos países- sería peor, pero de todas maneras la protesta de Cipriani merece una investigación severa.

Por otro lado, no faltó quien se preguntara si el Cardenal no estaba padeciendo de la paranoia que agobia a tantos periodistas. Muchos nos creemos `chuponeados' -en realidad, presumir que nuestros teléfonos no están interceptados equivale a perder autoestima. Y eso que se asegura que no le quedan equipos a la descabezada Central Nacional de Inteligencia (CNI), y que el resto de los sospechosos, públicos y privados, exclaman "a mí que me registren".

Además, siempre se ha dicho que intervenir teléfonos es en realidad una actividad muy limitada.

n

Los 17 INTELSAT en órbita le hablan permanentemente a la NSA volcando su contenido.

 

LA NSA

¿Así? El libro `Body of Secrets' publicado recientemente por James Bamford sobre la National Security Agency (NSA) de los Estados Unidos, documenta meticulosamente lo contrario y apunta a una situación que rivaliza con la omnipresencia divina.

Es lectura recomendada para cualquiera que se interese en el tema de la inteligencia y para clérigos también.

En primer lugar, dicha agencia nacional de seguridad es una organización bastante más grande, antigua y secreta que la famosa CIA.

Nació en 1930 como el Servicio de Inteligencia de Señales del ejército norteamericano, en una habitación (la legendaria `Cámara Negra') de un edificio público en Washington, siendo dirigida inicialmente por un matemático nacido en Rusia llamado William Frederick Friedman, e integrada por otros tres empleados.

Ahora su cuartel general es una ciudad inaccesible apodada Cryptocity, situada en Maryland, y hace algunos años uno de sus directores, William Studeman, dijo lacónicamente que emplea a decenas de miles de funcionarios (muchos de ellos matemáticos y lingüistas) y gasta miles de millones de dólares al año -y nada más.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Allan Dulles, el afamado primer director de la CIA, vio a la NSA como una hijastra indeseada cuando el presidente Truman la creó poco después de la Segunda Guerra Mundial. Truman reconoció así las proezas realizadas por un cuerpo dedicado al espionaje de las comunicaciones que decifró códigos aparentemente impenetrables, como el `Purple Code' japonés y desentrañó los misterios de máquinas de encriptación como la Enigma alemana y la Fish (el pescado) soviética.

Al desatarse la Guerra Fría, filtrarse los secretos atómicos norteamericanos y estallar la guerra de Corea, la NSA fue requerida cada vez más y creció exponencialmente.

Tan es así que ya en los años 70 Stansfield Turner, otro director de la CIA, se percató que la agencia rival tenía más presupuesto y estaba protegida por una muralla más secreta que la propia organización.

El Sputnik 1 soviético había estrenado la era espacial en 1957 y quince años después el desarrollo de los satélites de inteligencia se encontraba en pleno auge. La CIA proponía planes para sembrar los cielos con ojos satelitales y la NSA con oídos que captaran señales radiales y microondas, conversaciones telefónicas, la telemetría de los misiles, etc.

El director de la NSA era entonces el almirante Bobby Inman, quien se llevaba muy bien con el Congreso y logró un apoyo mayúsculo manteniendo un perfil muy bajo. La NSA tiene, entre otras curiosidades, una Dirección de Anonimato.

A finales de los 60's la NSA lanzó primero un artefacto de espionaje espacial del tamaño de una pelota de fútbol, escondido secretamente dentro de un satélite de comunicaciones.

Después, en 1970, puso en órbita geosincrónica, a 22,308 millas de altura para quedar permanente sobre Indonesia, cubriendo una amplia área de la Unión Soviética y China, el Rhyolite, un satélite del tamaño de una combi, capaz de captar todo tipo de comunicaciones inalámbricas. A través del Rhyolite, la NSA escuchó mas de una vez conversaciones de Leonid Brezhnev, el primer ministro soviético.

En esa época, sin embargo, "las computadoras todavía tenían el tamaño de un tanque y la memoria de un reloj digital moderno", comentó un directivo de la NSA.

Pero la tecnología de los satélites reemplazó ideas faraónicas previas - como la de construir una inmensa antena de 66 pisos de altura para rebotar señales contra la Luna o anclar docenas de globos alrededor del mundo a 14 millas de altura, en el borde de la atmósfera donde se registra una capa que es buena conductora del sonido.

ECHELON, LA OREJA DEL CIELO

Hacia los años 80, sin embargo, el sistema de enlace de satélites de comunicaciones (y de espionaje) era de tal naturaleza, que Estados Unidos y el Reino Unido crearon UKUSA para administrar Echelon, una plataforma que enlaza 54 sistemas de cómputo alrededor del mundo, unificándolos en una sede central en Fort Mead.

Como simultáneamente se habían lanzado los satélites comerciales de comunicaciones INTELSAT (de los que hay en órbita 17 cubriendo 200 países), los socios de Echelon son capaces desde hace 20 años de chuponear masivamente conversaciones telefónicas, mensajes por fax, correspondencia diplomática, declaraciones de impuestos, etc., además de comunicaciones militares encriptadas y otros asuntos similares.

Echelon cuenta con un programa apodado Dictionary, que le permite concentrar su atención y escoger entre millones de mensajes "blancos" en base no solo a los nombres y números de teléfono que lo alimenten, sino a palabras clave, frases, etc. Toda persona que utilice programas buscadores como Google en su computadora personal sabe que esto es perfectamente factible.

A su vez, todo el que use su teléfono móvil, llame larga distancia, envíe mensajes por fax y e-mail, o use una línea fija que se trasmite a otra zona por microondas debe saber que en la gran aspiradora de Echelon pueden estar escuchando o mirando.

Y el propio Cardenal bien podría considerar que si exclama "¡hosanna!" en un rapto de júbilo religioso el Dictionary de Echelon quizás encienda una luz roja de alerta, confundiendo el término con el nombre de pila de bin Laden.

n
 

El Cable Submarino Panamericano que pasa por el Callao también puede ser interceptado.

EL GRAN EMPACHO

Los INTELSAT originales eran capaces de manejar 90,000 llamadas simultáneamente, pero la cifra es ahora mucho mayor.

Y ese es parte de un descomunal problema. La tecnología ha convertido a la NSA en un ente virtualmente omnipresente, pero no a sus hombres.

Hoy la agencia intercepta decenas de millones de mensajes y conversaciones por hora.

Ese monstruoso tráfico es generado no solo por las 200 millones de computadoras (la mayoría enganchadas a Internet), los 14 millones de máquinas fax y los 180 millones de teléfonos móviles o celulares que operan ahora solo en Estados Unidos, sino por el crecimiento también exponencial de estos medios en el resto del mundo.

En Egipto, por ejemplo, había 7,000 celulares en 1995 y ahora son 3 millones. En el Perú ha sucedido algo parecido, y ya en el 2002 los 2 millones y pico de teléfonos móviles superaron a los 2 millones en línea fija.

Ahora se calcula que en el mundo operan mas de 1,000 millones de teléfonos móviles, y si a las conversaciones telefónicas se suma los mensajes escritos que se intercambia a través de esos aparatitos se llega a cifras aún más imposibles.

TIM en el Perú registró, por ejemplo, 85.3 millones de mensajes de texto intercambiados sólo en marzo de este año.

La NSA, por cierto, cuenta con el banco de computadoras mas poderoso del mundo, capaz de realizar un septillón de operaciones por segundo (la cifra tiene tantos ceros que el diccionario de la Real Academia no llega a registrar la palabra), pero la agencia simplemente no tiene suficientes analistas humanos para revisar las montañas de mensajes que salen de las máquinas.

Más aún, se estima que en el mundo se habla más de 6,500 idiomas y la NSA no ha logrado encontrar lingüistas para barajar muchos de esos intercambios. Incluso cuando se inició la guerra de Afganistán les costó dar con quienes dominaran el pashtun y el dari.

CERCA A CASA

El World Factbook de la CIA establece (y casi advierte) que las telecomunicaciones internacionales del Perú se realizan a través del Panamerican Submarine Cable y uno de los INTELSAT que tiene su "pie" sobre el Atlántico.

Ese cable submarino que pasa por el Callao y rodea el continente contribuyó a la formación moderna de la ahora llamada Dirección de Inteligencia Naval (DIN) del Perú durante la Segunda Guerra Mundial. La rama naval de lo que eventualmente sería la NSA proporcionó asistencia de diverso tipo a nuestra Marina para especializarla en la `Singint' (`signal intelligence', inteligencia de señales).

Sucede que ese cable era una troncal principal e hipotéticamente segura para transmitir mensajes sensibles en tiempos de guerra, pero también podía ser `chuponeado'. Esas operaciones se realizaban y realizan hasta el día de hoy con submarinos capaces de estacionarse en el fondo marino. Buzos especializados colocan estrenques alrededor de las unidades repetidoras que, cada 50 o 60 kilómetros, impulsan las señales en el cable. La conexión capta estos mensajes por inducción sin dejar huella en el cable.

La realidad descrita, fantástica como es, puede hacer poco contra el terrorismo - por el momento. En la NSA, según el autor Banford, han escuchado más de una vez a Osama bin Laden hablar con su madre desde Afganistán. Pero ubicarlo a él y a los integrantes de Al Qaeda es como buscar una aguja en una pajar - a Artemio en Oreja de Perro.

HORMIGAS EN EL PAJAR

Los terroristas no viajan con instrumentos de encriptación, que son voluminosos, y los teléfonos satelitales criptográficos también llaman la atención.

El Perú, sin embargo, debiera sacar algunas lecciones de la NSA reducidas a nuestra modesta escala.

Por razones de interés nacional es importante mantener un sistema de inteligencia con capacidad de interceptación y de resolución criptográfica dentro de los márgenes estrictos de la ley.

Cabe recordar que en 1973 y 1974, cuando la NSA estaba multiplicando su capacidad de interceptar comunicaciones, Richard Nixon fue derribado de la presidencia porque se descubrió el intento de allegados suyos de colocar un micro en las oficinas del partido Demócrata en el edificio Watergate.

Así que nada de espiar a curas o adversarios políticos y más atención en lo que pueda estar sucediendo entre Bolivia y Chile con el gas.

La CNI debiera reclutar a matemáticos y lingüistas de primera y su cuerpo de comunicaciones bien podría estar poblado de aborígenes de la selva, cuya diversidad idiomática puede romper los moldes a una interceptación adversaria.

Mientras tanto, rezar para que se escoja un buen director del CNI, capaz de limpiar a la "interna" que dejó allí Montesinos para alimentar a medios de comunicación dispuestos a propiciar metafóricas ejecuciones extrajudiciales con tal de ganar su poquito de rating.


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Olla de Presion | Artes y Ensartes | Mal Menor

Siguiente artículo...

 

  

  
Pagina Principal