Edición Nº 1816


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV

Columnas
Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Dinamismo Provincial
Por Richard Webb

Artículos
El Gran Circo
Toledo en su Gallinero
El BID en Lima
Quién es Quién
AGP: ¿Hijo Pródito?
Estudio Inédito
Corriendo la Nerviosa
Ola Financiera

Todo Queda en Familia
Los Monedas
de la Historia

El Fin de la Moderación
Islámica

En el Nombre del Padre
Divina Bambina
YO, Claudio

Los FIFA 100
Agua Atómica
El Cau Cau de Eros
El Gol de CARETAS
Las Cartas Bajo la DEA

El Crimen Freundt

Piratas de Butaca


 

 

 

ARTICULO

25 de marzo de 2004

Toledo en su Gallinero
Algunos de sus ministros duran menos que el cantar de un gallo afónico.

n

Dice que sabe poner orden en su gallinero, pero sus ideas están hasta las patas.Centro: Nidia Puelles tuvo en el Ministerio de la Mujer una vida más corta que una leghorn. Der.: Doris Sánchez: tan hogareña que metió a casi todos sus parientes en puestos ministeriales.

 

APARTE de los buenos ingresos que facilita, la política puede ser en el Perú la más gil de las profesiones o el más cómico de los oficios. Lo prueba el caso del almirante (r) Ricardo Arboccó Licetti, que no conservó ni 48 horas el cargo de presidente del Consejo Nacional de Inteligencia. No hubo tiempo ni para felicitarlo.

Arboccó renunció, según dijo, para no dañar el prestigio del régimen, en función del juicio por supuesto delito de colusión que se le sigue. Tiene otro caso pendiente, por uso de fondos intangibles del Fondo de Vivienda de la Marina.

Pero su fiasco es sólo el último de una serie que ha tenido como escenario el Consejo Nacional de Inteligencia.

El Presidente Alejandro Toledo ha dicho más de una vez: "¡Yo pongo orden en mi gallinero!".

Se supone que éste se halla poblado de gallinas.

No hay en eso una intención denigrante. Ocurre que no siempre el jefe de Estado pone orden en sus ideas. A veces le faltan ideas para expresar sus palabras.

En materia de ministros, Toledo no conoce la larga duración. A veces no es culpa de él, sino de los ministros. Lo malo es que a los ministros los escoge él. Por ejemplo, a Raul Diez Canseco. Un precedente para Arboccó es Nidia Puelles, ministra de la Mujer que duró apenas cuatro días, abrumada por acusaciones de nepotismo y corrupción anteriores a su ejercicio ministerial. No tuvo tiempo para pecar en el cargo.

n
 

El Congresista Mufarech puede no ser un pico de oro, pero sabe descargar picotazos. centro: Anel Townsend bien podría ser un ave engreída, que alista plumaje de gala para una fiesta. Der.: "Sí, espérenme en abril", proclamaría Willy Gonzales, sumido en nerviosas cavilaciones.

Doña Nidia tuvo en la cartera de la Mujer una digna precursora: Doris Sánchez, una mujer tan hogareña que colocó a casi toda su parentela en el ministerio. Quería tenerlos cerca. Las malas lenguas -y las pruebas irrefutables- destrozaron ese paraíso familiar. Duró cinco meses y medio.

Toledo no se puede quejar: hay gente que lo sigue más allá de nuestras fronteras. El vituperino Víctor Hurtado, hace lustros radicado en Costa Rica, acaba de estampar en su correo electrónico: "El desgobierno de Toledo aún no acaba, pero ya es el acabose."

Un episodio precipitó la ruina reciente del Consejo Nacional de Inteligencia. Fue la campaña contra el ministro del Interior Fernando Rospigliosi, socorrida desde el Consejo de Inteligencia en acuerdo con el congresista Jorge Mufarech y probablemente digitada hasta por Toledo. Víctor Hurtado deshilacha la fibra: "Si Toledo apoya a un congresista empresario textil que hace cosas raras, se trata de una corrup-tela."

Si, como quería el poeta Novalis, "la humanidad es un rol humorístico", nada hay más chistoso que la política peruana. Su género más típico es el sainete. Víctor Andrés Belaunde acertó cuando dijo que nuestro humor no llegaba a las alturas de la sátira. Nuestra política se acomoda en un nivel más modesto.

A comienzos del siglo XX, un ministro de gobierno duró en el cargo sólo 14 días. Le pusieron "el ministro soneto". En esa onda, Nidia Puelles sería la ministra cuarteta, y el almirante Arboccó el presidente dístico.

n

César Almeyda fue un gallo que Toledo mimó; pero que ahora no está apto para la pelea. centro: Diez Canseco se vio obligado a cantar claro, después de que quiso fingir vuelos de pichón. Der.: El congresista Rodrich podría ser un gallo orondo, que aprovecha muy bien el corral.

 

ENTRA LA TRAGEDIA

En contadas ocasiones, la brevedad ha estado signada por la tragedia en nuestra historia. Por ejemplo, en agosto de 1930, a la caída de Leguía, hay una celeridad tragicómica: el 22 se pronuncia el comandante Luis M. Sánchez Cerro en Arequipa. En la noche del 24, Leguía forja un gabinete presidido por el general Fernando Sarmiento. Cien oficiales se meten en Palacio y piden a Sarmiento que no acepte el cargo. Así se hizo. Leguía formó otro gabinete, presidido por el general Manuel María Ponce. Sánchez Cerro le envía un telegrama: "Retírese inmediatamente de Palacio".

En febrero de 1931, hay en Arequipa una sublevación militar contra Sánchez Cerro. La Marina se niega a llevar tropas para debelarla. En un momento, se nombra presidente de la República al doctor Ricardo Leoncio Elías, presidente de la Corte Suprema. El comandante Gustavo Jiménez, "El Zorro", dirige un contragolpe y pide al doctor Elías que se quede cinco minutos más en Palacio. Elías se niega, y pide que lo embarquen en un taxi con el colchón que ha traído de casa.

Esta parece una escena ideada por Woody Allen. Título: "Mi reino por un colchón".

Otro caso de brevedad, pero sin carga cómica, fue el gabinete de Fernando Belaunde que juramentó el 2 de octubre de 1968 y que doce horas después era disuelto por el golpe del general Juan Velasco. Velasco había estado en la juramentación en Palacio. Una gota de ironía se deslizó cuando, sin barruntar el cuartelazo, Francisco Belaunde, hermano del Presidente, le dijo al general: "qué gusto verlo por aquí". En Palacio. (César Lévano).

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Piedra de Toque| Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal