Edición Nº 1818


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV

Columnas
Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa

Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Raimondi al Día
Por Luis Richard Webb

Artículos
La Casa Está Cruda
Partida de Hostigamiento
Vía Crucis
Celebración Bajo
Amenaza

El Comando Sur y
La Trinchera Norte

Ruanda: Cuando un
Millón Murió en 100 Días

La Ley de la Reina
Círculo Bailable
La Carga Inaudita
Baire Baila el Tango
Feriado en Fuga
El Cau Cau de Eros

Chumpi en su Cancha

El Block de Notas

Reinado en Disputa

El Misterio de la Poesía




 
7 de abril de 2004
Por AUGUSTO ELMORE

SIEMPRE que en vida de mi padre me referí al Apra, partido del que fue uno de sus fundadores y además un leal compañero, me obligaba a añadir "el gran partido fundado por Haya de la Torre". Porque lo era efectivamente, al punto de que forma parte, para bien o para mal, de la historia del Perú. Fue desde sus comienzos, quizá por las ideas radicales que pregonaba, un partido combatido y combatiente. Tuvo como rivales a la derecha más recalcitrante y reaccionaria, pero también a la izquierda, en especial el partido comunista. Contra esos dos extremos es que aparecieron en la arena política sus tropas de choque, que el habla popular llamó búfalos, apelativo de uno de los líderes de la revolución de Trujillo, el famoso Búfalo Barreto. Esos búfalos eran agresivos y buscaban mantener a raya a sus contrarios, rompiendo cabezas si era necesario, como le sucedió al entonces joven periodista Paco Igartua, a quien enviaron a la clínica por haber tenido el atrevimiento de pretender entrevistar al propio Haya de la Torre. Pero desde entonces los tiempos han cambiado y el APRA se convirtió finalmente en el partido democrático que hoy es, hay que reconocerlo. Los búfalos rompedores de cabezas ya no existen, que yo sepa. Los que existen ahora son los búfalos cibernéticos, que utilizan el correo electrónico para tratar de atarantar a quienes opinan diferente a ellos, que es lo que me viene sucediendo últimamente. Sí, utilizando mi libertad personal como periodista defiendo al Presidente Toledo, porque mal que les pese a algunos es el presidente elegido libremente por el pueblo y democrático por encima de todos sus errores o los de sus partidarios, considero que es imprescindible para la salud de la república que termine el período para el que fue elegido: es por ello que combato a quienes solicitan lo contrario abusando de su investidura parlamentaria; me llueven entonces denuestos de toda naturaleza, incluyendo calumnias y mentiras de grueso calibre. Esos neo-búfalos deberían aprender de líderes apristas como Armando Villanueva, que se comportan democráticamente y honran al "gran partido de Haya de la Torre".

No he visto ningún titular de primera página de periódico peruano alguno que haya publicado lo que el informativo digital "Alerta económica" difundió recientemente: "Exportaciones habrían crecido 29.4% en febrero". Más importante para el país es sin duda que la mamá de Zaraí reclame 7,000 dólares mensuales para su hija.

Lo que sí he leído es acerca de la nueva alianza entre el APRA y Unidad Nacional, que fue celebrada no sólo por cierta prensa sino en persona por los principales protagonistas: Alan García Pérez y Lourdes Flores, que de verdad lo festejaron de lo lindo, con pisco-sour de por medio, sonrisitas, chistes, halagos mutuos, baile y algazara general. ¡Happy Birthday!

¡Qué extraña y desconocida resulta la memoria! Es cierto e incontrovertible que con los años se debilita, se vuelve lenta, pero también en ocasiones nos sorprende y de pronto nos trae a la mente algo que parecía olvidado o confundido, que aparece a cualquier hora, inesperadamente, a veces en medio del sueño. Es lo que me acaba de suceder: al hacer en el número anterior la semblanza de Paco Igartua y referirme a su más famosa carátula, esa de Volvió el circo, mencioné de memoria -por no tener los elementos materiales a la mano- el nombre del fotógrafo, supuestamente Víctor Romaní. Allí quedó la cosa, error incluido, pero cinco o seis días después, estando en un hotel de Bilbao, desperté a las cuatro de la mañana con un nombre, casi un sueño, que apareció de súbito, sin mayor motivo, en mi mente: ¡Víctor Manrique!, el verdadero autor de la foto famosa. Romaní, Humberto, es el nombre de otro apreciado fotógrafo de CARETAS de la época. ¿Cómo así el nombre de Manrique vino a mi memoria sin mayor motivación días después del error cometido? No suelo consultar con especialistas, pero creo que debería.

¡Gran quincena para la cultura peruana en Madrid!: 1) Inauguración en la cercana Alcalá de Henares de la exhibición Tradición y fe en Cuzco, dentro de un ciclo de Arte Sacro organizado por la Comunidad de Madrid. 2) Aparición del libro de Poemas Completos de Jorge Eduardo Eielson, con comentario extenso en Babelia de El País. 3) Exposición retrospectiva del pintor y poeta César Moro, en el Círculo de Bellas Artes y 4) Gran muestra "Oro del Perú" en Bilbao, país vasco.

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Piedra de Toque| Lugar Común | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal