Edición Nº 1816


Ud. Puede anunciar aqui
 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV

Columnas
Piedra de Toque
Por Mario Vargas Llosa
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama
Dinamismo Provincial
Por Richard Webb

Artículos
El Gran Circo
Toledo en su Gallinero
El BID en Lima
Quién es Quién
AGP: ¿Hijo Pródito?
Estudio Inédito
Corriendo la Nerviosa
Ola Financiera

Todo Queda en Familia
Los Monedas
de la Historia

El Fin de la Moderación
Islámica

En el Nombre del Padre
Divina Bambina
YO, Claudio

Los FIFA 100
Agua Atómica
El Cau Cau de Eros
El Gol de CARETAS
Las Cartas Bajo la DEA

El Crimen Freundt

Piratas de Butaca


 

 

ARTICULO

25 de marzo de 2004

En el Nombre del Padre
Hijo de Peter Cárdenas Schulte graba documental para TV alemana.

n

Alejandro Cárdenas Amelio, cámara en mano, en su película más difícil. Der.: Peter Cárdenas Schulte en 1988 durante su primera captura en Lima.

 

CUANDO en junio del año pasado, en una declaración pública hecha desde la Base Naval del Callao a invitación de la CVR, el ex emerretista Peter Cárdenas Schulte, dijo: "pido perdón a mis propios hijos, por haberlos dejado sin padre, sin infancia, obligados a vivir en el desarraigo, en el refugio exterior...", pocos pensaron en los destinatarios de la frase. Sin embargo, uno de ellos, Alejandro Cárdenas Amelio, un joven cineasta de 26 años radicado en Alemania, se lo tomó muy en serio.

Alejandro es hijo suyo, pero no había tenido contacto con él desde que sus padres se separaron cuando tenía un año de edad. Al igual que varios otros izquierdistas de la época, Peter Cárdenas había optado por la militancia clandestina a tiempo completo en una de las pequeñas organizaciones que abundaban en el país a fines de los años setentas. Su madre Cuini, una cordobesa que había llegado al Perú con Cárdenas, luego del golpe militar, decidió dejar el país, iniciando un peregrinaje que concluiría años después en Alemania.

Alejandro supo siempre quién era su padre biológico, pero fue criado desde niño por quien considera su verdadero padre. En sus palabras, creció pensando que Peter Cárdenas era "un problema de su madre y no suyo", decisión facilitada por el hecho de no haber tenido comunicación alguna con él. El hecho de que Cárdenas Schulte fuese condenado a cadena perpetua y encerrado en una prisión militar de máximo rigor fue, en algún sentido, una manera simbólica de enterrar el pasado.

Mientras tanto, Alejandro Cárdenas descubrió que el cine era su vida, incentivado por su madre cineasta. Desde muy niño jugueteaba con una cámara Súper 8 y a los 14 años lograba sus primeros cortos, ganando un premio europeo. A los 21 entró a la escuela de cine, especializándose en filmes de ficción. En esas tareas se encontraba cuando la realidad le cambió el guión. El "problema de mamá" le escribió desde su encierro, por primera vez en 22 años, ofreciéndole explicaciones que no había pedido ni necesitaba. Le respondió sin entrar en muchos detalles, pero no hubo mucha comunicación entre ambos en los años siguientes.

n
 

Equipo de filmación de Alejandro Cárdenas. A su izquierda, su madre Cuini. Al lado: Revisando imágenes de su padre en el archivo de CARETAS.

De improviso, el año pasado Alejandro decidió que había llegado el momento de ir tras sus raíces, para lo cual planeó un documental para registrar la experiencia que tenía por delante. Consiguió un pequeño financiamiento de la televisión alemana para traer un equipo de filmación y llegó al país a grabar, guiado por dos preguntas fundamentales: ¿quién es y qué hizo Peter Cárdenas? y ¿por qué dejó a su familia? Para avanzar tuvo que empaparse de lo ocurrido en el Perú, de las responsabilidades del MRTA y de lo que significaba ser familiar directo de un preso por terrorismo.

Aunque Alejandro había nacido en el Perú, no recordaba nada por su salida a muy temprana edad. Tampoco había tenido contacto alguno con su familia paterna o con cualquier otra persona en el Perú. A lo largo de tres semanas recorrió archivos de medios y entrevistó a una serie de personas, grabando todo para el documental.

Lo más serio del viaje fue, obviamente, la ida a la Base Naval para conocer a su padre. Aparte de todos los aspectos emocionales involucrados, no había posibilidad de grabar en dichas instalaciones por lo que se creaba una especie de paréntesis en el documental. La tensión creció cuando se suspendió la primera visita por una medida disciplinaria. Habiendo esperado tanto tiempo, la postergación por unos días se hizo larguísima.

El encuentro se produjo finalmente y hubo dos visitas adicionales que permitieron varias horas de conversación, en las que según Alejandro, se dijeron todo lo que había que decirse y descubrieron intereses comunes alrededor del cine y la pintura. De política no se habló mucho porque el hijo es de una generación despolitizada y el padre no tiene ya mucho interés en esos temas. A estas alturas de su vida, Alejandro tiene muy claro que los adultos sólo cambian de padre en las telenovelas, pero considera que se ha hecho muy amigo de ese sujeto recién conocido, con el que comparte más rasgos físicos y aficiones de lo que creía.

El documental estará listo dentro de unos meses y se verá primero en la televisión alemana. Luego, irá a festivales y, de haber suerte, se verá también en el Perú. Sobre la otra película, la de su vida, no hay plazos tan claros. Las dos preguntas que definió para su documental ya fueron resueltas y acumuló tanta información y emociones que le tomará un buen tiempo editarlas. De lo que sí está seguro es que ahora tiene bastantes razones para seguir en contacto con el Perú. (Iván Hinojosa)

 


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Piedra de Toque| Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal