Edición Nº 1813

 

Portada
Secciones
Nos Escriben...
Mar de Fondo
Ellos & Ellas
Culturales

Caretas TV
Columnas
Olla a Presión
Por Raúl Vargas
China Te Cuenta Que...
Por Lorena Tudela Loveday
Lugar Común
Por Augusto Elmore
Artes & Ensartes

Por Luis E. Lama

Artículos
No lo Podía Creer
La Libreta de Montesinos
El Golpe Estoico de
Yehude Simon

Manzana de la Discordia
Bienvenida Benvenuta

El Vuelo del Tucán
¿Flandes en los Andes?

La Mente Femenina

Señoras Soñadas

Salud y Bienestar
Levitra: Sí se Puede

Cruz y Ficción

Arte en Botella
Olor a Tinta

Vendaval de Río
Los Olvidados

Pantallas Enfrentadas

Block de Notas

Modas
25 Años: Un
Oscar Documental

El Misterio de la Poesía

 

 

 

ARTICULO

4 de marzo de 2004
Paginas 20 y 21 de la edición impresa.

No todos llegan al poder para engordar. Simon ahora y cuando asumió el cargo (foto a la derecha) en enero del 2003. Caso ejemplar, lamenta el contagio de la inestabilidad política limeña en las regiones. arriba: Es muy religioso y no cree en quienes se presentan como mesías. Abajo: La sola mención de la palabra golpe despertó reflejos y nostalgias.

El Golpe Estoico de Yehude Simon
El presidente de la región Lambayeque pidió calma a los actores políticos y generó un cúmulo sorprendente de reacciones, incluyendo las del Comando Conjunto y del Apra. ¿Por qué?

Entrevista IVÁN HINOJOSA

HACIENDO un alto en sus múltiples ocupaciones como primera autoridad regional de Lambayeque, Yehude Simon conversó con CARETAS el pasado sábado 28. Apenas habían amainado las críticas que le llovieron en Lima por hablar de golpes de Estado, cuando tuvo que poner en marcha repartos de leche de emergencia en asentamientos humanos para capear los efectos de la huelga de transportistas.

-¿Cuál es su opinión sobre las consecuencias de sus declaraciones que alertan sobre un posible golpe?

-Como presidente regional recibo versiones, converso con civiles, con militares y saco conclusiones. No dije que habría un golpe mañana, sino que se preparan condiciones y que hay mucho malestar en la sociedad civil y en las fuerzas armadas. El señor Humala declara que va a fusilar a la gente y que hay que dar un golpe de Estado. Hay partidos nacionales que dan un ultimátum al gobierno. Todo en un país donde el 90 % de la gente no cree en el gobierno ni en el Congreso, ni en el Poder Judicial. Lo que he hecho es decir: tomemos conciencia de esto. Los resultados han sido buenos porque las FF.AA., que no son deliberantes, han dado su opinión. Los partidos han bajado el tono, pero eso no significa perdonarle los errores al Presidente ni impedir que se publiquen los escándalos.

n

Yehude Simon fue uno de los varios diputados radicales de Izquierda Unida en los ochentas. Der.: La larga estadía en la cárcel de máxima seguridad de Canto Grande influyó mucho en Simon.

 

-¿Cómo ve usted la propuesta de 30 puntos del APRA?

-El hecho que la presente me parece bien, es un esfuerzo que hay que aplaudir. Pero la forma como se presenta me parece mal. Son los estilos los que molestan y no las propuestas. Lourdes Flores, Valentín Paniagua y todas las fuerzas políticas tienen la posibilidad de ayudar a la gobernabilidad del país, presentando propuestas que sean debatidas y desarrolladas si son coherentes. No se puede estar diciendo estas son mis propuestas y si no nos hacen caso el país fracasa.

-¿Cómo camina el proceso de regionalización?

-Lo veo bien, empezó con dificultades porque salió más de las exigencias del interior del país que de algo meditado y la verdadera regionalización vendrá con 12 ó 13 regiones máximo. La población más politizada la planteaba como una necesidad pero la mayoría no la entendía. En el año que ha pasado, la gente ha ido tomando conciencia de lo que significa la regionalización para la solución de sus inmensos problemas. Ello también ha permitido que la gobernabilidad se mantenga, porque los gobiernos regionales están sufriendo y recibiendo toda la presión por lo que no resuelve el gobierno central.

-Son una especie de parachoques...

-Sí, pero ya hemos entendido que los países que están descentralizados, como España, México, Brasil o Chile, han podido desarrollarse. Pero ha sido un proceso bastante lento, 20, 25, 30 años. El gobierno tiene el mérito de soltar las cosas aunque con lentitud. Si no avanza más es por la desconfianza entre el gobierno central y el Partido Aprista.

-Hay problemas adicionales como la ausencia de un marco legal y la necesidad de reducir regiones...

-El Congreso no está actuando con la velocidad que se requiere pero además hay celos absurdos en algunos congresistas. No es el caso de mi región, por si acaso, sino en otras. No podemos hacer macrorregiones porque la ley no está lista. Los problemas políticos nos afectan, dicen que cuando Lima se resfría nosotros terminamos contagiados. Los partidos políticos dan directivas desde Lima y se perjudica el trabajo unitario que se estaba haciendo de manera armónica. La vez pasada fracasó la región Cajamarca porque el debate fue sobre quién es cabeza de región. La capital de las regiones debe estar en las áreas más pobres. A los lambayecanos no nos importaría ser cabeza de región o que lo sea Cajamarca o Amazonas.

n
 

Dice Simon
La región Lambayeque está vinculada naturalmente con Cajamarca y Amazonas, pero sus relaciones son también estrechas con San Martín. A Lambayeque le interesa desarrollar la sierra y la selva aledañas como complemento a sus propios proyectos, para lo que necesita mayor inversión y producción. El proceso de integración regional puede ser lento en función de los recursos disponibles, pero pueden haber acuerdos importantes en los rubros de turismo y agroexportación que se echen a andar sin grandes tropiezos. Der.: La matanza en Cayaltí, a poco de iniciarse su período, fue uno de sus momentos más difíciles.

-En las regiones también ha habido escándalos...

-Yo tenía el mejor de los conceptos de Freddy Ghilardi, pero uno nunca sabe lo que pasa. En mi misma región, la gente no entiende la lucha contra la corrupción, a veces le pretenden sacar la vuelta a uno con cien soles o facturas falsas y lo ven de la manera más normal. La verdad es que tiene que haber una revolución democrática en este tema.

-¿Y cómo está ahora la relación de la región Lambayeque con el gobierno?

-La relación con el presidente Toledo y el gobierno central ha sido firme y crítica. Yo me retiré cuando nos invitaban y no había gente, pero he reconocido lo positivo. La concesión del Proyecto Olmos, si se produce, sería un logro fundamental que agradecer al Presidente y al ministro Quijandría. La relación por momentos es excelente y por momentos hay dificultades. Y no porque sea Toledo, si mañana el doctor Alan García es el Presidente haríamos exactamente lo mismo que si fuera Valentín Paniagua o Lourdes Flores.

-¿Y cómo ve usted el anunciado relanzamiento del agro desde Palacio?

-Me parece interesante, pero se presenta cuando hay una sequía criminal en el norte, gravísima situación en el sur y heladas en la sierra. La ayuda llegó cuando ya estábamos ahogados, pero algo bueno tendremos que sacar de esto, porque lo más importante para el agro es que se comiencen a planificar las cosas a 20 ó 30 años.

 

-Pasando a preguntas más políticas, ¿qué piensa usted cuando le dicen niño mimado de la derecha peruana?

-Lo tomo deportivamente. Si no hay una relación entre trabajo y empresa, este país no camina. Lo que creo fervientemente es que el Estado debe ser un facilitador, un concertador, entre trabajo y empresa. El Estado debe invertir en aquellos lugares a los que no llega la empresa privada para que los pobres puedan incorporarse al mundo real. El inversionista privado no va a invertir en una carretera que no le será rentable, el Estado tiene que llegar ahí.

-Viniendo usted de una participación en la izquierda radical, ¿cómo ve a la izquierda ahora?

-La izquierda es muy importante y tiene, supongo yo, más allá de un tercio de la población. En un momento histórico se tuvo razón en plantear lo que se planteaba, pero el mundo ha evolucionado y está totalmente globalizado. Si no lo entendemos no se ha avanzado nada. Yo reconozco que soy un hombre de centro-izquierda, fui un radical y no me arrepiento porque no hice nada malo, pero evidentemente tengo que reconocer mis equivocaciones. No puedo ser terco y decir mis tesis estaban equivocadas, pero por orgullo o "principios" sigo la misma ruta.

n

Los dirigentes del APRA no le tienen mucha paciencia a Yehude Simon en los últimos tiempos.

 

-¿Cuánto lo cambió a usted su experiencia en la cárcel?

-Bastante porque comprobé que las prácticas de los partidos de izquierda son las mismas que las de los partidos de derecha. Soy enemigo de los partidos verticales y de los partidos únicos. Cuando uno es político corre a veces a 300 kilómetros por hora y no tiene tiempo para reflexionar. Los ocho años y medio en una prisión muy dura me hicieron ver cuánto era bueno y cuánto era irresponsable en mi actuación.

-¿Cómo ve usted las posibilidades de su Movimiento Humanista?

-Hablamos de un proceso de descentralización y regionalización en todos los campos. Algunos partidos políticos hablan de descentralización, pero cuando tienen que elegir a sus congresistas en elecciones primarias, desde Lima deciden todo. Ahora es tiempo de que hagamos propuestas los provincianos. Nosotros no criticamos a la Lima provinciana sino a la clase política que decide por todos los peruanos. Pretendemos formar un gran partido nacional descentralizado en función del Movimiento Humanista Peruano. Si no podemos llegar a un acuerdo tendremos que ir solos. Nos gustaría ir con gente capaz y patriota a un proceso donde no se vote por quien mejor hable o por quien mejor venda ideas, sino por propuestas coherentes. No creemos en los mesías y en mi experiencia carcelaria entendí que Mesías hay uno solo.

-Usted sabe que dentro de este proceso, volverá el tema de sus vinculaciones con el MRTA...

-En la campaña electoral pasada salió a relucir constantemente, pero como la vida de uno es cristalina no tenemos ninguna dificultad. No vamos a entrar a ese debate, simplemente esperaré que la opinión pública que me conoce siga conociéndome. Mis declaraciones antes eran como tuvieron que ser y ahora son como son. La población y los empresarios tienen confianza en mí. Esto me garantiza que estas campañas no van a pasar.


../secciones/Subir

Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Culturales | Ellos & Ellas | Cine TV | Olla de Presion | Lugar Común | China te Cuenta Que... | Artes y Ensartes

Siguiente artículo...

 

   

   
Pagina Principal