Edición Nº 1818


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV

Columnas
Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa

Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Raimondi al Día
Por Luis Richard Webb

Artículos
La Casa Está Cruda
Partida de Hostigamiento
Vía Crucis
Celebración Bajo
Amenaza

El Comando Sur y
La Trinchera Norte

Ruanda: Cuando un
Millón Murió en 100 Días

La Ley de la Reina
Círculo Bailable
La Carga Inaudita
Baire Baila el Tango
Feriado en Fuga
El Cau Cau de Eros

Chumpi en su Cancha

El Block de Notas

Reinado en Disputa

El Misterio de la Poesía


 
ARTES & ENSARTES 7 de abril de 2004
Por LUIS E. LAMA

París sin Aguacero

n

LA muestra de Patricia Villanueva a partir de "Guía Triste de París", de Bryce, es una de las propuestas más inteligentes que se hayan hecho entre nosotros en torno al arte y la literatura. Ella traza un periplo propio, paralelo al del escritor, que no obliga, necesariamente, al espectador haber leído el libro con anterioridad. Hace años que lo tengo junto a otros sin abrir sobre mi mesa de noche, y no lo he necesitado para ingresar a este París de las maravillas que ella ha inventado. Es igual a lo que ocurriera con su anterior exposición sobre Alicia, donde partiera del libro de Carroll para darle nuevas connotaciones a través de las imágenes que ella protagonizaba.

El de Villanueva es un París sin aguacero, más gótico que romántico, un tanto idílico y otro tanto bohemio, una ciudad luz en tono dark al que añade una ironía que la eleva por encima de todos los clichés generados en torno a esta urbe hasta después de la primera mitad del siglo XX. Yo prefiero a este París Canalla, que no es el de Irma la dulce, sino el agresivo, de subterráneos interminables, cuyas estaciones del Metro me resultan un descenso al infierno desde que leí a Eco en "El Péndulo de Foucault", sensación ahora acentuada con ese chicle "arty" que es "El Código de Da Vinci". Se sugiere hacer la comparación entre la realidad y ambos libros si es que pueden sobrevivir en el intento.

El París de Villanueva en cambio es aquel visto por una mujer que lo vivió intensamente y que luego adoptó a Bryce para desplazarnos por una ciudad que durante mucho tiempo resultó meta -y meca- para generaciones anteriores a la mía. El de ella está más alejado de la nostalgia que de la realidad. Porque el París de Huston, Wilder o Minnelli nunca existió, pero sigue siendo una ciudad espléndida a pesar de que en materia de juerga, Londres y Madrid hoy me estimulan más.

Sin embargo de algún extraño modo me continúa perturbando. Por eso recorro este reinventado plano que hace Villanueva, creo en lo que dicen sus fotografías y evoco el XIX al ver cuadros como Le lit -apres Toulouse Lautrec- donde ella otorga candor a una obra originalmente concebida como el reposo de los guerreros saciados. Sólo a la salida reflexiono de que se trata de un París virtual, creado por una peruana que lo ha vivido tan intensamente, que hasta crea un delirante recorrido en Metro que parte del Arco del Triunfo para terminar en el cementerio de Pere Lachaise. Gracias chica canalla. Algunos de mis superhéroes, Morrison incluido, allí me esperan cada vez que llego a visitarlos.

Patricia Villanueva es dueña de un inusual desenfado. Ella transforma sus vivencias en performances que registra y seducen al visitante, quien suspende toda exigencia de verosimilitud para ingresar a este juego de espejos. De alguna extraña manera su experiencia, salvando distancias económicas y generacionales, recuerda a las de Sophie Calle y Paul Auster que diera como resultado un conjunto de fotografías de las acciones de la artista, registradas en su libro "Doble Juego", así como un capítulo de Auster sobre ellas en su novela Leviathan. Es una conjunción paradigmática de arte visual y literatura que resulta imprescindible conocer.

Villanueva tiene además una cualidad muy escasa en el medio: Sabe sustentar su trabajo de manera espléndida, incluyendo frases que identifican a todos los que a su edad nos encandilamos con el brillante lado oscuro de París. Y yo, dinosaurio que vio desde el balcón a mayo del 68, enamorado de la única ciudad del mundo que tiene todo un palacio (Chaillot) dedicado al cine, veo a los jóvenes que ella retrata y no puedo evitar sentirme bien, porque al final las revueltas no fueron tan inútiles como nos hicieron creer. El idealismo renace de nuevo.

Como cierre de católogo -acompañado de entrañable texto de Miguel Zegarra- Patty nos da sus últimos consejos: Desde consultar la web hasta escuchar a Carla Bruni. He hecho todo, salvo besar bajo el Pont Neuf, pero estoy seguro de que en el próximo aterrizaje lo haré. Finalmente es necesario decir que la idea, meticulosamente elaborada en tres extraordinarias instalaciones, hacen de esta muestra una de las mejores que haya visto en ARTCO.

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Piedra de Toque| Lugar Común | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal